| 6/13/2011 9:00:00 AM

Humala considera indultar a Fujimori "por razones humanitarias"

El presidente electo de Perú, Ollanta Humala, aseguró que podría indultar al ex presidente Alberto Fujimori por razones humanitarias si su estado de salud se deteriora de manera irreversible.

"Nadie tiene por qué morir en la cárcel, salvo los que tienen cadena perpetua por haber abusado de los menores de edad", dijo Humala en una entrevista publicada por el diario El Comercio, de Lima.

Fujimori, de 73 años, está internado desde el jueves en un hospital de la capital peruana con una herida sangrante en la lengua, informó su médico, Alejandro Aguinaga.

Según Aguinaga, quien también es congresista elegido en las fila del partido de Fujimori, el ex mandatario ha perdido 15 kilos de peso.

"Su estado de salud es complicado porque presenta una serie de patologías relacionadas a problemas circulatorios y a las lesiones en la boca, que han requerido intervención quirúrgica en cuatro ocasiones", explicó Aguinaga.

La posibilidad del indulto presidencial ha sido planteada al actual presidente, Alan García, por sus propia bancada parlamentaria del APRA, aunque no ha aclarado si tomará alguna decisión antes que deje el poder a finales de julio.

A comienzos de este año, García aseguró que "no estaba considerándolo".

También durante la campaña presidencial se especuló que su hija, Keiko Fujimori, lo indultaría de llegar a la presidencia.

Ella, sin embargo, siempre lo negó.

Según Danny Aeberhard de la BBC, estas declaraciones de Humala parecen buscar una reconciliación, luego de una intensa disputa durante la campaña electoral.

De acuerdo con las leyes peruanas, Alberto Fujimori sólo podría ser perdonado por razones de salud.

Fujimori cumple una condena de prisión de 25 años por corrupción y violación de derechos humanos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?