| 9/6/2014 5:50:00 PM

Exdirector de Petrobras acusa a varios en sobornos

Un ex director encarcelado de la petrolera Petrobras controlada por el Estado nombró a más de 30 legisladores, entre ellos tres gobernadores y un ministro, como implicados en una supuesta red de lavado de dinero y sobornos relacionados con contratos de la empresa.

La revista Veja dijo en su edición más reciente que Paulo Roberto Costa, ex director de operaciones en aguas profundas de Petrobras, dio los nombres a los fiscales después de alcanzar un acuerdo con la fiscalía.

Costa fue detenido en marzo por su presunta participación en la red. Veja agregó que otras personas mencionadas por Costa incluyen congresistas y senadores del gobernante Partido de los Trabajadores y otros dos partidos que respaldan a la presidenta Dilma Rousseff.

De acuerdo con Veja, entre quienes fueron nombrados por Costa se encuentran Edison Lobao, ministro de Minas y Energía; Renan Calheiros, presidente del Senado; Roseana Sarney, gobernadora de Maranhao e hija del ex presidente José Sarney; Sergio Cabral, ex gobernador de Río de Janeiro; y el fallecido Eduardo Campos, ex gobernador de Pernambuco y candidato presidencial que murió en un accidente aéreo el 13 de agosto.

Veja señaló que Costa dijo a los fiscales que los involucrados en los sobornos recibieron una comisión de 3% del valor de los contratos firmados por las compañías y Petrobras.

Nadie respondió el sábado las llamadas a Petrobras y a la fiscalía en busca de declaraciones.

Las noticias sobre la red podría afectar las aspiraciones de Rousseff por ser reelegida en la contienda del 5 de octubre, debilitándola aún más en encuestas sobre las preferencias de los votantes que la colocan debajo de la candidata de la oposición Marina Silva en una segunda vuelta.

AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?