| 6/1/1993 12:00:00 AM

Historia de dos países

ACABA DE conocerse un estudio que realizó Fiducoldex sobre los sectores de la producción y las principales empresas de Colombia y Venezuela. Del análisis comparativo quedó un resultado muy interesante: Que muchas de las compañías de uno y otro lado son similares, y que así como hay sectores de diferente grado de desarrollo, es más lo que nos iguala que lo que nos separa en el mercado binacional de 52 millones de consumidores.

La comparación de las 50 primeras empresas de lado y lado, según mayores volúmenes de ventas a diciembre de 1991, arrojó un empate. En un ranking de 100 quedan 50 venezolanas, 49 colombianas y sólo una mixta (Monómeros Colombo Venezolanos). La primera es de lejos Pdvsa (petróleos), seguida por C.V.G (siderúrgica)., y en el tercer y cuarto lugar están Ecopetrol y el Fondo Nacional del Café. Muchas de las cifras que se presentan en los niveles de ingresos son muy similares: las cerveceras de Bavaria de Colombia y Polar cerveza (puestos 9 y 10); GM Colmotores de Colombia y General Motors de Venezuela (puestos 26 y 27); Sudamtex y Coltejer (puestos 37 y 40); Nestlé de Venezuela y de Colombia (puestos 76 y 77), son algunos de esos ejemplos.

Una muestra comparativa de los sectores manufactureros de los dos países arrojó un total de 7.586 empresas industriales en Colombia con 492.672 empleados, frente a 9.949 compañías con 469.593 trabajadores en Venezuela. Si se toma el sector de bienes intermedios, en Colombia existen 1.985 empresas con 157.585 empleados, frente a 1.816 empresas con 163.189 trabajadores en Venezuela.

Las diferencias son tan sutiles en la mayor parte de los casos, que la comparación final de la producción por sectores en la muestra manufacturera binacional deja boquiabierto a más de uno: Colombia produce US$ 18.102 millones, mientras que Venezuela produce US$ 17.640 millones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?