| 9/19/2012 9:00:00 AM

Incertidumbre global colpea confianza de empresas asiáticas

La confianza de las principales compañías asiáticas cayó por segundo trimestre consecutivo, golpeada por el menor optimismo en economías de corte exportador como China y Japón.

El sondeo puso de manifiesto las diferencias dentro de la región, ya que las empresas del sudeste asiático se mostraron algo más positivas gracias a un repunte del gasto doméstico.

Las preocupaciones por la demanda global están afectando los motores exportadores de Asia. Los sectores automotores, de tecnología y navieros fueron los menos optimistas de todo el sondeo. En contraste, los sectores más expuestos al crecimiento interno fueron mucho más positivos.

El índice Thomson Reuters/INSEAD cayó a 62 en el tercer trimestre desde una lectura de 69 alcanzada en el segundo trimestre. Una lectura superior a 50 indica que el panorama general es positivo, mientras que una bajo ese umbral denota pesimismo.

Los resultados reflejan las amplias tendencias económicas de la región, donde el crecimiento del sudeste de Asia está resistiendo de mucho mejor forma que en otros países, de la mano de un repunte en el consumo interno.

En China, donde las exportaciones apoyan cerca de 200 millones de empleos, se espera que el crecimiento económico se desacelere este año a su ritmo más lento desde 1999. "Países como Filipinas, Indonesia y Malasia generalmente han visto mejoras en sus proyecciones del PIB, lo cual contrasta con el resto del mundo", dijo Gary Dugan, presidente de inversiones de Asia y Oriente Medio en el banco privado Coutts.

El sondeo se realizó entre 200 grandes compañías de Asia pacífico en 11 economías y se recopilaron 97 respuestas.

Indonesia y Filipinas registraron los puntajes más altos del sondeo, seguidas por Malasia y Singapur.

En cambio, China registró el nivel más débil de confianza desde que comenzó a realizarse el sondeo en el 2009. Las compañías chinas alcanzaron una lectura de 50 frente al 55 visto en el segundo trimestre, en el medio entre el pesimismo y el optimismo.

El panorama exportador de China es delicado y la demanda externa en los próximos meses sería más débil que en los primeros ocho meses del año, dijo el miércoles el portavoz del Ministerio de Comercio.

Las empresas del sudeste asiático, una región que alberga a cerca de 600 millones de personas, se están beneficiando de un incremento en la inversión extranjera y del gasto público de unos gobiernos con posiciones fiscales mucho más sólidas que sus pares de Occidente. Eso ha impulsado el consumo por parte de una creciente clase media.

Sin embargo, los riesgos permanecen. La incertidumbre económica global fue el factor clave citado por 54 de los 97 consultados, seguida de lejos por la opción "otros riesgos".

Los empresarios japoneses fueron los menos optimistas desde el cuarto trimestre del año pasado. Unas 17 compañías reportaron un panorama neutro, dos uno negativo y una una perspectiva positiva.

En cambio, las firmas indias fueron más optimistas que en el sondeo previo. La confianza podría haber recibido un nuevo impulso la semana pasada con el anuncio de una serie de reformas del Gobierno para revivir el crecimiento de la tercera mayor economía asiática.                                                               

Reuters
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?