| 2/13/2012 2:05:00 PM

Fitch rebaja la calificación de cuatro bancos españoles

La agencia Fitch rebajó hoy dos escalones la calificación de la deuda a largo plazo del Banco Santander y recortó en un peldaño la solvencia de BBVA, CaixaBank y Bankia, semanas después de degradar la nota de España.

En un comunicado, Fitch informa de esta revisión, que implica que la deuda del Banco Santander pasa de estar calificada con un "sobresaliente bajo" (AA-) a un "notable" (A), bajando escalones e igualando al BBVA, que baja un escalón y pierde su "notable alto" (A+).

A continuación, figura CaixaBank, con un "notable bajo" (A-), y Bankia, que se queda con un aprobado alto (BBB+) y es la única entidad con perspectiva estable, pues para el resto sigue siendo negativa.

La agencia degrada la nota del Santander y la de BBVA hasta igualarlas con la de España, cuya deuda recortó en dos escalones el pasado 27 de enero, y al mismo tiempo rebaja la solvencia de CaixaBank y Bankia.

Argumenta una "estrecha relación" entre los bancos y el riesgo soberano, por eso ni siquiera los dos grandes (Santander y BBVA), con mayor presencia fuera que dentro del país, tienen mejor nota que España. Su idea es que poseen grandes carteras de deuda española, mientras que su rentabilidad y la calidad de sus activos están estrechamente vinculados a la marcha de la economía.

La agencia explica que las franquicias del Santander en Brasil, México o Chile sirven para compensar las cuentas de España y asegura que es, al igual que BBVA, uno de los bancos que está en mejores condiciones para cumplir con los "estrictos" requisitos del Gobierno español. Fitch piensa que este año el PIB español no crecerá y en 2013 lo hará un 1 %, con un índice de desempleo próximo al 23 por ciento.

Respecto al BBVA, también aplaude su diversificación y reconoce que tanto sus filiales en América Latina como en Estados Unidos le ayudan a "mitigar" el efecto negativo de España, aunque subraya que siguen teniendo una nota más baja que la del propio grupo. Por ejemplo, frente al "notable" (A) del grupo, su filial en México, BBVA Bancomer, posee un "notable bajo" (A-) y su franquicia en Estados Unidos, BBVA Compass, un "aprobado alto" (BBB+).

En cuanto a CaixaBank, Fitch señala que su extensa red le da ingresos recurrentes, pero su actividad se centra en España, lo que terminará afectando a su rentabilidad. CaixaBank tiene cerca de 1.800 millones en provisiones genéricas, que Fitch cree le ayudarán a cumplir los requisitos del Gobierno, aunque su perfil de riesgo puede empeorar.

Esta entidad afronta vencimientos de deuda por 2.500 millones en 2012, por lo que la agencia calificadora espera que adopte medidas adicionales de refinanciación. Con Bankia la agencia vuelve a usar el argumento de la debilidad de la economía española y considera que el grupo es "altamente dependiente" de la financiación mayorista, se enfrenta a importantes necesidades de refinanciación en el medio plazo, y su acceso a los mercados de capitales sigue estando difícil.

A diferencia del resto, la perspectiva sobre Bankia es estable y no negativa, porque Fitch cree que recibiría apoyo del Estado si fuera necesario. Por eso sólo recortaría su nota si hace lo mismo con la de España. El Gobierno español anunció a comienzos de febrero que la banca española tendrá que aumentar en 50.000 millones de euros sus provisiones en un año para sanear su riesgo inmobiliario.

EFE


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?