| 6/6/2012 10:40:00 AM

Eurocopa costará 25.000 millones de euros. ¿Cuál crisis?

Al parecer no hay ningún problema económico. La construcción o reciclaje de estadios para la Eurocopa 2012, así como la mejora de infraestructuras viales, ferroviarias y de edificios, han supuesto un costo para Polonia y Ucrania de unos 25.000 millones de euros (US$31.000 millones).

Según un análisis realizado por Saxo Bank, hecho por el analista del banco de inversión Sverrir Sverrisson, Polonia se habrá gastado 16.000 millones de euros (19,9 millones de dólares) en obras de infraestructuras para acoger el campeonato, mientras que Ucrania habrá destinado 9.000 millones de euros (11.200 millones de dólares)

Sólo para construir nuevas instalaciones deportivas que acojan los partidos de fútbol así como para adaptar las ya existentes, ambos países habrán destinado 2.335 millones de euros (2.915,3), cifra que no será compensada por los ingresos a obtener, indica.

Según sus cálculos, los ingresos generados por la venta de entradas alcanzarán los 150 millones de euros (187 millones de dólares), a los que habrá que sumar otros 150 millones derivados de la venta de artículos de mercadotecnia o de alimentos y bebidas en las inmediaciones del estadio.

El analista de Saxo Bank asegura que los políticos y gobiernos "sobrestiman el beneficio económico que implica ser país sede de mega-eventos" como los Juegos Olímpicos, la Copa del Mundo o la Eurocopa. "La historia se repite casi siempre en todos los eventos", dice.

Los gobiernos de los países anfitriones inician "costosos proyectos de infraestructuras, mejorando las carreteras, las vías férreas o los estadios, lo que generalmente no redunda en ningún beneficio económico a largo plazo", añade el analista. EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?