| 4/19/2015 7:40:00 PM

¿Cómo mejorar el comercio en Latinoamérica?

Una de las conclusiones de la Cumbre de América fue que para poder generar un mejor crecimiento regional, todos los países necesitan realizar mejoras en infraestructura. Esta nivelación regional permitiría aumentar el crecimiento en dos puntos porcentuales al año.

El comercio para América Latina y el Caribe representa 5,3% del PIB regional, no obstante aún se encuentra lejano de los niveles presentado entre 2003 y 2008 a pesar del esfuerzo del sector público y privado por constituir una región más abierta al comercio a través de una significativa reducción en el arancel promedio y la consolidación de una extensa red de tratados comerciales.

Prueba de ello es que entre enero de 2013 y octubre de 2014, en ALC entraron en vigor 11 nuevos acuerdos de libre comercio, se firmaron otros 7 y se iniciaron negociaciones de 6 más.

A pesar de estos esfuerzos por mejorar la competitividad regional y generar un crecimiento económico sostenido, hace falta profundizar en el desarrollo de infraestructura, en el mejoramiento en los servicios de transporte de carga y en políticas que fomenten la facilitación del comercio.

La infraestructura es una de las principales herramientas y al mismo tiempo la principal restricción para el crecimiento económico regional. Si todos los países de la región mejorarán su infraestructura al nivel promedio de otros países de medianos ingresos, el crecimiento de la región aumentaría, en promedio, 2 puntos porcentuales al año.

En concreto las necesidades de mejorar la infraestructura regional van guiadas a reducir los costos del comercio. Los costos logísticos en América Latina y el Caribe oscilan entre el 18% y 35% del valor final de los productos, en comparación a un 8% de los países OCDE. Para las pequeñas y medianas empresas, este porcentaje puede superar el 40%.

Adicionalmente, la empresarización en el transporte automotor de carga es baja con respecto al rol que tiene en la cadena logística regional. La escasa oferta de recursos y herramientas de gestión, junto a la atomización del mercado y la baja capacitación inciden en la eficiencia y calidad del servicio.

El nivel de los costos del comercio es 20% inferior al observado en África subsahariana, la región que ostenta los costos más elevados, pero es 20% más alto que la región con mejores resultados, Asia Oriental y el Pacífico.

La comparación con Asia Oriental y el Pacífico es tal vez aún más sorprendente ya que, en relación con América Latina y el Caribe, esta región está relativamente alejada de los principales mercados desarrollados de Europa y América del Norte, un factor que normalmente contribuirá a que los costos del comercio se eleven, en lugar de disminuir.

Es entonces apremiante para la región que los distintos miembros se apersonen de las necesidades de infraestructura de cada país, de forma tal, que sea más fácil la apertura de los mercados, la entrada de nuevos jugadores y la reducción de costos para el empresariado, principalmente aquellas de menor tamaño.

No todo lo que se puede mejorar es infraestructura física, también cuenta la agilidad de procesos

Es importante destacar que la semana pasada el Ministerio de Comercio Exterior y el Invima, firmaron un convenio entre las entidades donde se buscarán nuevas fórmulas para una mayor celeridad y efectividad de los requerimientos de la industria.

La ministra Cecilia Álvarez-Correa comentó que con el acuerdo se busca facilitar la operación de las empresas a través de identificar en las mesas de trabajo que el convenio establece, los mecanismos de coordinación, articulación y priorización para tener en el Invima una entidad, que cumpliendo su rol como autoridad sanitaria, facilite el proceso para exportar. Los empresarios colombianos vienen demandando desde hace años que Invima sea una entidad más moderna y eficaz y con ello ayude a la competitividad del país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?