| 8/26/2014 7:30:00 AM

Canal de Panamá duplicará sus ingresos en 10 años

Unos 35 buques pasan a diario por el istmo, dejándole al país centroamericano ingresos diarios de unos US$6 millones. En entrevista exclusiva con Dinero.com. Jorge Quijano, administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), reveló detalles de qué vendrá después de su ampliación.

¿Por qué se sometió a votación de los panameños si se ampliaba o no el canal?
Era un requisito de la Ley que cualquier ampliación relacionada con un tercer juego de esclusas tenía que ir a un referéndum nacional y así se hizo el 22 de octubre del año 2006. Los resultados fueron el 77% a favor y la diferencia en contra. Por la magnitud de la obra, que representa prácticamente 3 quintas partes de lo que es la inversión de toda la ampliación, se requería la aprobación del pueblo.

¿Cómo se financia la ampliación del Canal de Panamá?
Adquirimos préstamos por US$2.300 millones de las multilaterales: Japan Bank for International Corporation, International Finance Corporation (IFC) del Banco Mundial, del Banco Interamericano de Desarrollo, la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Banco Europeo de Inversión. Esos cinco aportaron US$2.300 millones en diferentes montos y con condiciones iguales, excepto los intereses que eran diferentes en cada uno de ellos. El resto de los US$5.300 millones, que es el costo total, lo está pagando de sus ingresos el Canal, esto es como un 55%.

Aunque todavía no está terminada la obra, ¿contemplan una nueva ampliación en el largo plazo?
Nosotros todavía tenemos un año y medio por delante para terminar esta ampliación, pero como siempre, estamos viendo hacia el futuro qué necesidades nos dicta la demanda. En octubre empezaremos a estudiar la demanda y la soluciones técnicas que pudieran atender una demanda creciente, no solamente en toneladas, sino también del tipo de buque que viene y cuál es la tendencia en tamaño a futuro. Esto se tomaría en cuenta para el diseño del cuarto juego de esclusas que, definitivamente, sería la próxima ampliación y que pudiera estarse viendo en unos 5 años.

¿Cuánto vale pasar por el canal?
Nosotros tenemos buques que pagan hasta US$480.000 dólares por pasar por el Canal, ese es el máximo que ha pagado un buque de pasajeros. Tenemos buques portacontenedores que pagan desde US$10.000 hasta también casi US$400.000 por un paso dependiendo de la embarcación. Así que hay una gran variedad de peajes. Por ejemplo, un yate puede estar pagando apenas US$3.500 dólares pero no es lo normal, nosotros no manejamos tantos yates.

Cuando ya se esté usando el nuevo juego de esclusas ¿se van a incrementar las tarifas que pagan los usuarios o se van a mantener?
Nosotros le estamos ofreciendo al mundo un nuevo producto: un canal con una ampliación que le permite tener unos buques más grandes. Nuestras tarifas van a ser competitivas porque de lo contrario podríamos estar enviando a otra ruta a nuestros clientes, recordemos que el Canal de Panamá no tiene monopolio, ya hemos visto que estos últimos años, al no tener todavía listo el tercer juego de esclusas, el Canal ha visto, en algunos segmentos, una fuga de algunos servicios que pasaban por acá y se han ido a Suez, por ejemplo, lo que ha mermado un poco los ingresos potenciales que si estuviera la ampliación terminada.

¿Cuándo se conocerán las nuevas tarifas?
Calculo yo que en los próximos 5 a 6 meses debemos estar viendo lo que pudieran ser las nuevas tarifas del Canal de Panamá a futuro, donde se va a ver claramente que son tarifas competitivas que están hechas con el propósito de atraer más volumen usando el nuevo tercer juego de esclusas que permite pasar buques más grandes.

