| 3/15/2011 4:00:00 PM

FED ve economía de EE.UU. en un terreno más firme

La Reserva Federal dijo que la recuperación económica de Estados Unidos estaba ganando fuerza y que el avance de presiones inflacionarias probablemente sea transitorio, mientras reiteró que mantendrá su programa de un respaldo monetario extraordinario.

La decisión ampliamente esperada de que la Fed mantendría vigente su programa de compras por US$600.000 millones en bonos se conoce en un día en que los mercados de acciones caen en todo el mundo, al evaluar los inversores la devastadora cifra de víctimas por el terremoto y el tsunami en Japón y la inquietud en torno a la posibilidad de una crisis nuclear.

La mayor incertidumbre fortaleció la posición de mantener estable la política monetaria, pese a una mejorada visión del banco central ante la economía estadounidense y el mercado laboral. "La recuperación económica está en un terreno más firme, y en general las condiciones en el mercado laboral parecen estar mejorando gradualmente", dijo la Fed en su comunicado.

La evaluación fue más brillante que la ofrecida tras su último encuentro de enero, cuando dijo que la recuperación seguía siendo demasiado débil para lograr reducir significativamente el desempleo. Las acciones estadounidenses recortaron las pérdidas y el dólar cotizó estable ante el euro y el yen tras el comunicado. Los precios de la deuda del Gobierno de Estados Unidos bajaron ligeramente.

De manera inusual, la Fed dedicó buena parte de su comunicado a la preocupación por la inflación que rodea a una reciente alza en los precios de la energía y los alimentos. Dijo que vigilaría de cerca la inflación y las expectativas en los precios futuros, pero indicó que, por lo que ve, todo anda bien. "Las expectativas de inflación a largo plazo han permanecido estables, y las medidas de inflación subyacente han estado contenidas", dijo la Fed, sugiriendo que no tenía apuro en subir la tasa de interés clave desde su nivel actual de casi cero.

El comunicado no hizo una alusión directa a lo acontecido en Japón.

"Aquí no hay nada que sugiera que la Fed está manejando lo que sucedió en Japón como una amenaza al panorama general", dijo Eric Green, jefe economista con TD Securities en Nueva York. "Si acaso, está viendo más allá de eso en este punto y diciendo, 'estamos bastante bien encaminados hacia donde queríamos estar'".

El peor terremoto registrado en Japón, la tercera mayor economía mundial, podría tener un gran efecto paralizador en la recuperación global, como se evidenció en el intenso retroceso en los precios de las acciones globales. La bolsa de Japón cayó más de un 10 por ciento el martes.

Incluso antes de la tragedia, el banco central estadounidense enfrentaba muchas señales confusas. Pese al alto desempleo, los crecientes costos de la energía parecían aumentar las expectativas inflacionarias en Estados Unidos, los primeros indicios de una sicosis inflacionaria que a la Fed le gustaría evitar.

Avance con dolor

Desde la última reunión de la Fed en enero, la economía estadounidense ha seguido mostrando señales prometedoras. La tasa de desempleo del país cayó rápidamente a un 8,9 por ciento en febrero desde el 9,8 por ciento de noviembre. No obstante, el ritmo de contrataciones sugiere que los avances serán dolorosamente lentos para los más de ocho millones de estadounidenses que perdieron sus empleos durante la crisis económica del 2007 al 2009.

Al mismo tiempo, los mayores costos en la gasolina generaron nuevos temores entre los consumidores, un fuerte golpe a la confianza que eleva las preocupaciones sobre si se podrá sostener el reciente impulso del gasto de los consumidores.

La economía estadounidense se expandió a una tasa anual del 2,8 por ciento en el cuarto trimestre, un desempeño considerable pero que se percibe como no lo suficientemente rápido como para restablecer completamente la salud del mercado laboral lo antes posible. Algunos economistas creían que el crecimiento podría llegar al 4 por ciento este trimestre, pero han recortado sus proyecciones, en parte a causa de una inesperada ampliación del déficit comercial estadounidense.

La Fed bajó la tasa referencial de interés a cero por ciento en diciembre del 2008 y luego se lanzó a un programa de compras de deuda del Tesoro y valores hipotecarios para mantener bajo el costo del préstamo a largo plazo. En total, se comprometió a comprar 2,3 billones de dólares en deuda.

La compra de activos ha sido controversial. Algunos críticos sostienen que la Fed está promoviendo inflación mientras que funcionarios de los mercados emergentes han acusado al banco central de tratar de fortalecer las exportaciones estadounidenses mediante la devaluación del dólar.

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?