| 7/5/2013 11:00:00 AM

Ires y venires de un real yate

El Gobierno español decidió devolver el yate "Fortuna" al grupo de empresarios de Baleares que lo donó en el año 2000 para uso y disfrute de la Familia Real, después de que el rey Juan Carlos renunciara a utilizarlo.

Asimismo, tras conocer la decisión tomada por el rey, el grupo de empresarios había expresado su deseo de recuperar la embarcación.

La decisión culmina un proceso iniciado a mediados de mayo, cuando el Monarca comunicó que renunciaba al uso de esta emblemática embarcación, poniéndola a disposición del Estado.

Poco después, los empresarios que le habían regalado el barco, reunidos en torno a la fundación Fundatur, solicitaron su devolución al Ejecutivo, bajo el argumento de que cuando lo entregaron a Patrimonio Nacional lo hicieron "para el uso y disfrute de su Majestad el Rey y de los miembros de la Familia Real", es decir, que se trató de una "donación modal y finalista".

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, anunció en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el Gabinete aprobó un real decreto que permite acometer la desafectación del "Fortuna".

Ahora sólo resta que Patrimonio Nacional se ocupe de los trámites necesarios para que el buque pase a los empresarios de Baleares.

El "Fortuna" es un yate de alta velocidad y 41 metros de eslora, fue donado en el 2000 por Fundatur, entidad presidida por Carmen Matutes y que contaba entre su treintena de patronos con los máximos responsables de Sol Meliá, Barceló, Globalia, la Caixa y la Caja de Ahorros de Baleares "Sa Nostra".

En su día, costó unos 3.000 millones de pesetas -equivalentes a 18 millones de euros- pagados a los astilleros Bazán en San Fernando (Cádiz) para sustituir al anterior "Fortuna", donado en 1979 por el rey saudí Fahd, que a su vez reemplazaba a otra embarcación con el mismo nombre que don Juan Carlos utilizaba en aguas de Baleares desde agosto de 1976.

El rey Juan Carlos navegó por última vez a bordo del Fortuna en agosto de 2012 a bordo de este yate, en el que dos años antes estuvo a punto de pasear por aguas de Baleares la primera dama de EEUU, Michelle Obama, y su hija menor, Sasha, invitadas por don Juan Carlos y doña Sofía a un almuerzo en el Palacio de Marivent.

Una de las posibilidades que se han manejado sobre el futuro que se daría al bien es su venta para dedicar el dinero obtenido a desarrollar proyectos sociales en Baleares (España).


EFE/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?