| 11/13/2011 9:00:00 AM

Italia empieza un nuevo rumbo sin Silvio Berlusconi

La noticia se veía venir. Silvio Berlusconi, quien ha sido la figura dominante de la vida política italiana desde hace 17 años, anunció el sábado en la noche su renuncia, tras una reunión con el presidente de ese país, Giorgio Napolitano.

;
BBC
Berlusconi había dicho a mediados de la semana que daría el paso al costado si el Parlamento adoptaba las medidas de austeridad propuestas por la Unión Europea, y esto finalmente ocurrió el sábado.

La Cámara Baja del Parlamento italiano dio vía libre al paquete de reformas para que Italia pueda recuperar la confianza de los mercados y Berlusconi, unas horas más tarde, le entregó su dimisión a Napolitano.

La sesión en la Cámara Baja se desarrolló en un tenso clima político y decenas de manifestantes se reunieron en las afueras del parlamento con pancartas alusivas a la renuncia del primer ministro.

Las medidas ya habían recibido también el visto bueno del Senado, el viernes, y contemplan ahorros de 59.800 millones de euros (US$82.000 millones) en una mezcla de reducción de gastos y aumento de impuestos con el objetivo de equilibrar el presupuesto para 2014.

Un reconocido economista de 68 años y sin mayor experiencia política es el favorito para suceder a Berlusconi, que ha jugado un papel fundamental en la política italiana por casi dos décadas.

Se trata de Mario Monti, quien trabajó como Comisario de Competencia de la Unión Europea, entre 1999 y 2004.

En ese puesto se ganó el apodo de "Súper Mario" por su perseverancia al enfrentar a los poderosos bancos regionales alemanes y bloquear la fusión entre General Electric y Honeywell.

Ahora Monti preside la Universidad Bocconi de Milán y es también presidente honorario de Bruegel, una organización de política económica europea creada en 2005.

"Tiene experiencia y a nivel europeo es una de las personalidades italianas más valoradas", dijo recientemente de él Gianfranco Fini, portavoz de la Cámara Baja del Parlamento italiano.

Por su parte, el corresponsal de la BBC en Roma, Alan Johnston, dijo que los líderes italianos están desesperados por señalar que pueden controlar las finanzas del país y por demostrar que se están moviendo rápidamente en esa dirección.

Según Johnston, Monti es el tipo de persona que los mercados quisieran ver al frente de Italia en esta época de crisis, aunque hay una oposición significativa en el país.

Monti se reunió el sábado por separado con el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, y con el líder del principal partido de oposición, Pierluigi Bersani.

El excomisario europeo Mario Monti es un reconocido economista a quien se le conoce como "Súper Mario".

Antes de la votación, Monti también había tenido un almuerzo de trabajo con Berlusconi, cuyo partido está dividido entre quienes aceptarían un gobierno de Monti y quienes se oponen a él.

La crisis


La renuncia de Berlusconi se da en un momento en que Italia afronta una crisis económica seria por cuenta de una deuda que equivale al 120% de su Producto Interno Bruto.

Su deuda es de 1,9 billones de euros (US$2,7 billones). En Grecia, en comparación, la deuda es de 340.000 millones de euros o unos US$459.000 millones.

El miércoles, el interés de los bonos de deuda pública italiana a diez años superó la barrera psicológica del 7%, la cifra que forzó a Grecia, Irlanda y Portugal a buscar un rescate europeo.

La economía italiana creció en promedio 0.75% al año en los últimos 15 años y ya hay un equipo de la Unión Europea en Roma para monitorear cómo Italia planea salir de estos aprietos económicos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?