| 9/9/2011 4:00:00 PM

El 11-S, desde la torre de control

Revelan grabaciones inéditas con las voces de controladores aéreos, azafatas e incluso de los mismos secuestradores.

;
BBC
Una serie de grabaciones inéditas salió este viernes a la luz reflejando la confusión reinante el día de los atentados del 11 de septiembre de 2001, tal como la percibieron los funcionarios de aviación civil y militar que trabajaban en ese día en las torres de control de tráfico aéreo estadounidenses.

También pueden oírse en ellas las voces de miembros de la tripulación de los aviones capturados, e incluso amenazas de algunos de los secuestradores como Mohammed Atta.

La grabación fue preparada para la comisión de investigación de los sucesos del 11-S en Estados Unidos, pero no estuvo a tiempo para su inclusión en el informe distribuido en 2004.

"Todo va a estar bien"
Entre las grabaciones está una llamada teléfonica de Betty Ong, una azafata en el vuelo 11 de American Airlines, donde exclama "alguien ha sido apuñalado en la clase ejecutiva". En el mismo vuelo, se escucha la voz de Mohammed Atta diciendo, "nadie se mueva, todo va a estar bien. Si intentan moverse, se van a hacer daño a ustedes y al avión. Quedense callados".

La mayoría de las grabaciones son de controladores aéreos. Luego de que el vuelo 11 hiciera impacto contra las Torres Gemelas, se escucha a los controladores en momentos en que otra aeronave cruza el espacio aéreo cerca de la estación de radar, camino a Manhattan.

"Otro le acaba de dar al World Trade", dice una voz.

Y cuando aviones de combate son enviados hacia el este en medio de la confusión, un comandante militar les ordena regresar a la ciudad de Washington lo antes posible.

"No me importa cuantas ventanas rompan", dice el mayor Kevin Nasypany, minutos antes de que el último de los aviones secuestrados, el vuelo 93 de United, se estrellase en Pensilvania.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?