| 8/26/2011 9:20:00 AM

El peligro de un huracán en Nueva York

"Mucha gente cree que los huracanes sólo afectan a las áreas muy al sur de Nueva York, pero las tormentas costeras, incluyendo los huracanes, pueden y de hecho impactan en la ciudad", advierte la Oficina de Manejo de Emergencia de la Alcaldía de Nueva York (OEM, por sus siglas en inglés).

;
BBC
El Centro Nacional de Huracanes, con sede en Miami, confirmó que el huracán Irene llegará este domingo a la ciudad de Nueva York y que pasará también por otras ciudades como Filadelfia y Boston.
Lo que todavía quedaría por ver, detallaron, es cuál de estas ciudades sufrirá el estadio más intenso del ciclón.

La OEM asegura que la llegada de un huracán a la ciudad tiene un potencial más dañino que fenómenos del mismo calibre que afectan a zonas del sur del país. Algunas áreas de Nueva York podrían quedar hasta 10 metros bajo el agua.

El mapa de zonas propensas a inundarse identifica áreas situadas a baja altitud como Coney Island, en Brooklyn o zonas de Queens y Staten Island, así como la parte baja de Manhattan.

Pero no es sólo Nueva York la que está amenazada, todo el corredor urbano del noreste del país, desde Washington D.C. hasta Boston podría verse afectado por Irene.

Se trata de la región más poblada de EE.UU. y, en el caso de Nueva York, su densidad poblacional complica los preparativos y cualquier eventual trabajo de emergencia y evacuación.

¿Un huracán menor?
Los pronósticos del Centro Nacional de Huracanes indican que esta semana el huracán Irene puede alcanzar la categoría 4, con vientos sostenidos superiores a los 210 kilómetros por hora.

Tras tocar tierra posiblemente en Carolina del Norte seguiría subiendo por la costa hacia las ciudades norteñas, quizá debilitado, al punto que cuando llegue a Nueva York podría ser de categoría 1, lo que algunos con optimismo han definido como un "huracán menor".

Pero como dijo durante una entrevista la mañana del jueves el director de la Agencia Federal de Manejo de Emergencia (FEMA, por sus siglas en inglés), Craig Fugate, "no conozco ningún huracán que sea menor".

Aunque los modelos computarizados de predicción sólo pueden trazar con precisión la ruta de un ciclón por 48 horas, ya los neoyorquinos están preparándose para la posible llegada de Irene.

De hecho, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, declaró este jueves estado de emergencia ante el posible impacto del huracán durante el fin de semana.

"Nos estamos comunicando con nuestros socios federales y locales para realizar un seguimiento de la tormenta y para planificar una respuesta coordinada, y vamos a desplegar los recursos según sea necesario en las áreas que se espera sean las más afectadas", explicó Cuomo.
Mientras, el alcade de Nueva York, Michael Bloomberg, aseguró en rueda de prensa que hay que esperar "lo mejor" mientras se prepara para "lo peor".

Cuando los reporteros le preguntaron qué podría ser lo peor que podría pasarle a los ciudadanos que no se preparen suficientemente ante la eventual llegada del huracán, Bloomberg dijo: "Que podrían morir".

Las dificultades del desalojo
La alcaldía es la encargada de emitir la orden de evacuación en caso de que lo juzgara necesario, pero la densidad poblacional y la falta de costumbre podrían ser factores que compliquen el trabajo de las autoridades.

La oficina de Bloomberg informó que se ha asegurado la disponibilidad de helicópteros y botes por parte de la policía, así como generadores de emergencia para hospitales.

Sin duda, los habitantes del sur de EE.UU. están más acostumbrados a los procedimientos de emergencia en caso de la llegada de un huracán: almacenar alimentos no perecederos; preparar un equipaje mínimo, que incluya documentación esencial, y tapiar y aislar las ventanas de las casas. Las ferreterías de los estados de la costa del Golfo de México suelen tener grandes cantidades de materiales para esos trabajos, así como generadores eléctricos portátiles y otros equipos.

Estos días son los comercios del noreste estadounidense los que están agotando sus existencias ante la próxima llegada de Irene.

Un problema adicional en Nueva York, en medio de la temporada vacacional veraniega, son los turistas, cuya evacuación exigiría más recursos de parte de las autoridades, que tendrían que poner a su disposición vehículos y refugios.

Además, los expertos están advirtiendo que el huracán podría causar interrupciones en los servicios de agua, electricidad y transporte que podrían prolongarse durante días. Si ello sucediera, las pérdidas económicas para el corazón financiero de EE.UU. serían enormes.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?