| 2/23/2011 12:05:00 PM

¿Está EE.UU. en declive?

Los llamados "declinistas" no son nada nuevo: han estado emitiendo sus predicciones pesimistas desde que Rusia venció a Estados Unidos en la carrera por el espacio. Pero con la deuda soberana disparada y amargas batallas políticas, sus argumentos tienen más peso que nunca.

Curiosamente, el país construyó gran parte de que su grandeza sobre los cimientos de la deuda. Pero los estadounidenses convencieron al mundo, durante el siglo XIX, que siempre serían capaces de devolver el dinero. Prosperaron, devolvieron los préstamos y pidieron más. Además, inventaron la deuda de consumo masivo, que utilizaron para alimentar una economía que cambiaría la historia.

Deuda pública
Ahora, EE.UU. tienen de nuevo una deuda que asciende a billones de dólares, una proporción mucho mayor de su riqueza nacional que en cualquier otro momento desde la II Guerra Mundial. Pero esta deuda, dicen algunos, no es la fuerza benigna que fueron las deudas anteriores. Esta deuda es la posible causa del declive de EE.UU., que se inicia con la economía, pero que pronto lo abarca todo, desarmando su entera cultura.

El ex funcionario del Departamento de Estado Richard Haass, presidente del Consejo de Relaciones Exteriores, afirma que este problema tiene el poder de perjudicar seriamente a EE.UU., tanto dentro como fuera del país. Si los políticos estadounidenses no se ocupan de la deuda del país, y encuentran una trayectoria más sostenible, añade, los estadounidenses se despertarán un día y encontrarán que el mundo ha hecho el trabajo por ellos. "El mercado de bonos perderá esencialmente la confianza en la capacidad de EE.UU. para pagar sus deudas, lo que obligará a elevar drásticamente las tasas de interés", sentencia. "Eso, obviamente, tendría consecuencias tremendas para el crecimiento económico". Eso, de por sí, ya sería grave. Pero es el efecto que tendrá en el poder de EE.UU., y por lo tanto sobre todos nosotros, lo que Richard Haas quiere resaltar.

"Contribuirá sustancialmente al debilitamiento de EE.UU, disminuirá nuestra capacidad de dirigir y actuar en el mundo. Y no veo a nadie más ofreciéndose a tomar nuestro lugar de una manera responsable". "Así que el siglo XXI acabará siendo un siglo de mucho más desorden, y de un EE.UU. más débil".

Lo que es interesante sobre el caso de la declinistas es que tiene poco que ver con las evidentes amenazas extranjeras al poder de Estados Unidos. El verdadero problema, según ellos, es la imposibilidad de lograr que la nación tome conciencia de la inminencia del desastre y repare su camino. Hay un interesante tono moral en sus argumentos. El punto es que la deuda estadounidense -su déficit acumulado- no puede abordarse sin cambios serios y dolorosos para la sociedad, incluyendo probablemente subidas de impuestos y el fin de algunos derechos.

El presupuesto de Barack Obama insinuó cuál era el camino que había que tomar, pero la verdad es que hará muy poco para tratar los problemas fundamentales que hacen que EE.UU. funcione, o deje de funcionar, como lo hace.

Pasado de moda
Una de las cuestiones que los declinistas señalan es el hecho curioso de que el sistema político de EE.UU. está muy arraigado a una Constitución firmada en el siglo XVIII. Los políticos de EE.UU. advierten de una "oleada de deuda" que está barriendo la nación. Francis Fukuyama, uno de los grandes pensadores de ese país, señala que el amor de la nación por las armas no se trata sólo de protección personal.

"Los estadounidenses aman las armas, no porque les guste la caza, sino porque sienten que, si tuvieran que enfrentarse a la autoridad tirana, estando armados tienen una manera de resistir", afirma. "Hay un nivel de desconfianza política generalizado en el país que hace muy difícil cualquier formación razonable de consenso político".

Fukuyama dice que el sistema político necesita ajustes, y muchos en EE.UU. estarían de acuerdo. Pero mientras que la mayoría diría que la respuesta es tratar de lograr un acuerdo general sobre todo lo que se necesita hacer, hay quienes defienden la tesis contraria. Hay un nivel de desconfianza política generalizado en el país que hace muy difícil cualquier formación razonable de consenso político

Por un lado los activistas del movimiento Tea Party están hartos del cómodo consenso de Washington que califican de corrupto y costoso.

Por otro lado están las personas como el economista y profesor de la Universidad de Columbia Jeffrey Sachs, quien cree que el problema es que en realidad hay demasiado consenso: opina que el sistema depende de tal manera de la financiación privada que los intereses de los ricos están siempre superprotegidos. "Ambos partidos abogan por bajos impuestos, a favor de los ricos, adoptando una estrategia de pocas reformas", declara. "La realidad es que nuestra política está guiada principalmente por el dinero, en una época que excede la edad dorada".

La gran esperanza
EE.UU. tiene la capacidad de hacer frente a sus problemas como ningún otro país lo ha hecho antes. En segundo lugar, EE.UU. tiene algunas ventajas clave en un mundo de conocimiento digital y tecnología.

Prácticamente todas las grandes universidades del mundo están allí y, como Anne-Marie Masacre de Princeton afirma, una de las primeras cosas que enseñan es a cuestionar lo que dice el profesor. Ésta, declara, es la ventaja fundamental de EE.UU. "No creo que seamos la única nación que puede inventar grandes tecnologías, ni que tengamos la llave de la inteligencia o la educación", señala. "Pero esa característica cultural de invitar, de hecho requerir, el desafío de la autoridad - en un mundo en el que el conocimiento, las ideas, la innovación es la moneda - nos situa muy bien". "Tenemos que renovar nuestro contrato social, nuestras infraestructuras, nuestra infraestructura física, nuestra infraestructura educativa, nuestra infraestructura sanitaria".

"Hay mucho trabajo por hacer, pero no hemos perdido la capacidad de hacerlo".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?