| 5/17/2012 10:00:00 AM

Grecia y España perturban mercados y multiplican las dudas en Europa

El compás de espera en Grecia hasta las elecciones legislativas de junio y las señales financieras preocupantes que envía España, cuyo gobierno intenta evitar un plan de rescate internacional, provocaban este jueves nerviosismo en los mercados e incertidumbre en la zona euro.

Las señales más preocupantes proceden de España, que ofialmente confirmó su entrada en recesión al contraerse el Producto Interno Bruto (PIB) un 0,3% en el primer trimestre.

Pero es la salud del sistema bancario de la cuarta economía de la zona euro la que genera las mayores dudas y recelos en los inversores por su verdadera exposición a los activos dudosos en el sector inmobiliario.

La prima de riesgo -diferencial que paga con respecto al bono alemán a diez años- barómetro infalible de la confianza de los mercados en la economía del país- se situaba en los 493 puntos, tras caer la víspera a 480 puntos desde el pico de 507 puntos registrado durante la jornada.

Eso hace que rendimiento del bono a diez años se sitúe en 6,319%, en contraste con el 1,463% que paga el alemán, lo que a largo plazo hace insostenible el pago de la deuda.

No obstante, el Tesoro español colocó el jueves 2.494 millones de euros en deuda a tres y cuatro años, rozando el máximo previsto para esta emisión, pero pagando intereses en muy fuerte alza.

En este contexto, las Bolsas europeas también operaban en rojo. Hacia las 11h33 GMT París perdía 1,34%, Londres 1,13%, Fráncfort 0,68%, Milán 2,55% y Madrid 1,74%.

El banco Bankia, cuarta entidad bancaria de España lideraba las pérdidas del parqué madrileño, donde llegó a caer 27,49%, antes de limitar un poco las pérdidas para valer 1,364 euros, menos de un tercio del precio fijado (3,75 euros) cuando salió a bolsa el pasado 20 de julio.

El diario español El Mundo afirmaba el jueves que los clientes de Bankia, inquietos por este rescate, retiraron más de 1.000 millones de euros de sus cuentas en los últimos días.

Este banco carga con una losa de 31.800 millones de euros (unos 40.400 millones de dólares) en activos inmobiliarios problemáticos entre créditos de dudoso reembolso y edificios o terrenos confiscados en un mercado devaluado tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008.

Según la prensa española, la agencia de calificación Moody's tiene previsto rebajar de nuevo la nota de solvencia de los principales bancos españoles, después de habérsela revisado a la baja a los italianos esta semana.

En este contexto, el gobierno español firmó un crédito sindicado de 30.000 millones de euros con 27 entidades bancarias para ayudar a localidades y comunidades autónomas al pago de proveedores, y que supondrá una importante inyección de liquidez para la economía real.

Pero el balón de oxígeno en las políticas de austeridad impuestas por Alemania para los países excesivamente endeudados como Grecia, Portugal, Irlanda (asistidos financieramente por la comunidad internacional) Italia o España puede proceder de Francia, donde su flamante ministro de Economía, Pierre Moscovici, advirtió este jueves que su país no ratificará el pacto fiscal europeo si no incluye medidas que impulsen el crecimiento.

"Lo que se dijo claramente es que el tratado no sería ratificado tal como está y que habría que completarlo con medidas para el crecimiento, con una estrategia de crecimiento", dijo Moscovici en una entrevista a la televisión BFMTV.

Desde Londres, el primer minitro británico, David Cameron, lanzó una nueva advertencia el jueves sobre el futuro de la zona euro que se encuentra al "borde del abismo", antes de instar a los dirigentes a ponerse de acuerdo ya que la supervivencia de la moneda única está en "juego".

Cameron tiene previsto participar en la tarde de este jueves en una vídeo conferencia con los dirigentes francés, François Hollande, la jefa del gobierno alemán Angela Merkel, el italiano Mario Monti, y las autoridades comunitarias para analizar la situación de la zona euro y el próxima cumbre del G8.

El próximo día 23, el presidente de la Unión Europea (UE), Herman Van Rompuy, ha convocado a los mandatarios de UE a reunirse informalemente en torno a una cena a Bruselas.

Mientras en Grecia, el presidente interino nombró a un nuevo gobierno de transición para organizar las elecciones del 17 de junio. El Parlamento surgido de las elecciones del 6 de mayo, sin mayoría, se reúne este jueves por primera vez, pero será disuelto el viernes para permitir el plazo de un mes previsto por la Constitución antes de celebrar los nuevos comicios legislativos.


Afp
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?