| 3/8/2012 4:20:00 PM

Grecia casi termina reestructuración de su deuda soberana

Están cerca de concluir la mayor quita de deuda soberana de la historia, ya que todo indica que la gran mayoría de los inversores privados se han acogido al canje de bonos que en la práctica supone una condonación de 107.000 millones de euros.

Ya se cerró el plazo de inscripción en el registro de participación de la quita de la deuda griega con el gobierno de Atenas seguro de haber logrado al menos el 66,7% necesario para sacar adelante el plan, requisito para que la UE apruebe el nuevo crédito de 130.000 millones que evite la bancarrota del país.

A falta de los datos de oficiales, que serán publicados a las 6.00 GMT del viernes, los medios griegos hablaban de una participación de al menos el 80 %, suficiente para proceder a la quita e incluso para forzar a los acreedores reacios a someterse a ella a través de las llamadas Cláusulas de Acción Colectiva (CAC). "El proceso va bastante bien", aseguró a EFE un asesor del primer ministro Lukás Papadimos que prefirió permanecer en el anonimato.

Según el portal informativo In.gr, que cita una fuente del registro electrónico, los poseedores de 143.000 millones de euros de deuda griega se habían inscrito en el registro al mediodía de hoy.

Esa cantidad supone el 80,79 % de los 177.000 millones de euros en deuda bajo soberanía griega (el resto está inscrito bajo ley británica y otras leyes fuera de Grecia) y el 70 % del total de deuda a reestructurar (206.000 millones). "Soy optimista respecto al hecho de que podemos lograr un acuerdo en las próximas horas", dijo en Río de Janeiro Charles Dallara, uno de los directores del Instituto Internacional de Finanzas (IIF), que representa a los intereses de la banca y cuyos socios se han sumado en masa a la quita.

Según Dallara, el nivel de participación podría alcanzar el 90 %.

El optimismo por la buena marcha de la quita se dejó sentir también por las ganancias en las principales bolsas europeas, que en el caso de la de Atenas supuso un alza del 3,18 %.

La quita, oficialmente llamada PSI (Participación del Sector Privado) es parte del plan del Eurogrupo y el FMI para reducir el nivel de la deuda griega del país desde el actual 165 % del PIB a un más sostenible 120,5 % en 2020.

La reestructuración de esa enorme deuda significará la condonación de unos 107.000 millones de euros a través de un canje de los bonos actuales por otros depreciados algo más de la mitad de su valor.

"Grecia, con el apoyo de sus socios europeos, ha desarrollado un contexto apropiado, con grandes incentivos para el canje de bonos. Por ello espero la máxima participación, que será muy importante para la recuperación de nuestra economía", dijo el primer ministro griego en un discurso antes del inicio del Consejo de Ministros extraordinario de hoy.

Se refería al hecho de que buena parte del nuevo préstamo de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) por valor de 130.000 millones -condicionado a que se produzca la quita- servirá precisamente para financiar la PSI a través de incentivos y recapitalizaciones bancarias. "La PSI es el tercer gran paso en la aprobación del nuevo acuerdo de crédito. El primero fue la adopción del programa económico de Grecia, el segundo fue la adopción de la PSI, el tercero es completar la PSI hoy y el cuarto es la aprobación final del paquete financiero", explicó Papadimos.

Pero para que se pueda ejecutar la quita es necesario que lo acepten los tenedores privados del 66,7 % de la deuda griega, un número que, aparentemente, Grecia ha superado con creces.

Para activar las CAC se necesita el visto bueno de los tenedores del 75 % de deuda.

Esta operación implica el riesgo de que sea interpretada como un impago efectivo por parte de las agencias de calificación de riesgo, algo que activaría los seguros CDS que diversos inversores contrataron para proteger sus bonos ante un posible impago griego.

De hecho, hoy la Asociación Internacional de Permutas y Derivados (ISDA) informó en un comunicado de que está preparada "por razones de precaución" para decretar un eventual impago griego en caso de que Grecia utilice las CAC.

Su uso o no será decidido mañana viernes en una teleconferencia con el resto de socios del Eurogrupo a las 15.00 GMT.

Si la participación finalmente supera el 90 % se cree que el gobierno podría no hacer uso de los CACS, ya que sería suficiente para borrar de sus cuentas unos 100.000 millones de euros en deuda, el principal objetivo del Ejecutivo que lidera Papadimos.


EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?