| 5/1/2015 2:00:00 PM

La lucha por el ADN del futuro

De acuerdo con un informe de Goldman Sachs, la inteligencia artificial alcanzará su punto máximo en 2029, momento en el que estará a la altura de la inteligencia humana.

El séptimo arte y los libros de ficción le han enseñado al mundo una figura apocalíptica de la consolidación de la Inteligencia Artificial (AI) en el diario vivir de los seres humanos, que superados por sus mismas creaciones en eficacia y rendimiento son desplazados a un segundo plano y sometidos a la esclavitud.

Se podría decir que los temores de los libretistas y escritores sobre el alcance de la tecnología en el mundo de los humanos no esta muy lejos de la realidad, pues la tecnificación de los procesos en diferentes sectores y regiones del mundo empiezan a generar despidos masivos y problemas sociales http://bit.ly/1HMs9P5.

Según un nuevo informe de Goldman Sachs, a pesar de que han pasado casi 60 años desde que nos enteramos del término AI, la firma considera que estamos "en la cúspide de un período de más rápido crecimiento en su uso y aplicaciones.

Expertos de la industria como el director de ingeniería de Google, Ray Kurzweil, confía en que AI seguirá evolucionando a un ritmo mucho más alto, mientras que afecta el crecimiento de los salarios en muchas industrias. Además sus estimativos apuntan a que estará a la altura de la inteligencia humana en el año 2029.

Los dueños del ADN de la Inteligencia Artificial (AI)

Según el informe de la banca de inversión y valores, varias compañías grandes de tecnología han estado almacenando hasta las patentes relacionadas con el campo, con el objetivo de poder pasar la cuenta de cobro al desarrollo en un futuro.

Y es que las patentes se consideran uno de los bienes de mayor importancia en el mundo actual, ya que constituyen, junto con las marcas y los derechos de autor, activos empresariales especialmente valiosos.

Algunas de las firmas que lideran este proceso son IBM (líder), con cerca de 500 patentes relacionadas con la inteligencia artificial seguida de otras como Microsoft, Google y SAP.

Para la muestra…

Pese a que en el mundo existen millones de profesionales de la economía y las finanzas, la tecnología ha logrado sintetizar en un robot un mecanismo mucho más efectivo para medir el riesgo y garantizar mejores utilidades en las inversiones.

El robot asesor-inversionista fue una invención en los Estados Unidos en el año 2013 que entregó grandes resultados; desde entonces, diferentes inversionistas optaron por utilizar esta herramienta para direccionar sus esfuerzos e inversiones en pro de un destino más rentable y seguro.

La tendencia se generó lentamente pero según el documento de Goldman Sachs, la dinámica empresarial obligó a las firmas de desarrollo a generar más y mejores robots automatizados hasta consolidar al conocido servicio de inversión-asesor automatizado que es uno de los más apetecidos en el mundo empresarial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?