| 8/1/1994 12:00:00 AM

Inversionista colombiano en Cuba

Las cadenas hoteleras del mundo tienen la mira puesta en la isla caribeña. Hoteles Ltda. de Colombia también.

Cuando Colón llegó a las costas del nordeste de Cuba en 1492, esperaba que "donde hay un paisaje tan maravilloso, debe haber mucho de. qué sacar provecho". En lugar de prósperas ciudades y riquezas a su alcance, Colón encontró a los indígenas Taíno durmiendo en hamacas en rústicas cabañas. Hoteles de Colombia Ltda., actualmente dueños y administradores de seis hoteles en Colombia y Ecuador, fue la primera inversión latinoamericana en el negocio del turismo en Cuba y sus esperanzas son tan grandes Como fueron las de Colón.

Pero así como los españoles no encontraron las riquezas listas y esperándolos y en cambio tuvieron que buscarlas por sí mismos, Hoteles Ltda. tiene también una larga lucha por delante. El gerente general de la cadena, Jorge Londoño, así lo confirma. "Hay muchos inversionistas colombianos que piensan que van a hacer dinero inmediatamente. Sí, se puede hacer dinero, pero tal vez se demore un tiempo".

El turismo posterior a la revolución en Cuba solamente se ha acelerado en los últimos diez años. Cuando los Estados Unidos establecieron el embargo a los viajes e inversiones en Cuba en 1961, la isla perdió a su mejor cliente. El gobierno de Castro fundó entonces el Instituto Nacional de la Industria Turística, con el fin de establecer y apoyar el turismo a nivel nacional. Sin embargo, sólo hasta 1976 Cuba abrió significativamente sus puertas al turismo extranjero, aunque entonces el enfoque no era generar ingresos sino dar apoyo a la amistad con países como Alemania y Holanda y satisfacer la curiosidad de sus aliados europeos.

Posteriormente, en 1980, el gobierno cubano inició una campaña para generar ingresos del mercado turístico internacional. Las únicas aerolíneas que volaban a Cuba en ese momento eran las españolas y las mexicanas y el número de turistas no pasaba de 50.000.

Pronto Cuba empezó a asistir a las ferias internacionales de turismo y las aerolíneas de otros países comenzaron a volar a la isla. Se abrieron más consulados en el mundo y el número de turistas empezó a aumentar rápida y continuamente. En 1982, el gobierno cubano pasó la Ley 50 que reguló y además estimuló la inversión extranjera en Cuba. Esto generó una afluencia de

inversionistas españoles, mexicanos, canadienses, franceses y alemanes. Se crearon tres entidades turísticas para manejar el mercado: Intur, la más grande; Cubanacan S.A.., la mitad de aquella; y Gaviota S.A., la más próspera de las tres. Con la nueva infraestructura intacta, según un alto oficial de la industria cubana del turismo, el gobierno tuvo acceso a todos los grandes mercados turísticos internacionales, con la obvia excepción de los Estados Unidos.

Hoteles Ltda. se involucró en Cuba en 1992 cuando las directivas de la empresa empezaron a buscar negocios hoteleros en el Caribe.

"Cuba es sin duda una de las áreas más competitivas y más interesantes en oportunidades para inversión", dice Jorge Londoño. Al notar otros inversionistas extranjeros ya habían llegado a territorio cubano, Hoteles Ltda. se puso en contacto con la Embajada de Cuba y tuvo su primera reunión con el gobierno.

Luego de un viaje inicial a Cuba "fue evidente... que su gobierno estaba muy interesado en la inversión extranjera", recuerda Londoño. En varios viajes posteriores se empezaron a definir cuáles eran sus intereses específicos en la isla.

Hoteles Ltda. manifestó interés en dos sitios: Santa Lucía, en la costa de la provincia de Camagüey, y Varadero, a dos horas al norte de La Habana. Pero, según Londoño, el gobierno no solamente está interesado en un mayor desarrollo de los sitios más populares. También desea invertir en regiones menos tradicionales, las que tal vez puedan ser "difíciles", según Londoño, debido a ubicaciones atípicas para sitios turísticos. En lugar de lanzarse de una vez a

construir hoteles en Varadero y Santa Lucía, Hoteles Ltda. decidió aceptar una oferta para administrar y modernizar un hotel ya existente en uno de los sitios más difíciles.

Escogieron el hotel Yagrumas, a 30 minutos de La Habana y lejos de la zona turística tradicional, situado sobre un río y no en la playa.

Al evaluar la geografía, la' ubicación y la infraestructura del hotel y al investigar la motivación de los turistas que llegan a Cuba, según Juan Rodríguez, gerente de mercadeo, se dieron cuenta de que la gente interesada en la isla va en busca del "enigma" en que se ha convertido Cuba en los últimos 35 años. No obstante, la mayoría de los hoteles actualmente en servicio se concentran en los paquetes corrientes del Caribe, con playas y agua de mar. "Aquellos hoteles tienen que competir con San Martín y Cancún y el turista (que va a Varadero) no abandona la isla con la sensación de haber `vivido' a Cuba", dice Rodríguez.

