| 11/26/2010 3:25:00 PM

Fiebre de compras en EEUU durante el "Black Friday”

Los compradores estadounidenses están hoy a la caza de precios bajos en las tiendas a pesar de la lluvia y el frío. Las tiendas arrancaron la temporada navideña de ventas con grandes descuentos, horarios extendidos y ventas por internet.

El llamado Viernes Negro “Black Friday” marca el inicio formal de la temporada de ventas más activa del año en Estados Unidos.

En un esfuerzo por atraer al público más temprano, varias cadenas —como Old Navy, Toys R Us y Sears— abrieron el jueves pese al feriado de Acción de Gracias. Toys R Us estaba contando con recibir ingresos extra al permanecer abierta durante 24 horas seguidas, a partir de las 10 pm del jueves.

Patricia López, de 32 años, una recepcionista de Queens, Nueva York, estaba en cola en Toys R Us en Times Square el jueves por la noche. "Pensé: 'bueno, así no tengo que venir mañana''', dijo. Aun así, dijo que planeaba levantarse a las seis de la mañana el viernes para aprovechar más ventas.

Los ávidos compradores hicieron cola en las afueras de una tienda Target en Chicago desde las 10 pm del jueves y para cuando las puertas abrieron a las cuatro de la mañana del viernes la fila tenía casi 600 personas de largo.

En un alentador indicio para las tiendas, muchas personas dijeron que estaban comprando regalos para sí mismos.

Hasta el mediodía del Viernes Negro, un estimado de 15% de las compras eran artículos para el propio comprador, de acuerdo con Marshal Cohen, analista de la compañía de investigación de mercados NPD.

En comparación, el año pasado fue de 9%, mientras que en 2008 cayó a 5%. En buenos tiempos económicos, esas compras alcanzaron 26%.

El mal clima, no obstante, pudiera reducir algo las ventas. Había lluvia en gran parte de la costa este del país y las temperaturas andaban por debajo de cero grados centígrados en partes del centro, de acuerdo con el servicio Meteorológico Nacional.

La buena noticia para el sector minorista es que llega a la temporada con un buen impulso luego de un sólido inicio en noviembre.

Los consumidores que pueden estar comprando más productos no esenciales, como joyas y bienes de lujo. Eso pudiera ser un buen augurio para la temporada navideña, que se espera genere ganancias ligeramente mejores que hace un año.

Aún así, 15 millones de personas están desempleadas y las preocupaciones sobre la seguridad laboral ensombrecen la confianza del consumidor. Los gastos pudieran estar subiendo, pero no han regresado a los niveles previos a la recesión.

Los analistas que observaban el comportamiento de las tiendas dijeron que muchas personas pagaban de contado y que sabían con antelación lo que iban a comprar. "El consumidor aún actúa con mucho cálculo", dijo Cohen.

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?