| 11/1/1993 12:00:00 AM

Divirtiéndose en Aruba

Aruba está muy cerca de Colombia. Las promociones abundan y más en esta época del año. Recomendaciones para el viajero.

¿Ha estado trabajando demasiado, no ha visto mucho última mente a su pareja y le gustaría despedirse de hijos y familia por unos días? Definitivamente necesita un cambio de ambiente, por su propio bien tanto como el de las personas que lo rodean, inclusive socios, empleados y familia. Pero ahora que estamos de acuerdo en que es hora de tomarse unas cortas vacaciones, ¿a dónde ir?, ¿a Miami?, ¿a Nueva York?, ¿a San Andrés?

¿Y qué tal Aruba? Está cerca en el Caribe, tiene mucho sol y playas primitivas, deportes acuáticos, casinos y compras. Sin embargo, recuerde que el turismo puede convertirse en una experiencia tensionante si usted no está completamente consciente de lo que le espera. Los paquetes de turismo tienden a inflar los placeres exóticos porque ese es su negocio, pero con frecuencia la experiencia real de viajar a un nuevo sitio para vacaciones no llena las expectativas creadas por los agentes de turismo, quienes invariablemente pintan visiones paradisíacas en su mente mientras tratan de sacarle dinero. He aquí algunos consejos para divertirse en Aruba sin esperar demasiado y sin gastar más de lo que usted quiere.



ESCOGER EL PAQUETE ADECUADO



Los paquetes turísticos son como L las personas. Vienen en diferentes formas, tamaños, colores y orígenes, y generalmente prometen más de lo que pueden cumplir. Los promotores de turismo se salen con la suya porque calculan que una vez usted haya llegado a su destino, los momentos agradables pesarán más que las desilusiones, y que el resultado será que usted quedará satisfecho al concluir sus vacaciones. Además, la mayoría de los promotores de turismo no saben a dónde lo están mandando a usted. Escogen los paquetes entre los coloridos catálogos que enfatizan todo lo que se va a divertir. Playas limpias y blancas; mujeres voluptuosas y seductoras en minúsculos trajes de baño y hombres musculosos y bien parecidos aparecen en todos los catálogos turísticos que usted ha visto. Aruba no es la excepción.

Hay muchos paquetes diferentes para los viajeros a Aruba, desde dos días hasta una semana o más. Algunos ofrecen sólo alojamiento y comida; otros incluyen desayuno y ciertos deportes acuáticos; y hay otros con ofertas completas en las que, por unos US$ 130 diarios, ofrecen comida, licor y deportes acuáticos gratuitos. Con base en nuestra experiencia personal, recomendamos estos últimos. Pero va la advertencia. No espere que estos paquetes completos le vayan a dar en la práctica todo lo que ofrecen en los brillantes folletos de turismo, porque nunca es así. En el caso de Aruba, el paquete completo es el mejor negocio porque las comidas son gratis y el consumo de alcohol. es ilimitado, mientras que el paquete llamado de deportes acuáticos específicos generalmente se limita a deportes que no requieren equipos tales como escafandras, equipo de windsurf, parasails y esquí acuático ¿y entonces qué queda?

La razón es que los hoteles ofrecen la comida y el licor en Aruba, pero los deportes acuáticos están a cargo de contratistas independientes, establecidos en las playas públicas de la isla. La comida y el licor son caros en Aruba porque todo es importado, así que olvídese de ahorrar dinero al comprar el paquete turístico más barato a su disposición, porque tendrá por lo menos que doblar su presupuesto, a no ser que esté en dieta perpetua y no beba sino agua. En nuestra experiencia, una pareja promedio gastaría entre US$ 75 y US$ 100 diarios en comida y bebida, y la comida no es algo que usted ha de recordar por años o que vaya a recomendar a sus amigos.

Además, algunos paquetes vienen completos, inclusive con transporte de ida y regreso en taxi del aeropuerto de Aruba al hotel. Para esto probablemente le darán unos tiquetes especiales (por lo general amarillos), que se deben presentar al taxista en el aeropuerto. Sin embargo, no todos los taxistas aceptan estos tiquetes, de manera que debe cerciorarse de que el suyo lo haga. De lo contrario, se verá privado de 20 dólares por un viaje que dura menos de media hora.