¿Cuánto esperan ustedes que aumente el flujo de barcos con la ampliación?
Lo que esperamos en los primeros años no es que aumente el flujo de barcos y es más, posiblemente, pase todo lo contrario porque al reempacar la carga en buques más grandes, puede que baje el número de buques, pero va a subir es el tonelaje. Hoy por hoy manejamos alrededor de unas 320 millones de toneladas y para el año 2025 debemos estar alrededor de unas 510 millones de toneladas, asumiendo que hay un crecimiento relativamente lento de las economías que pasan sus cargas a través del Canal.

¿Cuánto subirán los ingresos con la ampliación?
Para el 2025 nosotros esperaríamos estar muy cerca a los US$4.000 millones en ingresos comparados con los US$2.400 millones que tenemos en este momento.

¿Cuáles son las implicaciones y el impacto que tiene este Canal para la geopolítica de la región?
Una parte muy importante de nuestra clientela es justamente Latinoamérica. Nosotros esperamos que con la ampliación cada día haya más dependencia por parte de las economías alrededor del Canal como Colombia, Chile, Ecuador, Perú, Venezuela, la parte norte de Brasil y todo Centroamérica van a ser clientes importantes que vamos a atender. La ampliación del Canal va a favorecer muchísimo el desempeño de las economías de estos países aledaños al Canal, dado que le ofrece una oportunidad de colocar sus mercancías en buques de mayor envergadura y llevarlos de una manera más económica a los mercados tanto de Estados Unidos, como de Europa.

El 6% del comercio mundial pasa actualmente por el Canal de Panamá, cuando termine la ampliación ¿a cuánto va aumentar ese porcentaje?
Nosotros no lo vemos de esa manera, porque, en verdad, el Canal no atiende a todo el mundo. Si se compara con todo el movimiento de petróleo que se da desde el Golfo Pérsico hacia Europa, los Estados Unidos y Asia, lo que pasa a través de nosotros es muy pequeño. En la medida en que van creciendo las economías, los porcentajes más o menos son iguales. Nosotros lo que esperamos es mantener el mismo porcentaje, pero con mayor tonelaje, o sea, a futuro lo que vemos es que vamos a mantener nuestra posición en cuanto a la participación en el mercado, pero con unas economías de escala importantes que nos van a representar mejores ingresos, así no haya crecido el porcentaje.

¿Qué nueva carga se podrá transportar con la ampliación?
Estamos viendo es una participación bien importante de un nuevo producto que se llama el gas de esquisto que está saliendo del Golfo de México y que es un nuevo producto que no se maneja actualmente. Esta carga nueva nos va a ayudar a llegar a esos niveles de tonelaje de 500 millones de toneladas en los próximos 10 años. También vemos otros productos, como el de granos y carbón, que se ponen más interesantes para el Canal en la medida en que podemos ofrecer que un buque de mayor tamaño pueda pasar por el Canal.

¿Cuánto tiempo va ahorrarse un buque grande al pasar por el Canal?
Para nosotros es vital reconocer que sí tenemos competencia y que cuando tengamos la ampliación, un buque que hoy día está llevando la mercancía por el Canal de Suez, por ejemplo, al abrirle la posibilidad de pasar por acá estamos recortando unos cuatro días de viaje que representa un ahorro importante no solo en combustible, sino también menos inventario de lo que llevan a bordo, cuatro días de seguros y menos de contaminación al aire por las emisiones. Esas son las diferencias que al final cuando comparamos, el Canal está en posición de ofrecer la mejor alternativa.

¿Qué opina sobre la posibilidad de que Nicaragua tenga su propio canal?
Primero hay que ver que lo hagan. Yo pienso que como lo han planteado, como una inversión, no hay formas de que eso se pague ¿por qué? porque están compitiendo con una demanda que no es significativa como para ameritar dos canales a través del istmo centroamericano. Aquí no hay cabida para dos canales. Si lo van a hacer, van a competir contra un Canal de Panamá que está mucho más al centro de las Américas y que es mucho más competitivo, porque nosotros ya hicimos la inversión inicial y ahora estamos invirtiendo simplemente en modificaciones o mejoras adicionales. Es muy difícil que Nicaragua pueda salir y poner una tarifa que pueda competir contra nosotros que no tiene el peso de una inversión inicial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?