| 11/11/2013 12:00:00 AM

Ecuador, afectado por Colombia

La fuga en un oleoducto colombiano mantiene afectada las riberas ecuatorianas un uno de los ríos fronterizos.

Una fuga de crudo en el Oleoducto Transandino de Colombia (OTA) ha afectado sectores de la ribera ecuatoriana del río San Miguel, que sirve de frontera entre los dos países, informó hoy el Ministerio de Ambiente en Quito.

Esa cartera indicó en un comunicado que se han constatado afectaciones en la zona de General Farfán y Puerto Nuevo, situadas a orillas del San Miguel, en la provincia amazónica de Sucumbíos, fronteriza con el departamento colombiano de Putumayo.

El Ministerio señaló que vigila el "cumplimiento de las acciones que se están tomando para remediar y compensar los daños ambientales, según la normativa colombiana y protocolos internacionales".

Informaciones de prensa en Ecuador señalan que el pasado jueves se habría producido la fuga de petróleo en el OTA (de la empresa estatal colombiana Ecopetrol) en el sector de La Balastera, a unos cinco kilómetros del puente internacional sobre el río San Miguel.

Según un informe del Ministerio, en algunos sectores de General Farfán la mancha de crudo se observa únicamente en el lado colombiano, debido a que en ese sitio el río es más profundo y la mayor velocidad del agua no permite que el hidrocarburo fluya hacia lado ecuatoriano.

Sin embargo, desde ese punto, aguas abajo, la presencia constante de meandros ha facilitado que el crudo contamine las dos orillas del río San Miguel.

El Ministerio de Ambiente precisó que efectuará una nueva inspección en la zona para verificar el "cumplimiento de los Planes de Contingencia, Reparación y Compensación que deberá aplicar la petrolera colombiana Ecopetrol".

EFE//D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?