| 11/2/2011 2:20:00 PM

FED reduce pronóstico del PIB, mantiene política estable

La Reserva Federal recortó el miércoles su pronóstico de crecimiento económico del próximo año y sugirió que la crisis de deuda de Europa representa grandes riesgos para la economía estadounidense.

Sin embargo, tomó nota de un fortalecimiento de la mayor economía del mundo en el tercer trimestre y conservó su política monetaria sin cambios.

Mientras el banco central estadounidense no dio señales directas de que estuviera considerando medidas adicionales para ayudar a la economía en el comunicado posterior a la reunión, uno de los consejeros se inclinó por actuar. Al final, la Fed registró una votación de 9-1 en favor de mantener su curso.

"El crecimiento económico se fortaleció en algún grado en el tercer trimestre", dijo la Fed en su comunicado. "Hay riesgos significativos sobre el panorama económico, incluyendo las tensiones en los mercados financieros globales", agregó.

Años elevando desempleo
La Fed redujo sus previsiones de crecimiento y elevó sus estimaciones de desempleo para los próximos años. Las autoridades no ven que la tasa de desocupación caiga al nivel que ellos consideran pleno empleo incluso al final de su horizonte de previsiones, el último trimestre del 2014.

Los funcionarios ahora esperan que la economía estadounidense se expanda en un rango tímido de entre un 2,5 y un 2,9 por ciento el próximo año, por debajo del rango del 3,3 y 3,7 por ciento proyectado en junio.

Además, estiman que la tasa de desempleo no será menor al 8,5-8,7 por ciento a fines del 2012, por encima del rango más optimista del 7,8 al 8,2 por ciento previsto a mitad de año.

Las autoridades de la Fed creen que la economía alcanzará el pleno empleo cuando la tasa de desocupación descienda a entre un 5,2 y un 6 por ciento. Según el pronóstico, la tasa de desempleo aún estaría entre un 6,8 y un 7,7 por ciento a fines del 2014.

El presidente de la Fed de Chicago, Charles Evans, votó en contra de la decisión general porque creía necesario tomar nuevas medidas en este encuentro.

"Que no tengamos el disenso de los partidarios de línea dura es alentador y sugiere que podría haber apoyo para más alivio cuantitativo en algún punto, si es necesario. Deja la puerta abierta para más alivio", dijo Gary Thayer, jefe de macroestrategia en Wells Fargo Advisors, en St. Louis.

"El comunicado es consistente con los datos que hemos visto recientemente y que arrojan que la economía tiene un desempeño levemente mejor, pero con problemas pendientes en algunas áreas", agregó.

No hay señales claras
En todo caso, la Fed no dio ninguna señal de estar considerando compras adicionales de activos respaldados por hipotecas o de alguna reestructuración en su política de comunicación con los mercados, como se especulaba en algunos sectores.

Al señalar que nuevas compras de bonos siguen siendo una opción, el banco central reiteró que estaba preparado para ajustar su hoja de balances de ser necesario para apuntalar la recuperación económica.

"Todos los ojos están rápidamente yendo al otro lado del Atlántico, al sur de Francia y los comentarios del (la cumbre de líderes del) G-20 sobre lo que está pasando en Europa", dijo Karl Mills, presidente de Jurika, Mills & Keifer Investment Partners en Oakland, California.

El debate de la Fed sobre el rumbo de la política monetaria se produce en un conflictivo escenario global y con una economía estadounidense lejos de estar completamente sana.

El llamado de Grecia a sostener un referendo sobre el más reciente acuerdo de rescate de la zona euro redujo las esperanzas de que Europa finalmente pueda resolver su crisis de deuda y envió a los mercados bursátiles a una espiral descendente.

La recuperación estadounidense, por su parte, sigue anémica y podría verse afectada si la zona euro fracasa en contener su crisis.

El último informe de la firma ADP mostró poco antes de que la Fed reanudara su encuentro que los empleadores estadounidenses crearon 110.000 empleos en octubre, mientras que el Instituto de Gerencia y Abastecimiento dijo el martes que el sector manufacturero estadounidense se desaceleró fuertemente el mes pasado.

La economía estadounidense creció a un ritmo anual del 2,5 por ciento en el tercer trimestre, una importante mejora respecto a la tasa del 1,3 por ciento del segundo trimestre, pero todavía muy leve para lograr una baja en la tasa de desempleo del país, actualmente en un 9,1 por ciento.

Enfrentada a una débil recuperación, la Fed decidió en septiembre lanzar un programa para vender 400.000 millones de dólares en bonos de corto plazo e invertir lo recaudado en bonos de largo vencimiento, en un esfuerzo por mantener bajas las tasas del crédito de largo plazo.


Reuters
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?