ESCOGER EL HOTEL APROPIADO



Aruba le ofrece a los visitantes una gran variedad, desde el típicamente americano como el Holiday Inn hasta el lujoso y costoso Grand Hyatt. Entre estos extremos hay otros hoteles como el Sonesta en el centro de Aruba; el Americana; el Aruba Hilton, que está por inaugurarse y el Cabana, entre otros. Algunos hoteles están sobre la playa, mientras que otros requieren de algún esfuerzo para llegar a ésta, tales como cruzar una carretera de cuatro carriles o tomar un bote que lo lleva en 15 minutos a una isla privada, como les ofrece el Sonesta a sus huéspedes. Algunas playas están tan recién construidas que aún no tienen palmeras para resguardarse del sol. No recomendamos ningún hotel en especial, pero sugerimos que averigüe exactamente dónde está ubicado el hotel que le ofrecen y qué servicios presta a sus huéspedes.



PROGRAMACIÓN DE VUELOS



Aún en temporada baja, los hoteles de Aruba, están generalmente copados porque no hay suficientes cuartos para satisfacer la demanda turística. Se están construyendo más hoteles, pero muy lentamente, porque no hay suficientes obreros en la isla. Como resultado, si usted no programa sus vuelos cuidadosamente, puede aterrizar en Aruba antes del mediodía con el deseo de llegar pronto a la playa, para luego enterarse de que la hora de registrarse es después de las 3 p.m.. en la mayoría de los hoteles. Esto significa que tendrá que estarse en el lobby por varias horas o aprovechar el llamado cuarto de la hospitalidad, en el cual usted se puede poner el vestido de baño, pero tiene que guardar su equipaje con el conserje hasta que su cuarto esté disponible.

Si es posible, trate de programar sus vuelos de manera que llegue al hotel aproximadamente a las 3 p.m. do que significa que el avión debe aterrizar en Aruba a eso de las 2 p.m.); y salir en la mañana varias horas antes de la hora de salida del mediodía. Pero recuerde que muchas otras personas estarán saliendo a la misma hora, así que programe al menos tres horas entre la salida del hotel y la hora del vuelo. También recuerde que las horas de registro y de salida se deben cumplir rigurosamente en Aruba. En la mayoría de los hoteles no se permite registrarse antes ni salir después de las horas señaladas.



DEPORTES ACUÁTICOS



Se ofrece todo lo que pueda desear un buen deportista, como escafandra autónoma, parasails, esquí acuático,. veleros, botes bananeros, botes con fondo de vidrio, cruceros al atardecer con bar abierto y mostrador. Todo esto es costoso pero muy profesional y con medidas de seguridad, en un medio con oleaje muy suave pero con una brisa permanente; de manera que de todos modos se divertirá, no importa lo que escoja. Sin embargo, prepárese para gastar entre US$ 20 y US$ 50 por persona en los distintos deportes a su disposición.

También debe tener en cuenta que los hoteles no se hacen responsables de las heridas que usted pueda sufrir al practicar deportes acuáticos, como tampoco lo harán las empresas que ofrecen los deportes, aunque pueden tratar de cobrarle los daños causados a sus equipos durante su uso.



COMPRAS Y SITIOS DE INTERÉS



Si usted puede sobrevivir con los choferes colombianos, le irá muy bien en Aruba, en donde hay muchos menos vehículos, pero en donde los choferes van por todas partes a altas velocidades. Hay muchos sitios de alquiler de automóviles y motocicletas, aunque recomendamos que no corra por la isla en motocicleta, ya que la brisa permanente que caracteriza a Aruba con frecuencia arroja arena en las carreteras, lo que las hace peligrosamente resbalosas aun para choferes experimentados.

Hay muchos sitios naturales de interés para disfrutar en Aruba, pero la isla es tan pequeña que se puede recorrer en menos de un día. Es más, la isla tiene un buen servicio de taxis (aproximadamente US$ 6 la ida del Holliday Inn al centro de Aruba) y un servicio de buses de primera clase, cuya tarifa entre el centro y el distrito de los hoteles sólo es de US$ 3 por pareja. A nosotros, no obstante, nos pareció mucho más agradable pasar el día descansando en la playa, ya que manejar un carro alquilado (o una motocicleta) por la isla requiere concentración y energía y, después de todo, la idea de visitar a Aruba es descansar y cargar sus baterías mentales y espirituales pasando el tiempo con su persona favorita.

Las compras son costosas y la mercancía disponible es típica de los sitios turísticos del Caribe como Aruba. Mucho licor, comida, perfumes y cosméticos, cámaras y artículos electrónicos y ropa llena de color, apropiada para el cálido ambiente caribeño, pero no necesariamente para el clima frío de Bogotá. Los colombianos deseosos de un cambio para su paladar podrán encontrar una extensa variedad de excelentes quesos holandeses y franceses. Los precios son altos pero hay una gran variedad y si escoge con cuidado, encontrará buenas compras.



