| 11/3/2014 9:30:00 AM

¿Impuesto al internet?

Como consecuencia de la masiva utilización de este servicio, un país consideró oportuno crear un tributo por la utilización de la herramienta.

Si bien es cierto que los Gobiernos del mundo están virando su atención a la utilización del internet y la regulación necesaria para el acceso y alcance de esta herramienta, otros ya empiezan a contemplar la posibilidad de crear impuestos por el uso de la red.

Este es el caso del Gobierno de Hungría al que se le ocurrió cobrar un impuesto general, sin diferenciar la clase de uso que cada individuo le diera a la red.

Pese a que la iniciativa catalogada por los contribuyentes como "estúpida y excesiva", ya estaba en discusión de las autoridades competentes, la decisión tuvo que dar vuelta atrás por las masivas protestas callejeras y reclamos de sus ciudadanos, que consideraban absurdo la implementación del impuesto.

Si bien el fenómeno sucedió a miles de kilómetros del país, en Colombia se están desarrollando estrategias entre los organismos del Estado para controlar y regular los alcances del uso de internet.
Mientras tanto, el Gobierno de Hungría justificaba su determinación como una alternativa para poder aumentar su base grabable y así lograr mayores ingresos para su país.

Vale la pena señalar que este intento por grabar el uso de internet es el primero de su clase a nivel mundial. Algunas reconocidas empresas en el mundo, apoyaron las manifestaciones de los usuarios y a través de comunicaciones, afirmaron que esperan que la iniciativa no tenga replica en otros Gobiernos AFANOSOS de aumentar sus ingresos a cualquier precio.

Mientras tanto en nuestro país ya se adelantan reuniones y estudios por parte del Congreso, el Ejecutivo encargados de temas regulatorios para constituir el primer marco legislativo para la red en Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?