| 1/25/2011 3:25:00 PM

La elite política y económica debatirá en Davos soluciones a largo plazo

Todos se reúnen desde mañana en el Foro Económico de Davos, mientras en el mundo se debate acerca de si se está saliendo de la crisis o ésta es tan profunda que va a haber otra recaída.

Los 2.500 participantes, entre líderes políticos y altos ejecutivos, no se plantean hablar del presente, sino debatir sobre el futuro a largo plazo.

El fundador y presidente del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, justifica esta posición argumentando que el mundo está "estresado" y que lo que se necesita son menos soluciones a corto plazo "menos ejecutivos apagafuegos y más pensadores estratégicos".

Una estrategia hacia el futuro que vaya más allá de la preocupante actualidad, y es por eso que los organizadores eligieron para esta 41 edición el lema "Normas Compartidas para una Nueva Realidad".

La idea es no hacer análisis que después puedan demostrarse erróneos, como sucedió el pasado año cuando el foro no señaló con el dedo lo que después se reveló como uno de los temas cruciales del 2010: la crisis de la deuda soberana de miembros de la eurozona.

Este año estarán presentes en Davos la canciller de Alemania, Angela Merkel, el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, así como el presidente de la Unión Europea, Herman Van Rompuy, y media docena de comisarios, además de Jean Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo. Estados Unidos estará representado por Timothy Geithner, secretario del tesoro; y Latinoamérica por los presidentes de Colombia Juan Manual Santos, y México, Felipe Calderón, entre otros.

Se mantienen las dudas sobre si el encargado de impartir el discurso inaugural, el presidente ruso, Dimitri Medvedev, podrá hacerlo, después de aplazar su viaje a Suiza debido al atentado terrorista ocurrido ayer en el aeropuerto Domodedovo de Moscú.

Los organizadores son conscientes de que el mundo ha cambiado, por eso el número de participantes de China e India se ha multiplicado por cinco en la última década, y tres de los seis copresidentes oficiales vienen de Asia.

Provengan de donde provengan, los invitados -nadie puede asistir si no ha sido previamente elegido y convidado- no representan a la mayoría.

Para que una empresa sea miembro del Foro necesita pagar una cotización anual de 50.000 francos suizos (38.456 euros), más una contribución de 18.000 francos (13.851 euros) para asistir.

El Foro Económico Mundial vive de la aportación de las 1.000 mayores empresas del mundo, cuya cifra de negocios media anual es de 5.000 millones de dólares.

Los asistentes al encuentro anual tampoco son un reflejo de igualdad de género, dado que la participación de las mujeres no alcanzará este año el 16 por ciento de los más de 2.500 invitados.

Los grandes magnates y personajes relacionados con las causas solidarias, como Bill Gates, George Soros y el líder de U2, Bono, tendrán una presencia destacada.

Al tenor español José Carreras y al actor estadounidense Robert de Niro se les concederá el galardón Crystal Award, entregado a una personalidad artística que haya contribuido a la mejora social.

En el área de la cooperación internacional estará presente el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?