| 1/17/2012 4:00:00 PM

En España, la crisis crea una cultura del "bajo costo"

Los españoles, sumidos en la peor crisis de los últimos años, controlan cada vez más los gastos. Por eso, para muchos de ellos, las marcas de bajo coste son una buena solución.

;
BBC
"Si algo positivo está teniendo la crisis económica es que los consumidores se fijan cada vez más en los precios de los artículos y servicios", destaca Rubén Sánchez, portavoz de la asociación española de consumidores Facua. "Ahora se prioriza más el precio que la marca. Por eso se está desarrollando un auge histórico de las marcas blancas y de los productos de bajo costo", estima Sánchez.

"Lo caro ya está pasado de moda, ya nadie presume de haber gastado mucho dinero. Ahora la gente hace gala de lo que ha ahorrado. Y lo veo necesario porque la vida es cada vez más cara con respecto a los sueldos", considera María García, española de 29 años, y usuaria del bajo costo.

Es trabajadora autónoma, licenciada y con tres másteres, y no suele facturar más de 800 euros (US$1.019) al mes, que lo gasta directamente en cubrir pagos fijos. "Aunque trabaje 17 horas al día y fines de semana, necesito ayudas familiares", cuenta.

La crisis económica está dejando a España con más de cinco millones de desempleados, con recortes en las empresas, congelación de salarios y subidas de impuestos. Esto afecta directamente a sus ciudadanos, que en algunos casos tienen que asumir deudas de hipotecas o encuentran grandes problemas para conseguir un crédito.

Pequeños lujos para "mileuristas"

En España, el 63% de los asalariados que declaran la renta no cobra más de 1.000 euros (US$1.274) al mes, son 17,1 millones de personas, según datos del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda, Gestha. "Esto supone un una capacidad de compra muy limitada", estima José María Mollinedo, secretario del sindicato. "Los mileuristas, que normalmente son jóvenes o mayores de 35 años con trabajos no calificados, necesitan apoyo familiar u otros ingresos para llegar a fin de mes".

Con este panorama, las empresas ven la oportunidad para abrirse mercado con precios más asequibles. Y esto beneficia a los consumidores. "Lo que está claro es que las empresas no ayudan a la gente", aclara el sociólogo y experto en consumo José María Arribas.
Esto incluye las aerolíneas que abanderan el estandarte del bajo costo (low cost en inglés), la venta de coches a menos de 5.000 euros, los seguros limitados, los productos fuera de temporada, las rebajas... y lo que se está desarrollando a ritmo desorbitado, el llamado couponing, de venta colectiva por internet.

Una de estas empresas es Groupon. "Nuestro crecimiento en España es de los más destacados. Desde 2010 hemos abierto plataformas por las principales ciudades, con descuentos que alcanzan hasta el 90%", dice Boris Hageney, director de Groupon en España. Estos portales también ofrecen sus servicios en Argentina, Chile, Colombia, México, Perú, Estados Unidos...

Perfil de los usuarios
"Si no es por las ofertas del bajo costo, yo apenas podría disfrutar del ocio", dice María García. Ella ha viajado a Malta durante cinco días por 65 euros (US$82) con vuelo y hostal incluido. "El avión es más incómodo y el hotel no es de categoría, pero al menos puedes dormir".
José María Arribas considera que el perfil de usuarios de los servicios de bajo coste es muy variado. "Está dirigido en principio a personas con bajos ingresos, pero no es verdad, esos servicios los utiliza todo el mundo. Incluso la reina de España viajó en una compañía low cost", ejemplifica.

Rubén Sánchez comparte esa teoría. "Compran todos. La situación económica es problemática porque produce un efecto psicológico que te empuja a ahorrar aunque no sea necesario".

Un reflejo es el caso de la aerolínea española Iberia, que pretende sacar su compañía de bajo costo, Iberia Express, y se ha enfrentado a una huelga por parte de sus pilotos que rechazan esta iniciativa, lo que les ha supuesto la cancelación de 106 vuelos durante las navidades.

¿Lección aprendida?
La cuestión es si, cuando acabe la crisis, los precios volverán a subir, o ya los consumidores habrán aprendido a valorar los productos y servicios. "La gente ya sabe que puede consumir calidad por menos dinero", considera María García.

Para Boris Hageney el fenómeno couponing no está supeditado al momento, "ya está instalado en la mente como una forma más de adquirir bienes y servicios a precios más competitivos", declara.

Por su lado, Rubén Sánchez advierte que habrá que tener cuidado: "Los consumidores son víctimas del marketing", declara. "Y las empresas experimentan con los cambios; como aprovecharon para subir los precios en la confusión que supuso pasar de la peseta al euro".
Pero las compras siempre tienen algo de inconsciente, asegura Arribas. "Es un mito que estén racionalizadas, eso lo dicen los economistas porque son inversores o hasta especuladores. Pero el que compra en la calle no necesita normalmente ese producto, sólo compra porque le da satisfacción".

Aunque matiza que esos impulsos están más controlados durante la época de crisis. "Además, ahora es mucho más fácil buscar ofertas gracias a internet. Incluso hay una aplicación en el móvil que te indica qué mercado vende más barato el producto que necesitas", cuenta. Y detenerse un rato a comparar puede merecer la pena. En un estudio de Facua se llegaron a encontrar diferencias de hasta un 353% más caro en un producto de marca. "Era el caso de un refresco de cola, que en un mercado costaba 1,36 euros, y en otro 30 céntimos", ejemplifica Sánchez.

La protección del consumidor
"No necesariamente baja la calidad en los productos de bajo costo. Incluso pueden ser ofertas atractivas para potenciar la imagen de marca", añade Sánchez. Durante esta época de crisis, las compañías telefónicas y los bancos son lo que han registrado más reclamaciones y quejas, según estudios de Facua.

Además, el nuevo gobierno, conservador, ha eliminado la Secretaría General de Consumo, lo que Sánchez considera un paso atrás. "El consumidor está más desprotegido, si el gobierno permite que aumenten los fraudes, controlarán el mercado...", estima.

"A veces te das cuenta de que te engañan. Pero en general, si no es por las ofertas de bajo costo, mi oferta de ocio y los pequeños lujos estarían fuera de mis posibilidades", concluye María García.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?