LA COMIDA EN ARUBA



Si tiene un paladar sensible, olvídese de Aruba. La comida es internacional y la calidad de la cocina no es algo que recordará por mucho tiempo. Los atractivos de Aruba son sus playas, el sol y los casinos, y la comida es algo secundario. La cocina de los hoteles, a pesar de su precio, es la comida básica de hotel cuyo objetivo final es satisfacer su apetito, pero no necesariamente nutrirlo bien. Sin embargo, hay algunos restaurantes relativamente buenos en la isla, aunque tendrá que abandonar su hotel para encontrarlos. Le sugerimos que consulte el boletín de actividades diarias de la isla, que se encuentra en todos los hoteles, ya que tiene una lista de la mayoría de los restaurantes y le informará sobre oportunidades para comer cada día en diferentes lugares, con espectáculos y música para su diversión.

Bailar no es problema en Aruba si le gusta la música disco de los Estados Unidos, pero si prefiere la música latina bailable con su pareja, le recomendamos Blue Wave, la única discoteca de baile totalmente latina. La principal clientela de Blue Wave son los numerosos obreros latinoamericanos, pero el ambiente es caribeño picante y se sentirá bienvenido.



JUEGOS EN EL CASINO



Aruba y casinos son sinónimos. Nuestro casino favorito es el del Holiday Inn, que se llena todas las noches de jugadores de clase media con una noción superficial de lo que es un gran jugador. La apuesta promedio en el casino del Holiday Inn (el cual no está administrado por la cadena Holiday Inn) va desde los US$ 0.15 por la ficha más barata para la mesa de ruleta, hasta US$ 5 dólares por la de veintiuna, US$ 15 por el póker caribeño, y así hasta llegar al cielo. Algunos casinos ofrecen fichas de US$ 100, pero generalmente la ficha más cara es de US$ 25.

Si usted es un gran jugador a quien no le importa perder (o ganar) varios miles de dólares en una sola noche, le recomendamos el Crystal Palace en el Sonesta o el casino del Grand Hyatt, que es igual a cualquiera en Montecarlo. Sin embargo, perdimos US$ 200 en cinco minutos jugando veintiuna en el Grand Hyatt, donde la apuesta mínima empieza en US$ 25, y no nos pareció tan divertida la experiencia de perder tan rápidamente. Si usted es como yo, con un presupuesto por noche no mayor de US$ 200 por pareja, el casino del Holiday Inn es su mejor sitio para pasar varias horas de juego divertido a precios asequibles.

Si usted no es un jugador experimentado, es bueno tener en cuenta algunas reglas básicas del protocolo del casino: nunca tocar al croupié o entregarle dinero o fichas directamente. Si está comprando fichas, coloque el dinero sobre la mesa frente a usted. Si quiere darle una propina al croupié, hágalo con las fichas y colóquelas sobre la mesa. Nunca trate de retirar la apuesta una vez que el juego haya comenzado, porque va contra las reglas del casino y no está permitido. No obstante, lo que es más importante, nunca apueste más de lo que está preparado a perder y nunca beba demasiado cuando está jugando, porque con seguridad le han de sobrevenir desgracias y pérdidas.

También vale la pena anotar que Aruba tiene un serio problema de dinero falsificado principalmente en denominaciones de US$ 50 y US$ 100, motivo por el cual verá avisos en toda la isla (con excepción de los casinos) que dicen: No se aceptan billetes de US$ 100. Si piensa ir de compras, lleve cheques viajeros, tarjetas de crédito y billetes de baja denominación (de US$ 10 y de US$ 20). Los casinos aceptarán los billetes de US$ 100, pero no olvide revisar sus ganancias cuando cobre las fichas. Nosotros ganamos varios cientos de dólares jugando veintiuna una noche y nos pagaron las ganancias en parte con billetes falsos. La administración del casino inmediatamente nos pagó con dinero legítimo cuando hicimos el reclamo, y quedamos satisfechos de que el problema no era deliberado, pero es mejor estar alerta.

¿Cómo se puede detectar un billete falso? Hay muchas maneras de hacerlo, pero dos métodos infalibles son la imagen en el centro del billete y la tinta. Pase la uña sobre la cara en el centro de un billete en dólares. Si se sienten ranuras en la imagen impresa el billete es legítimo. En cuanto a la tinta, doble el billete fuertemente y, presionando con la uña, frote el billete sobre una hoja de papel blanco. Si es legítimo, el billete dejará una mancha de tinta en el papel, lo que no pasa con el billete falso.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?