| 10/29/2011 8:00:00 AM

Entre al mundo de un "hacker" ético

Un hacker puede hacerle la vida miserable a una persona; herir de muerte el prestigio de una empresa o convertirse en un enemigo para un país entero. Pero no todos buscan hacer daño. Penetre con BBC Mundo en el mundo de un hacker sin malas intenciones.

;
BBC

Como si se tratase de una película de ciencia ficción, en la que los buenos luchan contra los malos en una guerra de códigos y algoritmos, en la vida real hay hackers que buscan contrarrestar las acciones de los delincuentes del ciberespacio.

Al mejor estilo de los superhéroes infantiles, los hackers éticos tratan de proteger al mundo, en este caso virtual, de los malvados de la era digital.

"(Mi principal objetivo como hacker ético) es ayudar a las organizaciones a mejorar sus medidas de seguridad tecnológica para reducir el riesgo de que un hacker malicioso pueda comprometer sus sistemas. Eso tendría serias consecuencias y podría afectar a muchas personas", le dijo Adam Hiscocks a BBC Mundo.

Hiscocks culminó sus estudios de Ethical Hacking (Hackeo Ético) en la Universidad de Abertay Dundee, en Escocia, y trabaja como experto en seguridad informática para la empresa Context Information Security.

Rorie Hood es un joven que está estudiando para convertirse en un hacker ético. Le preguntamos por qué lo hace.

"Como un hacker quiero entender cómo funcionan las cosas, todo, hasta el hardware. Saber explotar un sistema es realmente un resultado de aprender todo lo que puedas, de entenderlo todo, y de darte cuenta de que el software está haciendo algo que no debería. Al dar una solución a una vulnerabilidad, ayudas no sólo al software, sino a la comunidad que lo desarrolló, que lo mantiene y que lo usa diariamente".


Diferencias
Cuando hablamos de un hacker, usualmente se nos viene a la cabeza un genio en computación que le causó un daño a alguien o a alguna institución para sacar provecho financiero o por una causa.

La lista de delitos cibernéticos cada vez se va haciendo más larga: robo de identidad, secuestro de sitios web, ataque a los servidores de una compañía, robo de información confidencial de una empresa o de un gobierno, robo de los detalles y contraseñas de los clientes de un banco, infección con un virus del sistema informático de un organismo…

"El público en general con frecuencia malinterpreta el término. La diferencia entre un hacker malicioso y un hacker ético es que éste último tiene toda la autorización del propietario de un sistema para llevar a cabo pruebas. En esencia, un hacker ético opera en el marco de la ley", le señaló a BBC Mundo Natalie Coull, profesora de la Universidad de Abertay Dundee en el Reino Unido.

Y ¿qué hacen exactamente? "El hackeo ético es un término reconocido en la industria que simplemente significa probar la seguridad de un sistema (la red, el sitio web, el software o todo la infraestructura de una organización) teniendo la mente puesta en un hacker malicioso", explicó la docente.


Estereotipos
La imagen del hacker que está encerrado en un cuarto oscuro, sentado frente al computador y que no habla con nadie es sólo un estereotipo que quedó anclado al pasado, dicen los expertos.
 
"Hoy en día el hackeo ético tiene que ver tanto con un elemento social como con seguridad y computadoras. En un ambiente social, los hackers compartirán ideas, discutirán sobre una investigación actual y disfrutarán de una cerveza amistosa", señaló Hood.

Al aspirante a hacker le preguntamos ¿cuál ha sido la principal dificultad que ha enfrentado en el curso?

"El estereotipo de que el hacking es malo. Alimentado por grupos como LulzSec y Anonymous, los hackers enfrentan serios prejuicios en la sociedad moderna. Mientras que no se puede negar que algunas personas hackean para obtener una ganancia, por idealismo político (hacktivistas) o por razones maliciosas, existe una comunidad mucho más grande que sólo ama la tecnología y quiere mejorarla para todo el mundo".

"Eso significa hacerla más segura. Eso no se puede lograr sin primero entender por qué las cosas son vulnerables. La ciencia nos dio un reactor de energía nuclear. Sin embargo, también nos dio una bomba atómica. Las cosas buenas se pueden usar con fines erróneos", dijo el estudiante.


Oportunidades
Miles de compañías, bancos, gobiernos, servicios secretos están reclutando hackers éticos para evitar ser víctimas de un ataque cibernético.

De acuerdo con Coull, a muchos bancos se les exige que sus servicios sean puestos a prueba de hackers éticos para garantizar qué sus mecanismos de procesamiento de pago con tarjetas de crédito cumplan con los estándares de seguridad.

"Compañías pequeñas podrían emplearlos por periodos cortos mientras que empresas más grandes podrían contratarlos tiempo completo", indicó la profesora.

Hiscocks dijo que los ataques cibernéticos de alto perfil que se han reportado en los últimos dos años han aumentado la demanda por hackers éticos.
 
"(En mi trabajo) me encargo principalmente de probar cuán seguras son las aplicaciones web, lo cual significa que tengo que pasar gran parte del tiempo intentando hackear varios sitios en internet que son operados por nuestros clientes", señaló el experto.

"Yo no creo que nada pueda ganarle a hackear una computadora legalmente, especialmente cuando lo hago con un equipo de profesionales muy talentosos, experimentados y apasionados".


Tentaciones
Con todas las herramientas, el conocimiento y las destrezas que personas como Hiscocks han desarrollado en su carrera profesional, una pregunta se hace inevitable: ¿cómo manejar la tentación de convertirse en un hacker malicioso?

"Nunca me he sentido realmente tentado a convertirme en un hacker malo y atacar los sistemas de las personas con la intención de causarles un daño o sacar provecho económico. Hay momentos en lo que me doy cuenta de cosas mientras navego por sitios web y puedo estar tentado a echarles un vistazo. Sin embargo, hacerlo sería ilegal y pondría en riesgo mi carrera. Por eso, me aseguro de no hacer nada", señaló.

Y desde la perspectiva docente ¿qué garantías hay de que alguna oveja no se irá por el camino equivocado?

"No necesitas una carrera universitaria para ser un ciberdelincuente. Nuestros estudiantes escogieron este curso porque quieren aprender las habilidades necesarias para conseguir un empleo en el área de la seguridad informática. Antes de entrar en el curso, nuestros estudiantes también son sometidos a una entrevista y a una revisión de sus antecedentes penales", explicó Coull.

A los alumnos de Ethical Hacking se les enseña la legislación relacionada con la seguridad informática para que sepan cómo operar sin infringir la ley.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?