| 6/13/2014 3:00:00 PM

Chile vs Australia – Potencias en su entorno

La economía de ambas naciones es de gran relevancia para sus continentes. El primero ha registrado los mejores indicadores en la región, mientras el segundo no ha sufrido de una recesión.

Ambos países son de gran participación económica en su continente y representan una importancia para el desarrollo.

Chile en América del Sur en los últimos años se posiciona como una de las naciones con mayor crecimiento de su economía por encima de Brasil y Argentina.

Además tiene una de sus mejores estándares en materia empresarial y de infraestructura que en comparación con otros países de la región lo hace más competitivo.

Por el lado de Australia, es el principal país de Oceanía teniendo en cuanta que la mayoría de las naciones que conforman este continente son pequeñas islas.

Los australianos con varias reformas han mantenido un crecimiento sostenido principalmente por el tema comercial y nunca han sufrido de una recesión económica.

Los dos países que se enfrentan hoy en el Mundial de Fútbol de Brasil son representativos en sus continentes y tienen un crecimiento envidiable para cualquier economía.

Chile

La economía chilena es internacionalmente conocida como una de las más sólidas del continente. Pese a diversos periodos de crisis que ha enfrentado a lo largo de su historia, en los últimos años ha tenido un importante y sostenido crecimiento económico.

Implantado durante el Régimen Militar, la economía de libre mercado se ha mantenido por los gobiernos posteriores con mayor cobertura de programas sociales.

La desigualdad de género, cuyo índice en Chile fue de 0,374 en 2011, también incide como variable en el dinamismo de la economía chilena.

Pese a los avances en la materia en los últimos años, la diferencia salarial entre hombres y mujeres aún se mantiene. Además, la baja participación laboral de la mujer, la menor en Latinoamérica, dificulta la reducción del desempleo.

En 2011, se estimó que la mano de obra total del país ascendía a 8 099 000 personas. En 2005, el 13,2 % de los trabajadores se ocupaba en la agricultura, el 23 % en la industria y el 63,8 % en servicios.
 
Chile se ha convertido en plataforma de inversiones extranjeras para otros países de América Latina y muchas empresas han comenzado a instalar sus sedes corporativas en Santiago. También tiene una importante presencia en inversiones en el sector servicios en Latinoamérica.
 
Según datos de 2012, tanto la capitalización bursátil del país, también llamada valor de mercado, que llegó a más de US$313 325 millones, como la inversión extranjera directa, que alcanzó una cifra de más de US$30 323 millones, se encontraban entre las más altas de América Latina.
 
Chile ha sido clasificado como un país de ingreso alto por el Banco Mundial.25 26 Para 2012, el PIB en su valor nominal se estimó en USD 268 413 millones11 y el PBI per cápita en USD 15 424.11

Al ajustar los valores por paridad de poder adquisitivo, el PIB per cápita para 2011 habría alcanzado los USD 17 222 per cápita.

Chile posee una economía caracterizada por la explotación y la exportación de materias primas. En 2012, las exportaciones, cobre, fruta, productos pesqueros, papel y pulpa de celulosa, químicos y vino, llegaron a los US$83 660 millones, mientras que las importaciones, petróleo y productos derivados, químicos, artículos eléctricos y de telecomunicaciones, maquinaria industrial, vehículos y gas natural, alcanzaron una cifra de US$70 200 millones.

Por otro lado, la deuda pública se estimó en un 10,10 % del PIB y la deuda externa, en US$102 100 millones a fines de ese año.

Australia

Posee una próspera economía mixta occidental, con una renta per cápita ligeramente superior a la del Reino Unido, Alemania y Francia, en términos de paridad de poder adquisitivo.

La nación se encuentra en el segundo lugar en el Índice de Desarrollo Humano llevado a cabo en 2009 por las Naciones Unidas, siendo superada sólo por Noruega; ocupa el sexto puesto en el índice de calidad de vida de la revista The Economist (2005).

En los años recientes, la economía australiana ha resistido el bajón económico mundial, lo cual se hace visible en el crecimiento de su economía doméstica y en el mantenimiento de los negocios y el consumo.

En la década de 1980, el gobierno de Bob Hawke comenzó un proceso de reforma económica al dejar flotar el dólar australiano en 1983 y desregularizar el sistema financiero. Desde 1996, el gobierno de Hawke ha continuado el proceso de reformas microeconómicas, incluyendo la desregularización parcial del mercado laboral y la privatización de negocios del estado, notablemente la industria de las telecomunicaciones.

Una reforma sustancial en el sistema de impuestos fue implementada en julio del 2000 con la introducción del Impuesto de Bienes y Servicios del 10% del valor agregado, el cual ha reducido un poco la fuerte dependencia de los impuestos sobre los ingresos (renta) personales y de sociedades que aún caracteriza al sistema impositivo de Australia.

La economía australiana no ha sufrido una recesión desde comienzos de la década de 1990. Para abril de 2008, el desempleo era del 4,1%.

El sector terciario de la economía, incluyendo turismo, educación y servicios financieros, comprende el 69% del PIB.

La agricultura y la explotación de los recursos naturales comprenden el 3% y el 5% del PIB respectivamente, pero contribuyen sustancialmente en las exportaciones nacionales. Los mercados de exportación más importantes para Australia incluyen Japón, China, los Estados Unidos, Corea del Sur y Nueva Zelanda.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?