| 7/29/2009 12:00:00 AM

Las fronteras no se cerrarán

El anuncio del vicepresidente venezolano Ramón Carrizales fue aliaviante. Se descartó el hecho que se vayan a cerrar las fronteras con el país vecino, aunque el comercio binacional sí someterá a evaluación.

El vicepresidente Ramón Carrizalez descartó el miércoles que se vayan a cerrar las fronteras con Colombia como parte de la decisión que tomó el gobierno venezolano de congelar las relaciones con Bogotá, pero admitió que se someterá a evaluación el comercio binacional.

En tanto, en Bogotá, dirigentes empresariales colombianos expresaron sus temores ante el "congelamiento" o cierre declarado para sus productos anunciado por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

"No se ha dictado ninguna instrucción para cerrar las fronteras. Por ahora se está estudiando, se está evaluando toda la situación, todas las áreas y todo el comercio", dijo Carrizalez a la prensa al ser consultado sobre las acciones que tomará Venezuela los anuncios del presidente Chávez.

"No vamos a ceder al chantaje" afirmó el vicepresidente, desde el estado fronterizo del Táchira, al asegurar que el gobierno venezolano va a "preservar la soberanía alimentaria" del país y combatirá el contrabando hacia Colombia.

Chávez criticó duramente el martes al gobierno colombiano por los señalamientos que se hicieron contra Venezuela por unos lanzacohetes antitanques que fueron adquiridos por las autoridades venezolanas en los años 80, y que terminaron en manos de las Farc.

En reacción a esa situación el mandatario venezolano ordenó el retiro del embajador, Gustavo Márquez, y del personal diplomático destacado en Bogotá, y congeló las relaciones.

Carrizalez consideró como "bien cínico, bien cara dura" al gobierno colombiano por las acusaciones que se hicieron contra Venezuela en el caso de los lanzacohetes, y dijo que Bogotá debió recurrir a "los canales como para conversarlo y avisarlo" a las autoridades venezolanas.

"Es evidente que esas cosas las declaran los funcionarios del gobierno colombiano para justificar lo injustificable. Para justificar la gran cantidad de tropa y material norteamericano que va entrar en las bases colombianas", agregó.

Asimismo desestimó que la presencia de militares estadounidenses en Colombia sea para combatir el tráfico de drogas, y dijo que "si tiene que ver algo con el narcotráfico a lo mejor es prestar apoyo de transporte (de droga) para llevárselo a Estados Unidos".

El vicepresidente recordó el ataque que realizó el Ejército de Liberación Nacional (ELN) al puesto fronterizo fluvial de Cararabo, estado Apure, en 1995, donde fueron asesinados ocho infantes de marina, y dejó entrever que los armamentos incautados a las Farc pudieran tener relación con ese incidente.

"Hay una lista de equipos que se perdieron que fueron sustraídos, eso incluye granadas, incluye lanzacohetes;...habría que preguntar donde se encuentran, qué se hicieron, qué camino llevaron porque el tráfico de armas es un problema mundial", acotó.

El anuncio que realizó Chávez en cuanto a que serán sometidas a revisión las inversiones e importaciones colombianas generó el miércoles inquietud entre los empresarios venezolanos.

El presidente de la comisión de asuntos fronterizos de la mayor cámara de empresarios del país, Isidoro Teres, dijo a la AP que la declaración de Chávez "genera cierto pánico en algunos sectores de la población" debido a la dependencia que tiene Venezuela de los productos colombianos.

Teres indicó que Venezuela importa de Colombia "productos de primerísima necesidad" entre los que se incluyen carne, pollos, huevos, productos lácteos, sopas preparadas, cubitos, productos de aseo, artículos de tocador, pañales desechables, toallas higiénicas, y equipos de línea blanca tales como neveras.

"Son artículos que no se pueden sustituir así de un día para otro", afirmó el empresario al asegurar que Venezuela no está en condiciones de sustituir en el corto plazo las importaciones colombianas, y sostuvo que de hacerlo el país enfrentará problemas de desabastecimiento.

Agregó que para Colombia también es estratégica la relación con Venezuela porque "de cada 1.000 millones de dólares (de importaciones) eso le representa a Colombia entre 250.000 y 300.000 empleos".

De acuerdo a registros oficiales, entre enero y mayo pasado Venezuela importó de Colombia 2.523 millones de dólares en productos, lo que representó 15% de las importaciones totales, superado solo por las compras estadounidenses que sumaron 4.339 millones de dólares.

El presidente de la Federación de Cámaras de Empresas y Comercios del estado Táchira, José Rozo, dijo que una posible disminución o el corte del comercio con Colombia "golpeará a los sectores más vulnerables, al tejido social" debido a que el intercambio comercial entre los dos países genera cerca de 20.000 empleos directos e indirectos del lado venezolano.

En Colombia, dirigentes políticos e industriales expresaron su deseo de que los anuncios de Venezuela no pasen de una nueva "bravuconada" o "ventolera" de Chávez y todo vuelva a la normalidad.

"Venezuela es nuestro principal mercado" y conseguir nuevos "no se pueda hacer inmediatamente", dijo Iván Amaya, presidente de la Asociación Colombiana de Productores de Textiles (Ascoltex).

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?