| 12/30/2011 8:30:00 AM

Gobierno español lanza primeras medidas de austeridad

El Gobierno de centroderecha español anunciará el viernes medidas de austeridad fiscal valuadas en miles de millones de euros, utilizando los primeros decretos desde que llegó al poder en las elecciones de noviembre para dar al país un anticipo de los duros ajustes que están por venir.

El presidente del Gobierno conservador, Mariano Rajoy, ha prometido sacar adelante a la maltrecha economía española cumpliendo con duros objetivos de recorte de déficit público, al mismo tiempo que reforma un mercado laboral ineficaz y evita que el país caiga en una prolongada recesión.

Pero dado que solo ha dispuesto de una semana para revisar las cuentas dejadas por los socialistas y que aún se tiene que elaborar el presupuesto del 2012, las medidas que se anunciarán tras la reunión del Consejo de Ministros serán tan solo el inicio de un penoso camino por recorrer.

"Estoy seguro que veremos recortes. No espero mucho detalle, porque no hay tiempo, ni tienen las cuentas, ni tiene su equipo de colaboradores para mirarlas y la mitad de los cargos están sin nombrar aún. Van a querer mandar el mensaje de que van a recortar", dijo Pablo Vázquez, economista jefe del centro de estudios Fedea en Madrid.

Los ministerios de Economía y Hacienda negaron informes publicados durante la semana de que el viernes se iban a anunciar recortes por 4.000 millones de euros (5.180 millones de dólares).

España ha estado sometida a un intenso escrutinio de los mercados respecto a su capacidad para controlar las finanzas públicas y Madrid ha sufrido que sus primas de riesgo se dispararan a máximos históricos por un efecto contagio de los temores después de que Grecia tuviera que solicitar un rescate internacional en mayo del 2010.

Los socialistas redujeron el déficit presupuestario desde un 11,2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2009 a un 6,5 por ciento previsto para este año, pero Rajoy debe tomar el relevo y disminuir aún más el déficit a un 4,4 por ciento en el 2012.

Para conseguirlo, el Gobierno necesita ahorrar unos 20.000 millones de euros, pero sin saber con exactitud el estado de las cuentas públicas hasta que las 17 regiones autónomas presenten sus propios balances, cuyas cifras no se sabrán hasta finales de marzo.

CONGELACION SALARIO MINIMO

Rajoy dijo en el Congreso la semana pasada que el viernes decretaría la ampliación del presupuesto del 2011 hasta el 31 de marzo y que aprobaría un paquete de medidas urgentes de recortes para el primer trimestre. También dijo que el techo del gasto para el 2012 se fijaría a lo largo de enero.

La congelación de los contratos en la mayoría del sector público y del salario mínimo interprofesional (SMI), el primer crecimiento nulo desde que se instituyó hace 30 años, son los únicos detalles de los recortes que se conocen hasta ahora. Y Rajoy dijo que el único gasto que subiría sería el de las pensiones, con un alza vinculada a la inflación.

El Gobierno también puede desvelar el viernes algunos detalles de una ley, que no se aprobará hasta enero, para llevar a cabo una reforma constitucional pactada previamente sobre disciplina fiscal.

Rajoy se enfrenta a un difícil acto de equilibrio, pero dispone de un mandato sólido gracias a su mayoría absoluta en el Parlamento.

Por un lado, necesita reducir el déficit con dramáticos recortes, pero por otro debe aumentar la competitividad y recuperar una economía estancada. También ha propuesto algunas exenciones fiscales para las empresas.

Los salarios españoles han aumentado considerablemente en los últimos años -un 20,8 por ciento entre 2003-2008 en comparación con solo el 9,7 por ciento en Alemania, según datos del instituto de empresa IESE- lo que ha hecho perder la ventaja competitiva a su fuerza laboral.

El colapso del mercado inmobiliario tras la crisis de crédito mundial del 2007 y la pérdida de confianza de los consumidores ha socavado los pilares económicos de la construcción y los servicios, dejando a España con problemas para crecer desde que salió de la recesión en el 2010.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, dijo esta semana que esperaba un débil comienzo del 2012 y muchos economistas creen que España ya ha entrado en una recesión que podría prolongarse por varios trimestres.

Mientras tanto, la percepción de que los líderes europeos han fracasado a la hora de crear un respaldo creíble contra la crisis de la deuda en la zona euro ha colocado a economías periféricas como España en el centro de atención y eso significa que Rajoy necesita demostrar que tiene un control firme de las riendas de la economía.

Muchos españoles están listos para más recortes, con aproximadamente el 49 por ciento que comprende la necesidad de más sacrificios para salir de la crisis, según una encuesta publicada recientemente por el diario El País.

"La mayoría de los españoles sabe que va a ser duro y no hay por qué andarse con rodeos. Creo que Rajoy piensa en el conjunto de España para aplicar su programa y eso es efectivo, y eso puede significar cierta moderación en los recortes, pero no significa dorar la píldora", dijo David Bach, analista político de la escuela de negocios IE en Madrid.

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?