Lo "difícil" en el manejo del Hotel Yagrumas para el gobierno cubano es exactamente lo que Hoteles Ltda. vio como las cualidades que los turistas buscan: el enigma. Situado en el río Ariguanabo, con flora y fauna abundantes, así como cerca a un pueblo, San Antonio de Los Baños aún no estropeado por el turismo que tiene cansados a los habitantes de Varadero, Yagrumas parecía ser una fuente potencial de dinero como "eco-hotel" bajo el nombre de Hotel Parque Yagrumas.

En diciembre de 1993, Hoteles Ltda. firmó un contrato con Cubanacan, propietaria del Hotel Yagrumas, para asumir su administración, modernización y comercialización. Hoteles Ltda. se comprometió a invertir un millón de dólares en los primeros seis meses de operación. En lugar de invertir el dinero directamente, Hoteles Ltda. importaría la plomería y las instalaciones para los baños así como otros materiales que el gobierno cubano no podía conseguir. Hoteles Ltda. también se comprometió a redecorar y remodelar el lobby, los corredores, la discoteca, la sala de juegos y las habitaciones y a llevar su propio personal administrativo que incluía chef, jefe de contaduría y administrador general, así como a entrenar a los otros empleados. Cubanacan se encargaría de los materiales de construcción y de la mano de obra, así como de proveer la infraestructura básica, como una piscina que obtuvo un premio, canchas de tenis, botes para el río y transporte terrestre.

El contrato estipulaba también la prioridad de los pagos. Según el acuerdo, todos los costos del hotel necesarios para mantenerlo en pleno servicio tendrían la más alta prioridad; luego vendrían las deudas y obligaciones con el inversionista y por último las deudas con el propietario. Finalmente se repartirían por igual las ganancias obtenidas de ahí en adelante.

Hoteles Ltda. asumió con-' trol del manejo del hotel el primero de febrero de este año y empezó a remodelar y a mejorar el servicio de comida y bebida. También crearon un paquete de excursiones de un día, aprovechando su ubicación especial. Actualmente tienen excursiones al centro de cine cercano y a la iglesia más antigua de Cuba, una excursión en bote en la cual se explica el nacimiento del río Ariguanabo y varias caminatas en el eco-parque. Contrataron el mismo arquitecto que diseñó el Bar Pipeline de Cartagena para diseñar una ecodiscoteca en las cercanas riberas del río y han empezado a definir la posibilidad de construir un campo de golf. Ahora están empezando a hacer publicidad no sólo en Colombia sino también en otros países de Sur América.

Según Jorge Londoño, el proceso de inversión en Cuba fue relativamente sencillo. "Fuimos el primer negocio de Latinoamérica en llegar a Cuba y como Colombia acababa de establecer relaciones diplomáticas... todo ocurrió muy

rápido". Más difícil, admite Londoño, fue completar todos los pasos que se han dado desde entonces. A casi seis meses desde que Hoteles Ltda. se hizo cargo del Yagrumas, ya deberían haber invertido casi todo el millón de dólares acordado en el contrato, y sin embargo no han invertido más de US$100.000.

"Los parámetros (para inversionistas) son muy distintos a los que estamos acostumbrados", dice Londoño respetuosamente. "Debemos ser más pacientes

de lo que solemos ser... los conceptos políticos juegan mucho". La inversión de Hoteles Ltda. se ha retrasado debido al ritmo en que los propietarios están cumpliendo con su parte.

Abraham Maciques, presidente de Cubanacan, es muy positivo acerca de los nuevos inversionistas colombianos. "Nos gustaría aumentar el mercado colombiano y creemos que los inversionistas colombianos estimularían su mercado turístico en Cuba". Maciques predice que para 1995, un millón de turistas estarán llegando a Cuba, aportando ganancias netas de US$ 100 millones y un aumento de 25% sobre las ganancias de este año. Maciques está de acuerdo en que éste es un proceso de aprendizaje y que la influencia y la educación que los inversionistas extranjeros traigan al país les ayudará a mejorar su producto.

Uno de los problemas por resolver es el manejo del dinero. Según un oficial en Hoteles Ltda., las ganancias hoteleras van a parar siempre a manos del gobierno. "Desafortunadamente para las necesidades del país, como el gobierno nunca tiene liquidez, puede llegar el momento en el que usted se encuentre sin dinero para su billetera". De igual manera, solicitudes de facilidades como medios adicionales de transporte o trabajo de construcción con frecuencia toman un tiempo considerable.

