| 11/2/2015 5:00:00 AM

¿Está en crisis la industria de acero más grande del mundo?

La industria de acero de China es la más grande del mundo, sin embargo, no es ajena a la desaceleración del país asiático y las señales de crisis salen a la luz.

La industria siderúrgica de China, la más grande del mundo está en crisis, de acuerdo al portal en línea Business Insider. El desastre es el resultado de una combinación de factores, incluyendo la desaceleración de la economía china, la caída de precios de las materias primas, y un sector cargado de deudas.

A principios de este mes, la empresa de propiedad estatal (SOE) Sinosteel incumplió un pago de intereses de deuda por US$315 millones en bonos con vencimiento en 2017.

De acuerdo con el portal en línea de negocios, Business Insider lo anterior “es una señal de que, a pesar de los esfuerzos de China en la flexibilización de la política fiscal y su compromiso de reformar las empresas estatales que son como ‘zombies’ en la actualidad, lo peor puede estar llegando más rápido de lo esperado”.

Recientes estudios de economistas asociados a Goldman Sachs, aseguraron que el crecimiento de la economía de China, se está trasladando hacia el consumo interno más allá de la inversión y las exportaciones. Sin embargo, de acuerdo con Business Insider, la difícil transición del gigante asiático hace pensar en: dos tipos de China: “La antigua y la nueva”.

Para el portal en línea, lo que será la nueva China incluye un auge del sector de los servicios, como el de tecnología, el comercio minorista y sector financiero. Mientras que la antigua China se constituía por el auge de sectores económicos industriales tales como el inmobiliario y el de la construcción, la industria manufacturera y las exportaciones.

Es importante señalar que la antigua China, que incluye un montón de empresas de propiedad estatal, tienen una carga de deuda más pesada de lo que podría soportar. Esto ha hecho las empresas menos rentables, pues destinan grandes sumas de dinero  hacia  los pagos de esa deuda.

Por lo anterior, mientras se gesta la nueva China focalizada en otros sectores económicos, la antigua China se comienza a desvanecer lentamente. Pese a que es un cambio lento de transición observado en países que se alejan de la trampa de ingresos medios, al parecer, la transformación de la industria, está ocurriendo más pronto de lo esperado, por lo menos, por el Gobierno chino.

La industria del acero en peligro


Bloomberg citó al jefe adjunto de la Asociación del Hierro y Acero de China (CISA) Zhu Jimin,  quién afirma que “el colapso de la demanda está poniendo toda la industria en riesgo”.

Los precios promedio del acero alcanzaron un mínimo histórico en julio. La CISA, aseguró que durante el mes pasado la demanda se contrajo en un 8,9% con respecto al mismo periodo del año pasado.
En consecuencia, las fábricas pequeñas y medianas han registrado pérdidas de alrededor de US$4,400 millones durante los primeros nueve meses del año.

De acuerdo con Jimin, la contracción de la caída de la demanda ocurrió mucho más rápido que los recortes en la producción, por lo que el exceso de oferta está empeorando”.

Además, el funcionario agregó que “no han sido suficientes las reducciones de las tasas de interés recientes del Gobierno chino pues los fabricantes de acero aseguran que de hecho los costos de financiación han crecido”.

Jimin aseguró que “la financiación es un gran problema para las fábricas de acero en China pues los bancos restringieron estrictamente el crédito a este sector”. Muchas fábricas tuvieron dificultades para extender el crédito o los intereses de los créditos fueron más altos.

Lo anterior podría significar que China necesita clarificar y acelerar su plan de cinco años para reformar las organizaciones estatales pues Sinosteel y otras empresas estatales corren el riesgo de no soportar tanto tiempo endeudados, sin antes atravesar por una reestructuración de deuda.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?