| 11/25/2010 4:00:00 PM

Ecuador pasa al Estado bloque de brasileña Petrobras

La Nación pasó oficialmente el jueves a manos del Estado el bloque que operaba la brasileña Petrobras, luego de que la firma rechazara un nuevo contrato de prestación de servicios que hubiera permitido al país recibir la totalidad de la producción, dijo un funcionario.

La gigante Petrobras no aceptó las condiciones del Gobierno ecuatoriano para convertirse de actual socia a simple operadora del bloque 18, del que extrae unos 19.300 barriles promedio día (bpd), por lo que entregará hasta en un plazo de 120 días sus operaciones a la pública Petroamazonas.

"Desde hoy, conforme manda la ley, el bloque de Petrobras pasa a manos del Estado", dijo el ministro de Recursos Naturales No Renovables, Wilson Pástor, al arribo a las instalaciones de la firma en el norte de Quito. "La terminación del (contrato) bloque 18 es irreversible", agregó el ministro a periodistas.

El presidente Rafael Correa, quien dice impulsar el socialismo del siglo XXI en el país, ha presionado al sector privado para aumentar los ingresos petroleros, claves para el financiamiento de la nación andina. En esta semana Quito suscribió acuerdos con las chinas Andes Petroleum y PetroOriental, la italiana Eni, la estatal chilena ENAP y la española Repsol-YPF, tras dos años de duras negociaciones.

Pástor dijo que Petrobras prestará apoyo operativo hasta fines de año para evitar que se debilite la producción del bloque, para lo cual prevén invertir más de 120 millones de dólares, suma que incluye tareas exploratorias. Petroamazonas además asumirá la nómina de los trabajadores ecuatorianos que tenía la petrolera brasileña. Las autoridades locales han señalado que están dispuestas a pagar un "precio justo" a Petrobras por sus activos en el país, aunque Pástor adelantó que únicamente se reconocerían las inversiones no amortizadas, que se estiman en unos 163 millones de dólares.

El monto final será discutido con la firma.

Junto a Petrobras, otras tres petroleras menores de capitales extranjeros deberán seguir el mismo procedimiento y pasar a manos del Estado, debido a la falta de un acuerdo con el Gobierno.

Más producción
Correa, pese a la salida de Petrobras, calificó como de exitosa la renegociación de los contratos, pues dice que tomará el 80 por ciento de la renta petrolera con los nuevos acuerdos, desde el actual 70 por ciento. La renta petrolera en Ecuador es el resultado del precio del barril de crudo descontados los costos de operación y amortizaciones.
"Las compañías han asumido el riesgo de un precio bajo del petróleo y no tienen beneficio si el precio aumenta. Esta es una gran victoria de la renegociación", añadió Pástor.

Con los nuevos convenios de prestación de servicios Ecuador además prevé inversiones por unos 1.200 millones de dólares bajo las nuevas reglas de juego, que le permitirá aumentar la producción hasta 600.000 bpd en el 2013. Las firmas extranjeras aumentarán en un 25 por ciento su producción, que bordea actualmente los 166.350 bpd. Además, recibirá toda la producción de las petroleras a cambio del pago de una tarifa que varía entre los 16,72 dólares y 41 dólares por barril extraído, de acuerdo a las condiciones de cada campo petrolero.

Las empresas públicas Petroecuador y Petroamazonas ya tienen experiencia en operación de áreas concesionadas a firmas extranjeras revertidas al Estado. El año pasado Petroamazonas asumió la operación de los yacimientos de la francesa Perenco, y en el 2008, de la estadounidense City Oriente, que decidieron dejar la nación por discrepancias con el Gobierno.

"La salida de las empresas es una señal que va a preocupar al mercado petrolero (...) y asumir las operaciones estaría restando capacidad económica al Gobierno para dedicar a otras tareas", dijo el analista energético, Donald Castillo.


Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?