| 7/6/2015 5:30:00 AM

En Colombia pesa más el crédito de consumo que en la Alianza del Pacífico

Los países de la Alianza del Pacífico presentan en los últimos años una desaceleración económica importante pero mantienen los mejores niveles de crecimiento en la región. ¿Cómo va el crédito en estos países?

México apenas creció 1,4% en 2013 y 2,1% en 2014. En 2015 y 2016 se espera crezca 2,8% y 3,4% respectivamente. Chile creció 4,2% en 2013 y apenas 1,9% en 2014. Para este año y el próximo se espera 2,9% y 3,6%. Perú tradicional líder en crecimiento, avanzó 5,8% en 2013 pero apenas 2,4% en 2014. Este año debe presentar una mejoría en su  crecimiento, algo superior a 3%, y crecer tal vez 4,5% en 2016. Finalmente Colombia, venía creciendo por encima del 4,5% pero este año y el próximo estará cerca del 3,3%. 

Esa reseña es importante por cuanto siempre se piensa en la relación que tiene la dinámica de crédito con el crecimiento económico. 

En el caso de México, en abril del año pasado el crédito crecía al 9,1% anual y este año su ritmo sube a 13,1%. Inicialmente este desempeño coincide con una historia de mayor crecimiento económico. En Chile por el contrario el crédito un año atrás crecía 15% y este año en abril crece apenas 8%, lo que no va con la idea de un mejor crecimiento en 2015 frente a 2014. 

Por su lado, Perú presenta el extraño caso que tanto el año pasado como este, si bien la dinámica económica es baja, el crédito se expande a tasas importantes: 20,1% en abril de 2014 y 17,1% en 2015.
El caso colombiano no es menos curioso, aunque por las normas internacionales de información financiera se podrían presentar distorsiones en las comparaciones históricas. El año pasado el crédito crecía al 14,8% y este año al 15,9%.

El crecimiento del crédito en México obedece a un mayor impulso del crédito comercial, en especial el destinado al gobierno. En abril de 2014 el crédito comercial crecía apenas 3,8% y este año crece 16,8%. Los créditos destinados a consumo y a hipotecas por el contrario se desaceleran, pasando de 9,4% y 13,3% en abril 2014 a 6,1% y 9,4% respectivamente en 2015.

En Chile al igual que México se desacelera el consumo como y en parte el bajo desempeño del crédito obedece a que también desacelera el crédito comercial. En abril de 2015 el crédito consumo crece apenas 6% frente a 18% un año atrás. La historia es similar para el crédito comercial, crece 6% frente 14% en abril de 2014. 

El contraste de Perú con Chile no puede ser mayor, el crédito consumo crece 16,7% y el comercial 17,8%. Adicionalmente, Perú es uno de los pocos casos donde se acelera de forma pronunciada el crédito de consumo de tarjetas de crédito. 

Pero uno de los datos más interesantes en el comparativo internacional es que tanto Perú como Colombia aceleran en 2015 el crecimiento del crédito consumo, en contraste con México y Chile. En Colombia el crédito consumo crece al 13,3% y representa el 27% del total de créditos vigentes. Esta cifra es superior al 21% en México, 13,6% en Chile, y 17,1% en Perú.

Los créditos con mora superior a 90 días en México representan el 3% del total de créditos. La cifra en parte se explica porque la mora en consumo es del 5% y en hipotecas del 3,7%. La calidad de la cartera en Colombia es superior, los créditos en mora superior a 90 días apenas son el 1,9%. Los de consumo presentan mora de 2,2% y los hipotecarios de apenas 1,7%. En consumo incluso estamos mejor al 3,4% de mora en Perú y en hipotecario al 2,7% de Chile.

Por último el ratio crédito a depósitos en México es de 101,1%, en Chile de 120,1%, en Perú de 108,8% y en Colombia de 109,1%. Entre más bajo el ratio mejor. Incluso por debajo de 100% indica que la cartera puede crecer con fuentes de financiación más estables o que no está expuesta a fuentes de mercado que pueden tener mayores cambios en sus condiciones para financiar el crédito.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?