| 11/21/2011 6:46:00 PM

Legisladores anuncian fracaso de supercomité presupuestal

Los líderes de un comité legislativo especial anunciaron oficialmente que el panel bipartidista no logró alcanzar un acuerdo para reducir más de 1 billón de dólares del déficit presupuestal de Estados Unidos, al no poder zanjar agudas diferencias ideológicas que separan a republicanos y demócratas de cara a las elecciones presidenciales y legislativas del próximo año.

La senadora demócrata Patty Murray y el representante republicano Jeb Hensarling dijeron que a pesar de las "intensas deliberaciones", los miembros del panel no han podido "zanjar las diferencias significativas en el comité".

Los republicanos se negaron a ceder en su oposición a un posible incremento de los impuestos. Los demócratas se negaron a permitir recortes a programas sociales que ayudan a ancianos y pobres sin un correspondiente incremento en los ingresos del gobierno que se base en más impuestos a los sectores acaudalados.

El fin de los trabajos de la comisión significa que se cumplió el plazo para la elaboración de un plan para recortar 1,2 billones de dólares al déficit.

El panel debería haber tenido listo un plan completo para el miércoles. El intervalo de dos días habría servido para que la Oficina del Congreso para el Presupuesto evaluara los ahorros proyectados de cualquier acuerdo.

El acuerdo entre el presidente Barack Obama y el Congreso para la creación de la llamada supercomisión buscaba justamente evitar que se apliquen recortes automáticos por un billón de dólares en gastos de defensa y otras agencias del gobierno en caso de que no se lograse un plan. Dichas reducciones automáticas empezarán en 2013, después de las elecciones.

Los estadounidenses ya tenían una pobre opinión del Congreso —apenas 9% de aprobación_, por lo que el fracaso de la supercomisión seguramente hará que la cifra se desplome, pero pudiera dañar también a Obama, bajo cuyo gobierno la deuda estadounidense ha aumentado considerablemente —a más de 15 billones de dólares— con gastos de emergencia para evitar que la economía estadounidense recayese en recesión.

Obama inyectó miles de millones a la economía luego que la misma casi se desploma en los últimos meses de la presidencia de George W. Bush.

El panel anunció su disolución un día en que el mercado bursátil ya había caído más de 2%. Los inversionistas vendieron acciones debido a los temores de una nueva degradación de la calificación crediticia de Estados Unidos y el subsecuente incremento de las tasas de interés.

Una de las agencias calificadoras, Standard & Poor's, ya degradó los bonos estadounidenses de AAA a AA+ el trimestre pasado durante la lucha del Congreso para elevar el límite de endeudamiento del país, algo que normalmente se hace de modo rutinario. Esa disputa obligó la creación de la supercomisión como parte de un compromiso amargo.


AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?