| 4/11/2011 3:50:00 PM

Ecuador resta importancia a preferencias con EE.UU.

El impacto de una posible no renovación de las preferencias arancelarias con Estados Unidos, vigentes desde la década de 1990, no es mayor y suma unos 21,6 millones de dólares, dijo el lunes la ministra Coordinadora de la Economía, Katiuska King.

"Mientras tengamos menos dependencia de los países industrializados va a beneficiar más a la economía ecuatoriana... los países industrializados todavía se encuentran en situación de recuperación económica mientras que los países emergentes se encuentran en mejor situación", dijo King al canal GamaTv.

Señaló que "hemos tenido una historia donde siempre estamos mirando hacia el norte y poco hacia nuestros países (vecinos) y hacia los costados, por ejemplo hacia países del Medio Oriente donde tenemos un potencial muy grande".

Agregó que "los impactos de la no renovación de las preferencias arancelarias no son de la proporción que nos quieren hacer creer... el impacto no es mayor". Indicó que el impacto por la no renovación de las preferencias sería de 21,6 millones de dólares.

El director del Centro de Estudios y Análisis de la Cámara de Comercio, Eduardo Cadena, en el canal Telerama dijo que más allá de las cifras "lo que debemos analizar es la pérdida de competitividad de Ecuador (que) tiene 300.000 empleos en los sectores que se ven afectados" como frutas, flores, brócoli, calzado y otros.

El director ejecutivo del Comité Empresarial Ecuatoriano, Roberto Aspiazu, aseveró que en el sector comercial y productivo "existen más incertidumbres que certezas", más aún debido a la próxima vigencia de una tratado de libre comercio entre Estados Unidos y Colombia, cuyos productos "son competencia directa" de los de Ecuador, señaló.

Desde la década de 1990 Estados Unidos decidió que miles de productos andinos ingresen libres de impuestos como compensación a la lucha de Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia contra el narcotráfico. Desde el 12 de febrero tales preferencias quedaron en suspenso para Ecuador porque en el Congreso estadounidense no hubo acuerdo para su renovación.

A ello se sumó la semana pasada la decisión ecuatoriana de expulsar a la embajadora de Estados Unidos, aduciendo que en un informe secreto conocido a través de WikiLeaks vinculó al presidente Rafael Correa con un ex comandante policial, sobre el cual informaba que había sospechas de corrupción.

Poco después Washington aplicó la misma medida con el embajador ecuatoriano.

El canciller Ricardo Patiño había defendido la decisión ecuatoriana señalando que "la honra del presidente de los ecuatorianos (Rafael Correa), afectada por el contenido de un cable, no puede ponerse en el mismo nivel que la ratificación de las preferencias arancelarias".

El ex presidente Gustavo Noboa (2000-2002), de tendencia demócrata cristiana, en declaraciones a la red de televisión Ecuavisa expresó que "decir que el honor del presidente está por encima del hambre del pueblo, no lo admito, eso se llama vanidad, soberbia".

Añadió que "dicen que las preferencias no nos interesa, que podemos buscar nuevos mercados, ¿por qué no los buscaron antes?".

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?