| 3/24/2010 3:35:00 PM

Fitch rebaja calificación a Portugal y euro se desploma

Portugal sufrió el miércoles una rebaja en la calificación de su deuda, agravando los problemas en el conjunto de la zona euro, donde sus líderes aún no consiguen ponerse de acuerdo sobre cómo ayudar a Grecia a superar su crisis financiera.

El recorte en la calificación de Portugal decidido por la agencia Fitch arrastró al euro a un mínimo de 10 meses y sirvió como un recordatorio del riesgo de un contagio de los problemas de Atenas a los miembros de la zona euro con elevados niveles de deuda.

Diplomáticos señalaron que Francia y Alemania, fundadores del euro, están negociando intensamente las condiciones para un mecanismo de ayuda como último recurso para Grecia, en el cual Berlín pide que el Fondo Monetario Internacional tenga un rol central.

El comisario europeo de asuntos económicos y monetarios, Olli Rehn, dijo que Grecia está en camino de lograr el objetivo de reducir su déficit fiscal en 4 puntos porcentuales este año, tras las medidas aprobadas por el Parlamento del país este mes.

Sin embargo, advirtió en una conferencia de prensa que tanto Grecia como la zona euro no están a salvo todavía de la crisis.

"Por lo tanto, la comisión (europea) alienta a los miembros de la zona euro a tomar una decisión política sobre un mecanismo que asegure la estabilidad financiera en la zona euro en su conjunto", afirmó.

Un funcionario del Gobierno alemán dijo que no esperaba que se tomara alguna decisión sobre un paquete de ayuda a Grecia en el encuentro que el jueves sostendrán los líderes europeos en Bruselas, pero señaló que la idea de un rescate con participación del FMI estaba creciendo entre los Gobiernos de la UE.

La canciller alemana Angela Merkel, que enfrenta una dura oposición en su país a cualquier intento de rescate a Grecia, insiste en que para respaldar un paquete de ayuda, las reglas de la UE deben ser modificadas para establecer sanciones más duras a los miembros que transgredan las leyes sobre el déficit fiscal, dijeron funcionarios alemanes.

Diplomáticos europeos han señalado que la meta es cerrar un acuerdo político antes de la reunión formal de los 27 líderes de la UE, lo que posiblemente podría suceder en una reunión separada que reúna a los 16 países de la zona euro.

"Estamos avanzando hacia una solución, pero es difícil", dijo un diplomático. "Todos podemos ver los riesgos si no hay un acuerdo", agregó.

Un portavoz del Gobierno griego sostuvo que las negociaciones para un plan de ayuda europeo estaban en marcha y que todas las opciones estaban sobre la mesa.

Atenas no ha pedido formalmente ayuda a sus colegas de la UE, pero considera que establecer un mecanismo de respaldo podría reducir la presión del mercado, abaratando sus costos de endeudamiento para poder refinanciar sus obligaciones por cuenta propia.


La rebaja de la agencia crediticia Fitch Ratings a la calificación de la deuda soberana de Portugal en un escalón a "AA-", debido a la floja evolución presupuestaria del 2009, no fue un cambio dramático; pero sí tuvo un impacto sicológico debido al clima de incertidumbre.

"La rebaja tiene más impacto sobre la crisis de deuda soberana, más que en Portugal hasta ahora", dijo Peter Chatwell, analista de bonos de Credit Agricole en Londres.

Francia abierta al FMI
Tras el informe de Fitch, el euro cayó más de un 1,0 por ciento frente al dólar a 1,3335 dólares, su menor nivel desde comienzos de mayo del 2009.

Las acciones de Portugal también retrocedieron y la prima de riesgo sobre la deuda de Portugal y Grecia frente a los bonos alemanes crecía a medida que el mercado digería el anuncio de Fitch.

Grecia necesita conseguir cerca de 16.000 millones de euros entres el 20 de abril y el 23 de mayo para refinanciar su deuda. Bajo las tasas actuales, el país tendría que ofrecer un rendimiento del 6,5 por ciento para recaudar este dinero, más del doble de los costos de financiamiento para Alemania y Francia.

Pero el funcionario alemán reiteró que cualquier mecanismo de rescate sólo se aplicaría si Atenas es incapaz de obtener financiamiento en el mercado.

Los Gobiernos de la UE esperan que cualquier acuerdo sobre un mecanismo de ayuda sea suficiente para convencer a los mercados de que reduzcan los diferenciales en la deuda de Grecia y de otros países de la periferia de la zona euro.

Por otra parte, los dirigentes socialistas de Europa, incluido el primer ministro griego George Papandreou, presentarán el jueves un plan para la creación de una entidad de préstamos con el apoyo de la zona euro, y que sirva de ayuda a Grecia, dijo una fuente familiarizada con el asunto.

Bajo la propuesta definida por el Partido de Socialistas Europeos, se crearía un fondo que recaudaría dinero en el mercado mediante la emisión de bonos a tasas bajas para después prestarlo a Grecia.

No obstante, el plan tiene pocas posibilidades de ser adoptado, ya que pocos líderes de la UE pertenecen a la izquierda, y Alemania, el líder del bloque, se opone férreamente a la idea de una emisión de deuda colectiva en Europa.

La idea de ayudar a Atenas mediante un plan que involucre al FMI divide a quienes respaldan una mayor integración europea, con la zona euro como centro, de los que se oponen a una unión económica y fiscal más estrecha.

Hasta el momento, Francia ha rechazado cualquier participación del prestamista internacional dentro de la zona euro, argumentando que esto sería una humillación política y sería una señal para los mercados de que la zona es incapaz de resolver sus propios problemas.

Sin embargo, diplomáticos señalaron que París parecía resignada a conceder un rol al FMI, presidido por el antiguo ministro de Finanzas galo, Dominique Strauss-Kahn, como el precio que tiene que pagar para asegurar el respaldo de Alemania a un mecanismo de rescate. 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?