| 4/24/2015 5:00:00 AM

Se reactivan las inversiones mundiales en energía renovable

Las grandes empresas del mundo volvieron a meterse en la dinámica de destinar grandes inversiones a la investigación y desarrollo de energías renovables las cuales se perfilan como futuro del sector energético mundial.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente publicó un informe que muestra que la inversión mundial en energías renovables, que había bajado entre 2011 y 2013, se recuperó en 2014 a alrededor de US$270 billones, máximo histórico en este tipo de inversiones.

China, Estados Unidos y Japón están a la cabeza de la inversión en energías renovables. Según el informe económico internacional, las inversiones pasaron de 8,5% a 9,1% de la producción mundial de electricidad en 2014. Aunque a pasos más lentos, las economías de los emergentes, incluyendo a Colombia, también se suman a estos procesos.

Esta tendencia permite que lo más importante de noticias en el frente energético no sea la caída de los precios del petróleo, sino el cambio en el uso de energías tradicionales por renovables en los frentes productivos más relevantes del planeta.

Un ejemplo de ello es lo que está sucediendo con el mercado de las baterías, el cual ha demostrado que entre más se fortalece el sector, más costos se ahorran en sus procesos según un estudio denominado -Cambios del clima natural-.

“De 2007 a 2011, los costos promedio para vehículos eléctricos con baterías cayeron en alrededor de 14% cada año. Para los fabricantes de vehículos eléctricos principales, Tesla y Nissan, los costos disminuyeron un 8%.

Según los inversionistas, sólo desde 2011 los precios de la batería por kilovatio-hora han caído de cerca de US$550 a US$450. Para las empresas Tesla y Nissan, la tendencia estará alrededor de los $300, cuando la economía realmente comience a cambiar y los vehículos que funcionan con baterías se masifiquen.

El informe señaló que los costos renovables - especialmente solares - están cayendo rápidamente gracias a la cantidad de capacidad energética renovable conseguida en 2014 que fácilmente pudo haber alcanzado su punto más alto hasta ese año.

De acuerdo con un análisis hecho por McKinsey & Co. esto beneficiará a la economía de los vehículos eléctricos que llevarían la ventaja sobre los tradicionales, gracias al valor agregado que tendrían las baterías y los precios de la gasolina.

“Si los precios de las baterías siguen cayendo, las fábricas podrán lograr la reducción de costos en un 30%, beneficiando a las economías de escala y mejorando los procesos de fabricación.

Según las previsiones, esta situación combinada con un repunte en los precios del gas, sería suficiente para hacer que los vehículos que funcionan con baterías, se conviertan en una alternativa económica frente a los vehículos de combustión interna que predominan actualmente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?