| 6/20/2012 10:00:00 AM

En Grecia, por fin se ponen de acuerdo y nombran nuevo gobierno

Los líderes políticos de Grecia alcanzaron luz verde el miércoles y formaron una coalición de Gobierno, cuya tarea inmediata será designar un equipo para renegociar las duras condiciones de austeridad impuestas por el rescate financiero internacional.

"Grecia tiene un Gobierno", dijo Evangelos Venizelos, jefe del partido socialista PASOK, a reporteros tras conversaciones con el líder conservador Antonis Samaras, cuyo partido Nueva Democracia ganó las elecciones del domingo.

El nuevo Gobierno es encabezado por Samaras, quien juró el miércoles como primer ministro ante el presidente griego, Karolos Papoulias.

Samaras dijo que hará todo lo que esté a su alcance para sacar al país de la crisis económica en la que está sumergido.

El partido Nueva Democracia de Samaras trabajaba en la formación del nuevo gabinete con el respaldo del socialista PASOK y el más pequeño partido de izquierda democrática.

PASOK, el antiguo partido gobernante, apoyará al Gobierno en el parlamento, pero no se sabe aún si alguno de sus integrantes se unirá al nuevo gabinete.

Un funcionario de uno de los tres partidos en la coalición dijo que se acordó nombrar al presidente del National Bank, Vassilis Rapanos, como ministro de Finanzas.

El nuevo Gobierno enfrentará una presión inmediata para intentar suavizar las resentidas medidas de austeridad que se le exigen a Grecia bajo el rescate de 130.000 millones de euros acordado en marzo con la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Al mismo tiempo, Samaras debe contener las crecientes tensiones sociales creadas por la crisis y mantener unida una coalición con sus tradicionales rivales ante la prueba económica más dura de Grecia desde la Segunda Guerra Mundial.

Miembros del partido Izquierda Democrática apoyaron una moción para respaldar la coalición, pero según fuentes partidistas se negaron a que figuras importantes del grupo político integren el gabinete, una movida que podría debilitar su compromiso con el nuevo Gobierno.

"Hemos decidido dar un voto de confianza al Gobierno que se formará", dijo el líder partidista Fotis Kouvelis tras una reunión con Samaras.

"La Izquierda Democrática insiste en políticas para desasir gradualmente las condiciones del rescate que han afectado a la sociedad", agregó.

"Será una coalición muy débil", dijo Nikos Konstandaras, editor gerente del periódico conservador Kathimerini, apuntando a las décadas de enemistad entre Nueva Democracia y PASOK, los dos tradicionales gigantes de la política griega.

SOSPECHAS

Alemania, la mayor economía de la zona euro, mantiene sus sospechas respecto a Samaras, quien pasó de oponerse al rescate cuando PASOK estaba en el poder a apoyarlo cautelosamente cuando el Gobierno socialista comenzó a desarmarse a fines del año pasado.

"Lo que se necesita es más decisión para implementar rápidamente las medidas que ya fueron acordadas", dijo el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, en una entrevista con el semanario Die Zeit.

Sin embargo, funcionarios de la Unión Europea han indicado que podrían hacerse algunos ajustes al programa, retrasado en sus metas, durante las semanas de incertidumbre política que siguieron a las elecciones de mayo y una recesión más profunda a lo esperado.

Nueva Democracia ganó por un estrecho margen al partido de izquierda SYRIZA, que promueve cancelar el rescate y negociar un nuevo programa.

El programa de rescate ha mantenido a Grecia en el euro a cambio de fuertes recortes al gasto y los salarios, que han llevado el desempleo a un máximo histórico y profundizaron la recesión, que se encuentra en su quinto año.

A punto de quedarse sin dinero, la primera misión del nuevo Gobierno será convencer a la llamada "troika" de inspectores de la UE, el FMI y el Banco Central Europeo (BCE) de aprobar el nuevo tramo de fondos del rescate.


Reuters
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?