| 5/28/2012 6:00:00 AM

Las pérdidas empresariales más grandes de la historia

La economía mundial ha estado llena de quiebras y millonarias pérdidas de dinero. Desde bancos hasta condados en Estados Unidos se han visto afectados por problemas de este tipo. Estos son los casos más representativos.

El pasado 10 de mayo, JP Morgan Chase, un reconocido banco de Estados Unidos, anunció en una rueda de prensa que la entidad tenía perdidas por US$2.000 millones luego de algunos malos negocios hechos por su departamento de riesgos. 

El caso no es el peor de la historia. Basados en una selección de la Revista Time, estos son algunas de las peores catástrofes empresariales que llevaron a varias empresas a billonarias perdidas.

En el año 2008 el banco estadounidense Morgan Stanley encarnó el ejemplo perfecto de los malos hábitos financieros que llevaron a una de las mayores crisis económicas en el mundo, y se convirtió en el protagonista de la perdida empresarial más grande en la historia.

Utilizando La ‘burbuja inmobiliaria’ que se presentó en el mercado Estados Unidos hacia el año 2007, el banco, junto con otros, especuló en el mercado financiero con los CDS (credits default swaps). En el momento en el que explotó la crisis, tuvo que recibir US$9.000 millones para no entrar en bancarrota.

La segunda perdida más grande se dio cuando Jeromé Kerviel, empleado de Societe Generale, fue acusado en enero del 2008 de operaciones fraudulentas que le costaron al banco francés US$7.200 millones. Sin embargo, debido a falta de elementos probatorios, sólo pagó tres años de cárcel. 

Los fondos de inversión

Después de ganar US$1.000 millones en 2005, y de ser dueño de hasta US$9.000 millones en activos, el fondo de inversión Amaranth Advisors, que hacía negocios en el mercado de la energía, se derrumbó en el año 2006 después de perder más US$6.500 millones por movimientos con futuros' de gas natural. 

Otro fondo de inversión que también protagonizó una caída empresarial fue el ya liquidado, de origen estadounidense, Long-Term Capital, que en 1998, luego de la crisis financiera rusa, perdió US$4.600 millones en cuatro meses. Varias entidades financieras, con la supervisión de la Reserva Federal, se ofrecieron a rescatarlo para evitar una catástrofe mayor en el mercado financiero.

Otros casos

La japonesa Sumitomo Corp perdió cerca de US$3.500 millones por culpa de Yasuo Hamanaka, uno de los empleados estrella de la empresa, que había estado ocultando pérdidas y falsificando la firma de sus jefes en operaciones no autorizadas por casi diez años. 

Aracruz, empresa brasileña que fabrica celulosa y papel, perdió US$2.500 millones entre 2008 y 2009 por la caída de los precios y de las ventas en el mercado. La firma se fusionó con VCP y ahora se llama Fibra. El banco suizo UBS también entra en la triste selección debido a los casi US$2.000 millones que perdió en el 2011 por negocios no autorizados que presuntamente realizó uno de sus empleados en Londres. 

Los últimos casos son los de la alemana Metallgesellschaft y el condado estadounidense de Orange Country en California. La primera perdió US$1.300 millones luego especular con el precio del petróleo, y el segundo entró en bancarrota y perdió US$1.700 millones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?