| 4/20/2011 8:35:00 AM

El tsunami que sacudió la cadena productiva

Las exportaciones japonesas cayeron más de lo esperado en marzo, como resultado del terremoto y tsunami que provocó una interrupción en masa del transporte de mercancías.

Según cifras del ministerio de finanzas, las exportaciones cayeron en 2,2% en marzo, la primera caída en 16 meses. Estas cifras generan preocupación entre analistas económicos nerviosos por el posible impacto que esto puede tener en una frágil economía mundial y sobre todo en sectores claves como el automotriz y el electrónico.

Las exportaciones de vehículos, por ejemplo, cayeron en un 28% un reflejo de cómo el sector automotriz ha sido afectado por la desaceleración en la producción y menor disponibilidad de autopartes. Los embarques de semiconductores y productos electrónicos también cayeron en 6,9%. Y en términos de los principales destinos, las exportaciones hacia Estados Unidos disminuyeron en 3,4%.

Impacto en la cadena productiva
Poco después de que se produjera el terremoto y tsunami, el premio Nobel de economía Paul Krugman se mostró "aterrorizado por las muertes y nervioso por los posibles trastornos en la producción mundial".

El problema esencial es que el tsunami provocó serios daños en factorías y provocó caos en la cadena productiva a nivel mundial en dos sectores clave: el automotriz y el electrónico.

Según explica el corresponsal de la BBC en Tokio, Roland Buerk, lo que ocurre es que la fabricación de vehículos y productos electrónicos comienza en muchos casos en pequeñas fábricas familiares que producen componentes. "Muchas de ellas fueron devastadas por el tsunami en la costa noreste, y con ello la cadena productiva ha sufrido serios trastornos", señaló Buerk.

Debido a esta situación, Toyota, por ejemplo, anunció que no operará sus factorías en América del Norte los lunes y viernes hasta junio próximo.

Honda anunció también una reducción en la producción de sus vehículos en plantas en el exterior.

Japón también produce un 30% de las tarjetas de memoria (que se usan en cámaras electrónicas y teléfonos inteligentes) y cerca del 15% de la Memoria Ram (computadoras). "Es muy frustrante para productores de vehículos y otras industrias", señaló a la BBC Hiroshi Watanbe del Instituto de Investigación de Daiwa, basado en Japón.

El economista Sergio Plaza, de la Universidad Complutense de Madrid, dijo a BBC Mundo que el terremoto ha afectado a empresas claves como Toyota, pero señaló que el efecto en la economía global será limitado porque los países emergentes son los principales motores de ésta. Pero otros responden que el impacto no sólo se debe a que Japón es una de las principales economías industrializadas del mundo. La zona más dinámica del planeta, Asia, es el destino de un 58% de las exportaciones japoneses y origen de un 61% de sus importaciones.

Posible empeoramiento
Analistas económicos advierten, además, que la situación podría empeorar.

Hajime Inoue, del Instituto de Investigación Japonés, señala que las cifras dadas a conocer este martes, no son un indicador preciso del efecto del tsunami sobre las exportaciones. "Por lo menos para el mes de marzo, algunas empresas manufactureras mantuvieron la producción utilizando los inventarios de materias primas que tenían almacenados, pero en este momento esa reserva se ha agotado, lo cual podría forzar a algunas empresas a cerrar sus puertas", dijo.

Hajime Inoue advirtió que la caída en las exportaciones podría ser de 20 ó 30% en los próximos meses.

Los analistas señalan, además, que debido a que todavía se lidiando con la devastación y la crisis nuclear, no se ha hecho lo suficiente para restaurar la producción a su capacidad máxima. "No se ha progresado mucho en términos de restaurar la capacidad productiva en las fábricas, así que las exportaciones también caerán en abril", explicó Yoshiki Shinke, del Instituto de Investigación de Daiichi.

Shinke señaló que los daños a la infraestructura, puertos y aeropuertos, también afectan las exportaciones.

Falta de energía
Uno de los principales problemas que afectan a los fabricantes de autopartes y componentes electrónicos es la escasez de energía. Esto porque el terremoto y tsunami causó daños en plantas convencionales y nucleares, y el caso de la planta de Fukushima es el más notable. Las empresas japonesas han tenido que implementar medidas para mantener la producción en medio del racionamiento de energía. Y esto podría empeorar en la medida en que la demanda de energía alcanza un pico en la época de verano.

"Debido a las restricciones en el abasto de energía que se esperan para el verano, una recuperación completa de las exportaciones es poco probable hasta fines de este año", señaló Yuichi Kodama, de la empresa aseguradora Meiji Yasuda.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?