También está el problema de la competencia. Como el gobierno cubano es parcial o total dueño de los hoteles en Cuba, con frecuencia el éxito de un hotel es eclipsado por las cifras totales de turistas y utilidades obtenidas. Hoteles Ltda. puede solicitar a Cubanacan tarifas especiales para pasajes aéreos, alojamiento y comida con el fin de atraer más clientes y sus solicitudes por lo general son aprobadas. Pero, entonces, se dan cuenta de que una semana después el gobierno ha aprobado un paquete similar para un hotel vecino con precios más atractivos, socavando, aunque por cierto no conscientemente, los esfuerzos de Hoteles Ltda. por aumentar la ocupación del hotel.

Quizás la preparación de alimentos sea el ejemplo más claro de las dificultades que encuentra la inversión extranjera en Cuba. "El menú se debe basar en lo que se encuentre en el momento en las tiendas, no en lo que usted quiera preparar", dice Alex Cortés, chef del Yagrumas. Por ejemplo, el gobierno cubano importa trigo del extranjero y lo convierte en harina en Cuba. Pero para aumentar las cantidades de harina, agregan otros ingredientes que rebajan la calidad. Con frecuencia, Cortés puede comprar harina importada de alta calidad, pero cuando no la hay, desmejora el sabor de su pan. "Siempre estamos tratando de mejorar nuestros productos, pero algunas veces está fuera de nuestro alcance".

Además, los hoteles deben comprar todos los alimentos a proveedores del gobierno en lugar de importarlos por su cuenta. Pero cada proveedor se encarga de sólo un tipo de alimento. En otras palabras, un proveedor vende pollo, otro carne, otro dulces y otro frutas y verduras y las empresas están dispersas por toda La Habana y los pueblos cercanos. En el caso de Yagrumas, hay tres chóferes dedicados exclusivamente a la tarea de hacer mercado. Ocasionalmente también se le pide ayuda al personal de la cocina.

La variedad en los alimentos con frecuencia se limita a productos que se cultivan en Cuba, como la malanga y la yuca. "Tenemos que ser creativos y tratar de que haya la mayor variedad posible.

Servimos yuca dulce, yuca frita, yuca entera y tajada, así como helado de yuca para postre". Pero aun con estos obstáculos, Yagrumas se las arregla para presentar una variedad de platos, cubanos e internacionales, en cantidades que no dejarán pasar hambrea sus clientes.



Con todo, no se han detenido ni el crecimiento del turismo ni la inversión extranjera en Cuba. "Es importante que los inversionistas extranjeros sepan que la recuperación del capital invertido en Cuba en la entidad turística fluctúa entre un 20 y un 25% anual. Es decir, que el capital que se ha invertido se puede recuperar entre 4 y 5 años", comenta Abraham Maciques, aunque agrega que ninguna inversión en el país alguno está totalmente libre de riesgos. Pero aun con utilidades potencialmente tan altas y con las leyes cubanas que protegen la inversión y garantizan la no expropiación a los inversionistas, éstos buscan una mayor seguridad para su dinero. En el caso de los inversionistas españoles, por ejemplo, éstos tienen una garantía de su gobierno fuera de la protección que ofrece Cuba.

A pesar de las dificultades que Hoteles Ltda. ha enfrentado, Londoño está seguro de que el mercado potencial bien vale la pena el riesgo. "En realidad, la isla tiene muy buen turismo y está aumentando rápidamente. El ritmo de crecimiento no es gigantesco pero sí considerable". Londoño cree que Hoteles Ltda. empezará a dar utilidades a principios de 1995.

Yagrumas es una plataforma de lanzamiento para negocios más lucrativos en Cuba que es seguida con interés por la cadena Forte Travelodge. Aunque Hoteles Ltda. está afiliada a la cadena hotelera inglesa, debido a los fuertes lazos de Forte con los Estados Unidos, no puede existir afiliación entre las dos en lo que concierne al Hotel Parque Yagrumas. Pero con un pie ya en la puerta, Hoteles puede adquirir experiencia para lo que los inversionistas consideran un gran potencial en el mercado cubano: el levantamiento del embargo de Estados Unidos y la consiguiente afluencia de turistas estadounidenses. Y cuando llegue el momento, Forte Travelodge puede hacer su entrada triunfal con Hoteles Ltda.' facilitando el proceso de ingreso.

Pero el embargo de Estados Unidos, que Abraham Maciques al igual que todos los funcionarios cubanos consideran absurdo, es una potencial arma de doble filo. Con los turistas norteamericanos vendrá la embestida de inversionistas de Estados Unidos, entre ellos la poderosa comunidad del exilio dirigida por Mas Canosa y su equipo de estrategas del poder de la Fundación Nacional Cubano - Americana. Andrés Sánchez, director de Desarrollo en Hoteles Ltda. tiene la respuesta más sensata para esto. Hoteles Ltda. está actualmente aprendiendo el sistema de manera que puedan estar totalmente armados contra la arremetida del dinero norteamericano. "Es cuestión de un seguro de calidad y estamos estudiando eso ahora para prepararnos para un futuro brillante".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?