| 8/23/2012 9:00:00 AM

Empresas españolas, un bálsamo en la crisis

España cuenta con vigorosas empresas cuyo éxito a nivel internacional son una luz de esperanza en medio de una profunda crisis económica. Sin embargo, la falta de crédito es un freno al crecimiento de pequeñas empresas.

;
DW
Son marcas conocidas mundialmente como Zara, Telefónica o Santander, que pese a la crisis económica registran un superávit en sus exportaciones y operaciones globales. “Pero no son las únicas, hay una serie de marcas como Mango, Desigual, Imaginarium, que son cada vez más conocidas”, afirma Walter von Plettenberg, director de la Cámara Alemana de Comercio para España, en conversación con DW.

El experto apunta hacia el sector de la construcción, donde hay una serie de empresas activas a nivel global que participan en la construcción del metro en Londres, Nueva York y Moscú. “En todas partes se encuentra a las empresas españolas compitiendo”, afirma.

Por su parte Guntram Wolf, economista del think tank Bruegel, con sede en Bruselas, advierte que a nivel europeo estas empresas han aumentado sus exportaciones a velocidad vertiginosa. “Las empresas españolas han registrado en los últimos cuatro años las tasas más altas de exportaciones, mayores que las de cualquier otro país de la eurozona, con excepción de Estonia”, señala.


Poco impacto en el mercado laboral

Sin embargo, la expansión empresarial a nivel global no ha sido suficiente para compensar la crisis económica que se vive en España. Dichas exportaciones significan una contribución muy pequeña al mercado laboral, pues la expansión crea nuevos puestos de trabajo en el extranjero pero no en el mercado interno, donde el paro afecta a cinco millones y medio de personas.

Pese a ello, las buenas noticias son un bálsamo en medio de la crisis. “Cada vez que España obtiene un importante contrato en el extranjero los medios hacen eco de ello, de manera que el ciudadano español sabe que su país juega un papel a nivel internacional”, afirma von Plettenberg.

El economista Guntram Wolff está convencido de que el éxito depende de la creatividad empresarial y no tanto de la política económica, como lo demuestran los casos de empresas con una fuerte presencia en Latinoamérica y África. Sin embargo, el experto advierte que mientras que los grandes consorcios brillan en el extranjero, las medianas y pequeñas empresas sufren por la falta de créditos y el difícil acceso a los mercados de capitales. “Precisamente las pequeñas empresas dependen de esas inyecciones crediticias para poder dar el salto al extranjero”, afirma.                                                                 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?