| 4/23/2014 12:00:00 AM

Rafael Correa recibe “honoris causa”

La Universidad de Barcelona, España, le otorgó este miércoles un honoris causa al presidente ecuatoriano, Rafael Correa, por su política de reducción de desigualdades.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, fue investido este miércoles como doctor honoris causa por la Universidad de Barcelona (UB) en reconocimiento a sus políticas económicas alternativas que han conseguido sacar de la crisis y reducir la pobreza, el desempleo y las desigualdades en su país.

Correa recibió de manos del rector de la UB, Dídac Ramírez, el birrete, el anillo y los guantes blancos, símbolos de esta distinción académica, en una solemne ceremonia, en la que calificó de "héroes" a sus compatriotas emigrantes que han enviado remesas de millones de euros a Ecuador cuando el país estaba sumido en una profunda crisis.

El presidente ecuatoriano desgranó durante casi dos horas los logros de su gobierno en materia educativa, económica, social y medioambiental con la aplicación de una "economía no ortodoxa pensada para las personas, no para las élites".

El presidente de Ecuador, que es economista, explicó cómo su país salió de la crisis aplicando una política económica y social completamente distinta a la que se está llevando a cabo en Europa.

"Veo con preocupación y pena que aquí se están cometiendo los mismos errores" que llevaron a Ecuador a la crisis en 1999, ha dicho Correa, que ha afirmado que "la solución de la crisis es un problema político, de quién manda, si las élites o las mayorías".

"América Latina ha estado dominada históricamente por las élites, hoy estamos dominados a nivel mundial por el imperio del capital financiero, hay una falta de regulación y falta intervención del sistema financiero mundial", señaló, al denunciar el "sometimiento" de los seres humanos al poder financiero.

EFE/D.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?