| 6/28/2012 3:00:00 AM

Europa estornuda y América Latina tiene fiebre

El crecimiento económico en América Latina ha sufrido una desaceleración en 2012 como consecuencia del impacto negativo derivado de la crisis de la deuda soberana en Europa y se ha extendido la incertidumbre sobre el comportamiento en 2013.


Así lo señala el informe "Perspectivas de América Latina 2012" presentado hoy por el presidente de la Fundación Euroamérica, Carlos Solchaga, ante una comisión del Senado español.

El informe elaborado por la consultoría de Solchaga, quien fuera ministro de Economía y Hacienda español en la etapa socialista de Felipe González, (1982-96) concluyó que en lo que va de 2012 se registró un crecimiento del PIB ligeramente por encima del 4 por ciento, lo que supone una desaceleración de unos dos puntos respecto al año anterior.

Y en ese sentido, contrasta el crecimiento del primer trimestre cercano al 5 por ciento frente al más moderado del segundo, derivado de la crisis de la deuda soberana en Europa.

El informe - que analiza las siete mayores economías de Latinoamérica (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú, y Venezuela) prevé que frente a una media de crecimiento del 6,2 por ciento en 2010, y del 4,4 por ciento en 2011, 2012 finalice con un crecimiento medio del 3,6 por ciento, "con notables riesgos a la baja".

Las causas para esa ralentización se encuentran especialmente en la evolución de la economía mundial, explicó Solchaga ante los senadores de la comisión de Asuntos Iberoamericanos.

Entre esos siete países hay grandes diferencias, y la mayor desaceleración corresponde a Argentina, que pasó de crecer un 9,2 por ciento en 2010 a un 4,2 previsto este año.

En el extremo opuesto, Venezuela pasó de un crecimiento negativo del -1,5 por ciento en 2010 a un 3,5 por ciento cuando acabe 2012.

Brasil también cayó en ese periodo del 7,5 por ciento al 3 por ciento del PIB, Perú del 8,8 al 5,5, Chile del 5,2 al 4,5 y Colombia mejoró del 4,3 por ciento al 4,7 por ciento, aunque frenó el crecimiento frente al 5, 7 por ciento de 2011.

El informe también prevé que la inflación se modere en estos países ligeramente para acabar el año en torno del 6,5 por ciento.

En su comparecencia, Solchaga explicó que, en Latinoamérica, el crecimiento, como norma general, fue acompañado "de un manejo prudente de la macroeconomía" y, en ese sentido dijo que no hay grandes diferencias ideológicas.

"Rafael Correa o Evo Morales no son menos sensibles a la necesidad del equilibrio presupuestario que, por ejemplo, el conservador Calderón en México", afirmó.

Entre algunas deficiencias que destacó Solchaga, dijo que los países latinoamericanos adolecen de la ausencia de sistemas fiscales modernos capaces de generar recursos para que el Estado luche contra las desigualdades y cree servicios públicos.

"Estos países presentan síntomas de insuficiencia fiscal... Hay menos Estado del que debería haber", señaló Solchaga.

En su opinión, "mientras siga habiendo unos ingresos fiscales sólo en torno entre el 18 y el 23 por ciento del PIB (frente a una media del 33 por ciento en los países de la OCDE), será imposible establecer una enseñanza publica y gratuita, adoptar medidas de apoyo a los más desfavorecidos, crear buenas redes de infraestructuras o sistemas sanitarios públicos de calidad".

Solchaga aseguró no entender a qué se debe el desinterés de los países de la región por la fiscalidad. "Es asombroso e incluso escandaloso la falta de interés de los partidos políticos, conservadores y de izquierdas, en Latinoamérica por hacer una reforma fiscal", afirmó.

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?