| 5/3/2012 9:45:00 AM

La UE no alcanza acuerdo para reforzar capital de bancos

La nueva legislación europea exigirá al sector bancario contar con un coeficiente mínimo de capital ordinario del 4,5 por ciento de los activos ponderados por riesgo.

;
DW
Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) finalizaron la reunión realizada hoy en Bruselas sin acuerdo sobre una nueva legislación que refuerce el capital de las entidades bancarias y pospusieron la decisión para el próximo encuentro del 15 de mayo.

"Hicimos un avance enorme, pero todavía hay trabajo técnico por resolver", informó la ministra danesa del ramo, Margrethe Vestager, tras 16 horas de negociaciones.

"Todos tenemos la voluntad de encontrar una solución", dijo por su parte el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble. "Si no tenemos suficiente capital propio, los bancos podrían implicar un riesgo para la estabilidad del sistema financiero".

Un eventual acuerdo de los ministros requiere luego de la aprobación del Parlamento Europeo.

La norma tiene como objetivo incorporar a las leyes comunitarias los estándares del acuerdo internacional Basilea III.

La UE aspira a que las nuevas exigencias relativas a cantidad y calidad del capital bancario comiencen a aplicarse, de manera escalonada, a partir del año que viene, hasta 2019.

La nueva legislación europea exigirá al sector bancario contar con un coeficiente mínimo de capital ordinario del 4,5 por ciento de los activos ponderados por riesgo, un capital de máxima calidad del 6 por ciento y un capital total del 8 por ciento.

El proyecto de directiva (ley comunitaria) contempla además un colchón o amortiguador de conservación de capital del 2,5 por ciento para todos los bancos en la UE y un colchón anticíclico, que se establecerá por cada socio, el cual se creará en períodos de bonanza económica, que oscilará entre el 0 y el 2,5 por ciento.

Los socios del bloque creen necesario elevar sus reservas de capital en los bancos y mejorar la calidad de las mismas, aunque no se ponen de acuerdo en el margen que deben poder tener las autoridades nacionales para aplicar esos incrementos cualitativos y cuantitativos.

El punto más polémico se centra en cuál debería ser el nivel de tolerancia que se podría conceder a cada socio en cuanto a la aplicación de la futura norma.

El tema enfrenta sobre todo a Londres y Estocolmo, que abogan por mayores exigencias a sus bancos de manera individual, contra Francia que desea un máximo nivel de armonización en toda la UE.

España, según fuentes diplomáticas españolas en Bruselas, parece inclinarse más del lado británico y sueco.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?