| 5/29/2012 12:00:00 PM

El magnetismo de las riquezas de China para las estrellas del fútbol

A punta de salarios exorbitantes, la liga de fútbol de China está atrayendo a figuras como Nicolas Anelka y posiblemente Didier Drogba. Pero, en el fútbol chino, no todo lo que brilla es oro.

;
BBC
Los equipos de fútbol de China han estado gastando dinero recientemente mucho dinero.

Nicolas Anelka, exdelantero de Francia, fue contratado en enero por Shanghái Shenhua y se estima que gana alrededor de US$313.000 a la semana.

Y ahora hay especulación de que Didier Drogba, la figura de Chelsea en la final de la Liga de Campeones, podría seguir los pasos de su excompañero hacia China por una cifra incluso mayor.

El problema es que cuando se analizan las finanzas de la Superliga de China, como se conoce la primera división, las cifras no cuadran y las pérdidas económicas son grandes.

Dueño millonario

Shanghái Shenhua está lejos de los equipos de la Liga Premier de Inglaterra, donde juega Drogba y donde jugó Anelka.

En un partido común y corriente, el estadio Hongkou atrae a menos de 10.000 hinchas, aunque es capaz de albergar a 33.000.

El ingreso anual del club es de unos US$3.1 millones, un presupuesto que ni siquiera le serviría a Chelsea para una semana.

Y sin embargo, el club chino gasta cinco veces sus ingresos en el salario de un solo hombre, Anelka, y apuesta también por Drogba.

Pero mientras el equipo no es rico, su dueño sí lo es.

Zhu Jun ganó su fortuna en la industria de los videojuegos en línea.

Fundó una compañía que compró los derechos de distribución en China de la franquicia del popular juego War of Warcraft. Cuando salió a bolsa en 2004, se dice que se embolsó unos US$94 millones. Y desde entonces se ha vuelto aún más rico.

Zhu no es el único multimillonario que está utilizando su fortuna o la de su compañía para financiar las aspiraciones de un club de la Superliga.

Guangzhou Evergrande, el líder de la liga, recientemente anunció el fichaje de un nuevo técnico, Marcello Lippi, campeón del Mundial de 2006 con Italia.

Él se hará cargo de una nómina impresionante y costosa, que incluye al mediocampista argentino Darío Conca y al delantero paraguayo Lucas Barrios.

Se conoció que el dueño del club, Xu Jiayin, invirtió hasta unos US$70 millones en los últimos dos años, y él mismo dijo que su inversión le servirá al menos para que su marca gane visibilidad.

Conexión especial

Pero Tony Shao, un comentarista deportivo para la transmisora estatal CCTV, dice que no es una casualidad que estos hombres de negocios estén poniendo su dinero en el fútbol, en una época en que China está en proceso de decidir su nuevo líder.

"El señor Xi Jinping, el futuro presidente de la República Popular China, es un gran aficionado al fútbol. Así que estos empresarios son muy listos", dice.

"Si uno hace una conexión especial con funcionarios de alto rango en el gobierno, entonces definitivamente uno tiene ventajas en los negocios".

Rowan Simons, autor de un libro sobre sus esfuerzos para desarrollar las bases del fútbol chino, añade que las inversiones en el mundo del fútbol chino son "proyectos de vanidad" que sirven para "congraciarse políticamente" y "alardear".

Y está de acuerdo con que los multimillonarios dueños de los clubes estarán atentos a las señales políticas que vienen de lo más alto.

"Por supuesto, el gobierno chino ha sido constante en sus ambiciones por ganar el Mundial, y cree que las inversiones a nivel de clubes son un estímulo para el deporte".

Pero el plan tiene un fallo, dice.

"Es cierto que jugadores como Anelka y Drogba incrementarán el interés por el deporte, pero los problemas en el fútbol chino son sistémicos: muy pocos campos de juego y prácticamente ninguna infraestructura en las bases".

Arreglo de partidos

Y hay otro problema.

Este año, una docena de funcionarios de alto rango, árbitros y jugadores han sido condenados por amaño de partidos y algunos sentenciados a largas temporadas en prisión.

Los casos demostraron que la corrupción se había convertido en algo ostensible y rutinario, y grandes cantidades de dinero cambian de manos para decidir encuentros en el nivel más alto del deporte.

No es de extrañar, entonces, que los fanáticos chinos sean considerados a veces los más cínicos del planeta.

Gracias al estado en que se encuentra este deporte en China, parecería que hay pocas razones para atraer grandes estrellas más allá de los salarios.

Pero no todos están de acuerdo.

Mario Bozic, otro de los extranjeros en Shenhua, opina que "no es sólo el dinero, porque estos jugadores que vienen acá ya son ricos".

"Tal vez quieren probar otra cosa, tal vez quieren enseñarles a los chinos cómo jugar fútbol de verdad".

Es difícil decir si los costosos refuerzos extranjeros realmente son títeres involuntarios de un intento del país comunista para dominar el fútbol mundial, pero sí pueden ayudar a mejorar los estándares.

Eso, quizá, esperan los fanáticos chinos. El fútbol sigue siendo uno de los deportes más populares y millones de personas ven la Superliga en televisión.

¿Pero ganar un Mundial?


Los líderes chinos son capaces de muchas cosas, incluso la supremacía global. Pero el fútbol -muchos hinchas estarían de acuerdo- puede estar todavía lejos de su alcance.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?