| 8/9/2012 3:00:00 PM

Empleo y comercio apoyan leve crecimiento

El número de estadounidenses que pidió subsidio por desempleo cayó la semana pasada, mientras que el déficit comercial en junio fue el más bajo en un año y medio, en señales esperanzadoras para la alicaída economía.

Los pedidos iniciales de seguro por desempleo disminuyeron en 6.000 a una tasa ajustada estacionalmente de 361.000, dijo el jueves el Departamento del Trabajo, sugiriendo una tenue mejora del mercado laboral.

Economistas consultados por Reuters pronosticaron que las solicitudes subirían a 370.000 la semana pasada. El promedio móvil de cuatro semanas, considerado más confiable por los analistas porque suaviza la volatilidad del dato semanal, subió en 2.250 solicitudes a un total de 368.250. Un segundo reporte del Departamento del Comercio mostró que la brecha de la balanza comercial se estrechó un 10,7 por ciento a 42.900 millones de dólares, el menor desde diciembre del 2010, luego de que los menores precios del petróleo redujeran las importaciones.

Economistas consultados por Reuters esperaban que el saldo negativo bajara a 47.500 millones de dólares.

La cuenta por las importaciones petroleras de Estados Unidos se redujo, al registrar el precio promedio del barril de crudo su mayor caída desde enero del 2009. Paul Dales, economista de Capital Economics en Toronto, dijo que el dato de solicitudes de desempleo sugería que las condiciones del mercado laboral eran "bastante estables". "El aumento en el crecimiento laboral durante julio podría sostenerse en agosto", dijo. Las nóminas no agrícolas subieron en 163.000 unidades durante julio, su mayor avance en cinco meses, luego de tres meses por debajo de los 100.000 cupos. Sin embargo, la tasa de desempleo subió en un décimo de punto porcentual a 8,3 por ciento.

El reporte de la semana pasada era el primero en varias semanas que no se veía afectado por los cierres de las plantas automotrices, que causaron grandes cambios en las solicitudes de julio y dificultaron la obtención de una lectura limpia del mercado laboral.

Buenas nuevas en el frente comercial

Los temores por los profundos recortes al gasto gubernamental y el alza de impuestos que deberían implementarse el próximo año y la actual crisis de deuda de Europa llevaron a las empresas a ser cautelosas al momento de contratar nuevos trabajadores, dicen economistas.

Las acciones en Wall Street fueron inmutables ante el dato económico, ya que el mercado se enfocó en las penurias de Europa. Los rendimientos de los bonos referenciales del Tesoro estadounidense se mantenían cerca de máximos de dos meses, mientras que el dólar subía contra el euro. "La buena noticia es la disminución del déficit comercial debido al petróleo, lo que indica que la economía se estabilizó en un nivel bajo. (Hay) lento crecimiento a futuro, pero no señales de recesión", dijo Peter Cardillo, jefe economista de mercado de Rockwell Global Capital en Nueva York.

Las exportaciones aumentaron un 0,9 por ciento a unos históricos 185.000 millones de dólares, mientras que la importación de bienes y servicios en general bajó un 1,5 por ciento a 227.900 millones de dólares.

El comercio había restado alrededor de un tercio de punto porcentual al producto interno bruto (PIB) en el segundo trimestre, según la estimación publicada por el Gobierno el mes pasado. La economía creció a un ritmo anual del 1,5 por ciento en ese período, frenándose desde la tasa de 2,0 por ciento del primer trimestre.

Justo después del reporte comercial mejor a lo esperado, economistas dijeron que esperaban que la estimación de crecimiento del PIB en el segundo trimestre sería revisada hasta un 2,2 por ciento como máximo, pero luego moderaron esas previsiones cuando otro reporte mostró un declive en los inventarios mayoristas durante junio.

Los inventarios son un componente clave del PIB.

Los inventarios sufrieron una baja del 0,2 por ciento, la más grande desde septiembre tras un mayo plano, luego de que el valor de las reservas de petróleo cayera un 8,7 por ciento, su derrumbe más grande desde octubre del 2008. Si bien las exportaciones mostraron fortaleza en junio, la evidencia anecdótica sugiere una desaceleración debido a una demanda global floja.

El índice de exportación del Instituto de Gerencia y Abastecimiento estadounidense cayó en julio por tercer mes seguido.

También hay preocupaciones de que la peor sequía desde 1956 en Estados Unidos pueda golpear a las exportaciones agrícolas. Las exportaciones estadounidenses a la Unión Europea, que padece una crisis de deuda que frenó su expansión, crecieron el 1,7 por ciento en junio a 23.300 millones de dólares.

La UE en conjunto fue el segundo mayor mercado exportador de Estados Unidos en 2011 y las exportaciones del primer semestre del 2012 estuvieron un 2,9 por ciento por encima del mismo lapso del año pasado. Las exportaciones estadounidenses a China, que también crece más lento que en años recientes, bajaron en junio un 4,3 por ciento. China ha sido uno de los mercados de crecimiento más rápido para los bienes estadounidenses y las exportaciones a esa nación aumentaron un 6,7 por ciento en los primeros seis meses del 2012.


Reuters
                                             
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?