| 5/9/2011 6:00:00 PM

Grecia necesitará más ayuda: ¿fracasó el rescate?

Un año después de haber otorgado a Grecia un rescate financiero por valor de US$158 mil millones, la Unión Europea está considerando ayuda adicional para este país, tras admitir públicamente que Atenas requiere otra inyección de recursos.

De esa manera, la Unión Europea admitió lo que desde hace tiempo era un secreto a voces entre analistas de mercados: que Grecia no estará en condiciones de captar recursos en los mercados internacionales a inicios del 2012 y que por tanto habrá que sacarle nuevamente los pies del barro.

 

El plan de rescate otorgado el año pasado estipula que en 2012 Grecia debe captar en los mercados la mitad de los recursos que necesita y el 100% para el 2013, pero desde hace meses algunos analistas vienen advirtiendo que eso es improbable.

"Creemos que Grecia sí necesita un nuevo programa de ajuste", dijo Jean Claude Juncker, jefe del organismo que reúne a los ministros de finanzas de la eurozona, en tanto que George Osborne, el Secretario del Tesoro del Reino Unido destacó que era "inevitable" el otorgamiento de más ayuda.

Este hecho, parece dar más argumentos a quienes piensan que los programas de rescate no están dando los resultados esperados y que al final la reestructuración o default (cesación de pagos) es lo más viable para los llamados PIGS, Portugal, Irlanda, Grecia y España.

 

¿Fracaso el rescate?

 

Uno de los objetivos principales del paquete de rescate a Grecia era mandar una señal inequívoca a los mercados dirigida a impedir el contagio de la crisis griega a otros países de la eurozona.

Pero en menos de un año, la crisis financiera se llevó a dos nuevas víctimas: Irlanda y posteriormente Portugal, y muchos analistas temen que la cosa no se pare ahí.

El año pasado, el economista británico Anthony Hilton señalaba que los paquetes de ayuda no hacían más que retrasar lo inevitable, la reestructuración de la deuda, que según él era el mejor camino para países como Grecia e Irlanda.

Y las recientes noticias parecen darle la razón a quienes, como él, dudan de la efectividad de los programas de ayuda.

Federico Steinberg, del Real Instituto Elcano de Madrid, señala que hablar de un fracaso de los programa de ajustes es quizás exagerado, pero admite que "no han dado los resultados esperados en términos de calmar los mercados".

"Yo no diría que eso es resultado solamente de cómo se implementó el paquete de rescate, sino de que la Unión Europea no ha querido, por presiones de Alemania, tomar algunas medidas que sí hubieran calmado los mercados como que el Fondo de Rescate fuera más grande, que se emitieran eurobonos, que eso sí hubiera calmado", dijo Steinberg.

El economista señala que lo que están interpretando los mercados es que en algún momento se va a producir un default o reestructuración, pero "el tema de cuándo se produce es muy importante".

Y esto nos lleva a otro de los objetivos de los programas de rescate: ganar tiempo, entre otras cosas para disminuir el impacto que una cesación de pagos podría tener en la eurozona en general y en los acreedores, la mayoría de ellos alemanes, británicos y franceses.

¿Default?

Sin embargo, otra cosa es si el rescate ha sido suficiente para mejorar la situación financiera de Grecia.

El debate entre los economistas es si esto es resultado de que Grecia no ha aplicado un ajuste fiscal como el que debía o sí simplemente el país nunca estuvo en condiciones de solventar su deuda.

En cualquier caso, a un año del rescate la situación del país continúa siendo crítica. Este lunes, la agencia de riesgo Standard & Poor bajó nuevamente la calificación de la deuda soberana de este país por temor a que una reestructuración de su deuda sea cada vez más probable.

 

La revista británica The Economist resaltaba en días pasados que "el debate en Europa está pasando de cómo evitar una reestructuración de la deuda griega a cómo llevarlo a cabo".

Según The Economist, una reestructuración es inevitable y resalta que aún el ministro de finanzas de Alemania, Wolfgang Schauble parece estar abierto a esta idea.

Sin embargo, Grecia ha negado que esté contemplando una reestructuración, en tanto que la Unión Europea ha insistido en que esta opción no está sobre la mesa, como lo confirmó este fin de semana Jean Claude Juncker.

Para Federico Steinberg es muy probable que sí se produzca una reestructuración después del 2013 y descartó que se produzca un default unilateral similar al que implementó Argentina en 2001.

"Posiblemente después del 2013 sí que habrá, pero se intentará que sea lo más ordenada posible, cambiar los vencimientos de la deuda, modificar el tipo de interés, no a la Argentina 2001."

Algunos analistas han señalado que una negociación similar a la que realizó Uruguay en 2003 -que pidió a los acreedores una restructuración voluntaria que extendió el plazo de pago- es lo más viable para Grecia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?