| 12/10/2015 12:05:00 AM

Los CDs y las USB se despiden para darle paso a la nube

En las últimas décadas el mundo ha afrontado una verdadera revolución en materia de almacenamiento de datos, al pasar del limitado disquete hasta las prácticas USB y los poderosos discos duros. Sin embargo, el camino hasta ahora comienza.

La computación en la nube o ‘cloud’ ganará protagonismo en los próximos años gracias a la capacidad que tiene para almacenar grandes flujos de información de manera sencilla, segura y económica. 

Y es que desde el 2007, año en el que se empezaron a forjar las bases del ‘cloud’, se ha percibido una significativa reducción de los costos del almacenamiento de la información, lo cual ha dado paso a “la innovación impulsada por los datos”.

Esta es una de las principales conclusiones de un reciente informe de la organización The Software Alliance (BSA), en el que además se explica que almacenar un gigabyte en la década de los ochenta “costaba cientos de miles de dólares y requería de la administración de una persona a tiempo completo”.

“Hoy, un gigabyte de almacenamiento cuesta solo centavos, se administra fácilmente y permite el acceso en cualquier momento, desde cualquier lugar”, agrega el informe titulado ¿Por qué son tan importantes los datos?


Es así que las herramientas digitales se convirtieron en el principal archivo del mundo. De hecho, a partir del 2007 se almacenó el 94% de los datos a través de esos canales, mientras que en 1994 esa cifra tan solo alcanzaba el 3%. 

Distintos analistas e informes del sector TIC consultados por Dinero coinciden en que la nube se consolidará en el 2016 como una de las principales herramientas de Gobiernos y empresas para guardar información, pero también para la toma de decisiones

Tal es el caso de la ciudad de Barcelona (España), que está utilizando el poder de los datos para diseñar una ciudad más inteligente en materia de Gobierno en línea y transporte, o de Vietnam, que ha acudido a la analítica para preservar más de 40.000 piezas históricas. 

Aunque uno de los casos más destacados es el de Emiratos Árabes, en donde se planea construir un edifico capaz de producir más energía de la que consume, explica el informe de BSA, y agrega que una construcción de este tipo le genera un ahorro de hasta $25.000 millones al año a las empresas.

Una investigación de la firma estadounidense Aspect Software, por su parte, afirma que el 50% de las empresas latinoamericanas “reconoce la importancia de las soluciones en la nube”, dado que les permite “reducir las cargas de trabajo tradicional y aumentar el rendimiento laboral con relación a otras firmas del mismo sector”.

“En los próximos meses se espera una mayor transformación digital, donde prevalecerán las diferentes plataformas, el tiempo, modernización de canales y la inversión que cada empresa realice para conocer más a su cliente”, precisa Aspect Software.

Esta firma invita a los empresarios a acoplar las soluciones en la nube y el análisis de datos para reducir los costos de la organización en un 40,4%, aumentar la productividad en 32,9% y mejorar los procesos de negocio (28,7%).

Un buen uso de esas herramientas tecnológicas también les permitiría incrementar el rendimiento y tiempo de respuesta en 21,6%, así como sus ingresos (11,7%) y la retención del talento (9%).

Sobre el impacto que tendrá esta tecnología también se ha referido la consultora californiana Cisco, la cual prevé que el tráfico global de la nube se cuadriplique a finales del 2019 con respecto al 2014, al pasar de 2,1 a 8,6 zettabytes (ZB). 

La demanda de espacio en la nube por parte de los dispositivos móviles, la popularidad que ganan estas herramientas en el ámbito empresarial y el desarrollo de soluciones privadas de almacenamiento virtual, son solo algunos de los factores que impulsarán ese indicador. 

Uno de los mayores detonantes para los próximos años será la puesta en marcha del Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en ingles), un tipo de tecnología que permitirá que cualquier artefacto electrónico esté conectado entre sí. 

Los expertos indican que la capacidad de la nube será determinante para poder ejecutar esta revolucionaria fase de la tecnología, ya que se estima que al menos 50.000 millones de dispositivos estén conectados en todo el mundo para el 2018. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?