| 1/30/2012 12:40:00 PM

Líderes de la UE intentan conciliar austeridad y crecimiento

Los líderes europeos intentaban el lunes conciliar la austeridad con el crecimiento económico, en una cumbre donde se prevé que aprobarán un fondo permanente de rescate para la zona euro y darán los toques finales a un pacto de estricta disciplina presupuestaria impulsado por Alemania.

Oficialmente, la cumbre de medio día tenía previsto centrarse en las maneras de reavivar el crecimiento y generar empleo, en momentos en que los gobiernos de Europa tienen que reducir el gasto público y elevar los impuestos para abordar sus montañas de deuda. Pero las disputas sobre los límites a la austeridad y la aún irresoluta negociación para un canje de deuda griega con los acreedores privados podrían aguar los esfuerzos para enviar un mensaje de mayor optimismo de que Europa superará su crisis de deuda.

La prima de riesgo de los bonos de los gobiernos del sur de Europa subía y las acciones regionales caían por preocupaciones sobre la falta de avance tangible en las negociaciones para el canje de deuda griego y el temor sobre el panorama económico europeo.

En un reflejo de estos temores, la economía española se contrajo en el último trimestre del 2011 por primera vez en dos años y se apresta a caer en una prolongada recesión. Y Francia recortó a la mitad su proyección de crecimiento en el 2012 a un mero 0,5 por ciento, en otra señal negativa para las pretensiones del presidente Nicolas Sarkozy de ganar un nuevo periodo de gobierno en mayo.

El presidente del Gobierno español, el derechista Mariano Rajoy, quien participa en su primera cumbre de la UE, dijo que Madrid claramente no iba a cumplir su meta de crecimiento de un 2,3 por ciento este año. Esto ha planteado grandes dudas respecto a si el país puede reducir su déficit fiscal desde cerca del 8 por ciento del Producto Interno Bruto en el 2011 a un 4,4 por ciento en el 2012, como prometió.

Italia, que avanza en reformas económicas bajo el mando del tecnócrata primer ministro Mario Monti, registró un fuerte descenso en sus costos de financiamiento en una subasta de bonos a cinco y 10 años el lunes, pese a una rebaja de dos escalones de su calificación crediticia por parte de Standard & Poor's y Fitch este mes.

Pero la posibilidad de que Portugal se convierta en la nueva Grecia -que necesite un segundo rescate para evitar una caótica quiebra- tomó fuerza luego de que los bancos aumentaran el costo de asegurar los bonos soberanos contra la moratoria.

El lunes, el diferencial del bono luso a 10 años respecto al de referencia alemán Bund superó los 15 puntos porcentuales por primera vez en la historia del euro. El costo del pago anticipado requerido para adquirir 10 millones de euros de seguros sobre la deuda portuguesa alcanzó un récord histórico de 3,9 millones de euros (5,12 millones de dólares).

PROHIBIR A KEYNES
Con un Reino Unido que permanece apartado, la mayoría de los otros 26 líderes de la UE tienen previsto acordar un pacto fiscal que establezca normas de equilibrio presupuestario en sus leyes nacionales, pese a las dudas de varios economistas respecto a la prudencia económica de proscribir efectivamente el déficit del gasto. "Convertir en ley una visión germana de cómo uno debe llevar una economía y que esencialmente convierte en ilegal las políticas keynesianas no es algo que haríamos", dijo un funcionario británico.

La cumbre número 17 en los dos años que la UE trata de resolver sus problemas de deuda soberana parece buscar cambiar el discurso desde la políticamente impopular austeridad hacia el crecimiento. Pese a la retórica sobre el crecimiento, el debate para fortalecer las defensas financieras de la zona euro y la reducción de la carga de deuda de Grecia probablemente dominen las conversaciones.

Las negociaciones entre el Gobierno griego y sus acreedores privados tuvieron avances el fin de semana, pero no se espera que concluyan antes del inicio de la cumbre a las 1400 GMT.

Hasta que no haya un acuerdo entre Grecia y los tenedores de bonos privados, los líderes de la UE no podrán aplicar un segundo programa de rescate de 130.000 millones de euros para Atenas, que fue acordado originalmente en una cumbre de fines de octubre.

Alemania provocó un corto circuito con Grecia al proponer que un comisario europeo tome el control de las finanzas públicas de Atenas para asegurarse de que cumple sus metas fiscales. El ministro de Finanzas heleno, Evangelos Venizelos, dijo que hacer que su país escoja entre la dignidad nacional y la asistencia financiera ignoraba las lecciones de la historia. La idea germana logró un cauto respaldo de los primeros ministros de Holanda y Suecia. "Necesitamos tener las cosas en su lugar para vigilar que ellos realmente están haciendo lo que están prometiendo", dijo el primer ministro sueco, Frederik Reinfeldt, a su arribo a Bruselas.

La canciller germana, Angela Merkel, bajó el tono a la idea de colocar a Grecia bajo un administrador de la UE. "Creo que estamos teniendo una discusión que no deberíamos. Sobre cómo Europa puede respaldar a Grecia para que pueda cumplir, para que haya objetivos. Pero esto sólo es posible si Grecia y los otros países debaten esto. Por eso no quiero un debate controvertido, sino uno constructivo que tenga éxito", afirmó.

FONDO PERMANENTE DE RESCATE MEDE
Los líderes suscribirán un tratado que crea el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE o ESM por su sigla en inglés), un fondo permanente de 500.000 millones de euros que se espera esté operando en julio, un año antes de lo planeado inicialmente.

Pero hubo un problema de último minuto sobre las condiciones de un "tratado fiscal" que endurezca las normas presupuestarias para aquellas naciones que lo firmen, cuando cuatro estados de Europa del Este exigieron que los países que pretenden entrar al euro les sea permitido participar de todas las cumbres de la zona euro.

Los primeros ministros de Polonia, República Checa, Hungría y Eslovaquia acordaron presentar esta enmienda al texto del acuerdo fiscal como condición para suscribirlo, dijo un portavoz húngaro. El MEDE supuestamente reemplazará al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), un fondo temporal que se ha usado para rescatar a Irlanda y Portugal.

Además, se espera que en el encuentro se anuncie que se contará con 20.000 millones de euros de fondos no gastados de los presupuestos de la UE del 2007 al 2013 que serán reciclados para crear empleo, especialmente entre los jóvenes. Los líderes se comprometerán además a liberar el préstamo bancario para la pequeña y mediana empresa.

Pero sin dinero público disponible para estímulo, los líderes se focalizarán principalmente en promover reformas estructurales tales como flexibilizar la regulación del mercado laboral, reducir la burocracia para las empresas y acelerar la innovación. Sin embargo, es poco probable que resuelvan temas que se pelean desde hace una década como crear una patente única europea, que reduciría el alto costo de registrar las invenciones y proteger la propiedad intelectual.

Actualmente, las empresas tienen que registrar patentes en cada uno de los 27 estados miembros. La búsqueda de eficiencia ha sido frenada por las disputas sobre el idioma y la ubicación de una corte de patentes de la UE.


Reuters
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?