| 5/23/2011 4:15:00 PM

La gran derrota de Rodríguez Zapatero

Aunque su nombre no aparecía en las boletas de votación, el gran perdedor de las elecciones regionales y municipales que se celebraron este domingo en España fue el presidente del gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.

El resultado electoral se interpreta claramente como un castigo a la pobre gestión de la crisis económica hecha por Zapatero y su gobierno y lo que muchos perciben como falta de respuestas al drama de 5 millones de desempleados, el índice más alto de la Unión Europea.

A las dificultades financieras se suman también las medidas que ha tenido que tomar el gobierno para hacerles frente, entre ellas un anunciado recorte en gastas de sanidad y educación que afectará gravemente a los gobiernos regionales elegidos este domingo.
El opositor Partido Popular (PP) gobernará en todas las autonomías (regiones) en las que se celebraron elecciones, excepto Cantabria y Asturias, donde se alzó con el triunfo un expulsado del PP, Francisco Álvarez Cascos.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Rodríguez Zapatero perdió prácticamente todos sus feudos tradicionales a favor del PP, en una elección marcada también la participación de Bildu, una coalición pro-separatista que por poco queda fuera de las elecciones, que se alza como segunda fuerza política en el país vasco.

Los comicios se celebraron en medio de la conmoción que ha provocado en la última semana el llamado Movimiento 15M, que mantienen tomadas decenas de plazas en las principales ciudades españolas, aunque su influencia en el resultado electoral parece haber sido escasa.

“El PSOE ha perdido claramente”

Sin adornos y sin evasivas retóricas, el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, admitió que su partido “ha perdido claramente las elecciones” y felicitó a los ganadores en los ayuntamientos y comunidades que votaron este domingo.

Zapatero atribuyó, además, los resultados electorales a la crisis económica. “Es razonable pensar que el PSOE recibiese hoy un castigo en las urnas”, dijo. Un castigo que, según afirmó, asumen y entienden.

El gobernante recordó también en su discurso de derrota a los españoles “que padecen grandes dificultades” y temen por su trabajo y su futuro, en referencia a las 5 millones de personas sin empleo que viven en España.

Agregó que a pesar de la clara derrota de su partido, no adelantará las elecciones, como le ha venido exigiendo el PP prácticamente desde el inicio de su gobierno. Afirmó que su objetivo es seguir adelante con las reformas económicas que ya iniciaron.

Para eso, explicó Zapatero, el gobierno trabajará para “seguir consiguiendo las mayorías parlamentarias que nos permitan culminar la legislatura”. Agregó que más que cumplir sus cuatro años de mandato, le preocupa culminar el proceso de reformas.

"Trabajar por la economía"

Escoltado por el reelecto alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, y por Esperanza Aguirre, que repetirá en la presidencia de la Comunidad de Madrid, el líder del PP, Mariano Rajoy, celebró los mejores resultados en la historia de esa organización política.

“Hoy los españoles han elegido libremente lo que creían que era bueno para su país”, dijo el líder de la oposición, evidentemente satisfecho por los resultados, que en su partido leen como un anticipo de lo que serán las elecciones generales de marzo de 2012.
“Mañana me voy a poner a trabajar para cumplir nuestro programa electoral y para recuperar España y su economía”, ofreció Rajoy a los militantes del PP.

A quienes este domingo votaron por primera vez por el PP –y las cifras parecen indicar que ,en efecto, militantes de otros partidos así lo hicieron- Rajoy les aseguró que “no se van a arrepentir nunca”.
Llamó la atención, sin embargo, que a pesar de la victoria histórica de su partido en las elecciones, Mariano Rajoy, al contrario de cómo ha hecho hasta ahora en cada intervención pública, no le exigiera a Zapatero que anticipe las elecciones.

Bildu y Barcelona

Dos de los grandes cambios que han traído estas elecciones son, por un lado, los resultados obtenidos por la plataforma Bildu, en el país vasco y que el Partidio Socialista de Cataluña (PSC) perdiera la ciudad de Barcelona, donde ha gobernado durante los últimos 32 años.

Bildu es una coalición del país vasco a la que se incorporaron algunas agrupaciones de la llamada izquierda “abertzale”, que coinciden con la organización armada ETA en sus aspiraciones separatistas.

Precisamente, por sus presuntos vínculos con ETA, Bildu fue proscrita por el Tribunal Supremo, pero poco después el Tribunal Constitucional dictaminó que la colación tenía derecho a estar en las elecciones.

La coalición ganó la Diputacion de Guipúzcoa y el consistorio de San Sebastián, según los resultados oficiales, y se constituye, de hecho, en la segunda fuerza política del país vasco.

En Barcelona, le correspondió al actual alcalde, Jordi Hereu, ser el primer derrotado de su partido, el PSC (una rama regional del PSOE), en 32 años de gobierno en la ciudad.

El nuevo alcalde de Barcelona será Xavier Trías, de Convergencia i Unió, la organización que ganó las elecciones regionales de Cataluña en noviembre del año pasado.

A pesar de la victoria histórica, Trías tendrá que elegir si gobierna en solitario y en minoría frente a la suma de las otras fuerzas políticas, o si pacta con el PP de Cataluña u otras fuerzas políticas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?