| 9/17/2011 10:00:00 AM

La UE quiere que la banca aumente su capital para poder afrontar la crisis

Los ministros de Finanzas de la UE han llegado a un "consenso" sobre la necesidad de que la banca europea aumente su capital para poder hacer frente a la crisis de la deuda, aunque de momento no se ha propuesto ninguna cifra.

La vicepresidenta y ministra de Economía de España, Elena Salgado, explicó tras concluir la reunión de dos días del Consejo informal de Ministros de Finanzas de la Unión Europea (Ecofin) que "no hay ninguna cifra de capital" sobre la mesa.

"Hay una idea, un consenso de que es bueno que poco a poco las instituciones financieras vayan aumentando su capital para cumplir con los requisitos de lo que finalmente va a ser Basilea III, pero también referente a eventualidades de este momento" de turbulencias en los mercados, dijo Salgado.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha recordado a los ministros que la institución tiene abiertas ventanas de liquidez de cuantía ilimitada, aunque a corto plazo, lo que, según Salgado, no es "óptimo" pero significa que las necesidades de la banca están garantizadas.

El responsable del Banco Central polaco, Marek Belka, recordó la posibilidad de que recurrir al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), conforme a lo acordado por los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona el pasado 21 de julio.

Sin embargo, los nuevos poderes del FEEF aún no están en vigor.

Según Belka, los ministros estudiaron cómo romper el "ciclo vicioso", que se ha producido por la interdependencia de la banca europea y los gobiernos del bloque de los Veintisiete.

También Salgado habló de la necesidad "de romper de alguna manera el bucle que hay entre la deuda soberana y la estabilidad de las instituciones financieras".

La ministra española subrayó que la recomendación de recapitalización, no afecta, de momento, a España.

"Nosotros hemos situado a nuestras entidades con un capital muy fuerte, solvente y por tanto en el caso español no es así", dijo.

"En la situación actual las cajas van a tener un 10 % de capital, aquellas que no tienen recursos privados o no están en Bolsa y ese 10 % de capital cubre perfectamente las eventualidades de este momento", recalcó.

No obstante, reconoció que, si hubiese una decisión europea, o en algún momento, como puede estar previsto cuando se avance con Basilea III, España hará frente a esas posibilidades, agregó.

El 20 de julio, la CE publicó su propuesta para adaptar a la legislación europea los acuerdos internacionales de Basilea III sobre solvencia bancaria, de la que se desprende que las entidades europeas necesitarán captar unos 460.000 millones de euros de capital hasta 2019.

Salgado también apunto a la necesidad de homogeneizar de alguna manera las pruebas de solvencia y de hacer un test más riguroso para las entidades más sistémicas. Lo que deben hacer esos test es contribuir a generar confianza y que ésa no se diluya rápidamente en el tiempo como en algunos casos parece haber ocurrido, sostuvo.

Los ministros de Finanzas han llegado además a la "conclusión general" de que es necesario "acelerar la aprobación" de las reformas del sector financiero y "reforzar la supervisión por parte de las autoridades nacionales y europeas".

El Ecofin también abordó la posible introducción de una tasa a las transacciones financieras.

Salgado afirmó que hay un consenso entre los grandes países de la zona euro, entre ellos España, para introducir el impuesto, pero el comisario europeo de Mercado Interior, Michael Barnier, reconoció que no hay consenso en la totalidad de la UE y el ministro polaco de Finanzas, Jacek Rostowski, aseguró incluso que los países están "muy divididos".

La CE presentará este otoño su propuesta al respecto. Bélgica, Alemania y Francia apoyan la idea, pero Reino Unido se opone.

El Ecofin adelantó una hora la clausura de su reunión, celebrada en la ciudad polaca de Breslavia, para no coincidir con la euromanifestación para protestar contra las medidas de austeridad adoptadas por los países de la UE para hacer frente a la crisis.

El presidente de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) y secretario general del sindicato CCOO de España, Ignacio Fernández Toxo, encabezó la manifestación por las calles de Breslavia y en la que participaron alrededor de 12.000 personas, según las autoridades polacas y 50.000 según la organización.

Fernández Toxo calificó en declaraciones a Efe de "malísima noticia" el resultado del encuentro de ministros del eurogrupo, que no consiguieron despejar la incertidumbre sobre el siguiente tramo del rescate financiero a Grecia.

Asimismo, el sindicalista acusó a los ministros de Economía europeos de no ser "conscientes de la gravedad de la situación" económica en Europa.

(EFE)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?